21 frases para hacerles frente a la tristeza y al estrés

Hay ciertas frases que nos ayudan a reflexionar y a sacar lo mejor de nosotros mismos en los momentos difíciles.
21 frases para hacerles frente a la tristeza y al estrés
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz el 07 julio, 2021.

Escrito por Belén Gisbert Vercher, 25 diciembre, 2014

Última actualización: 07 julio, 2021

Nuestros pensamientos se activan rápidamente cuando estamos en problemas. Lo que nos decimos a nosotros mismos en esos momentos difíciles puede motivarnos o hundirnos. Por eso, las frases de este artículo pueden ayudarte a hacerles frente a la tristeza y al estrés.

Cuando nos encontramos ante alguna dificultad nuestra preocupación se activa y nos ponemos en marcha. Comenzamos a dialogar con nosotros mismos, tratando de analizar la situación y buscar las mejores soluciones. Este diálogo interno está conformado por pensamientos, casi automáticos, que acuden en nuestra ayuda.

Es importante ser cuidadosos con las creencias que introducimos en nuestra mente, pues son las que se activarán como un resorte en los momentos críticos. Interiorizar ciertas frases clave nos ayudará a recordarlas y ponerlas en práctica con más facilidad.

Frases para hacerles frente a la tristeza y al estrés

1. No hay carga más pesada que tratar de controlar lo que los demás piensan de ti.

2. Hazlo. Y si tienes miedo, hazlo con miedo. 

3. La última de las libertades humanas es elegir nuestra propia actitud ante cualquier circunstancia. (Viktor Frankl).

4. Destierra el “yo soy así” como justificante para no cambiar. En gran medida eres lo que tú decidas ser.

5. Si te pidiera que nombraras todas las cosas que amas en este mundo, ¿cuánto tardarías en decir tu nombre?.

6. Ninguna cantidad de culpa cambia el pasado. Ninguna cantidad de ansiedad cambia el futuro. 

7. Está bien si el otro se enfada.

8. Lo que niegas, te somete. Lo que aceptas, te transforma. (Carl Jung).

9. Comenzarás a ser libre cuando descubras que la jaula está hecha de pensamientos.

10. Aferrarse al odio es como tomar veneno y esperar que el otro muera.

11. No te enfades si el otro no entiende aunque le explicaste mil veces. No es tonto, no es malo, no es indiferente. Es otro.

12. Si te rodeas de personas que son luz, lo verás todo más claro.

13. Soltar duele, pero sostener lo insostenible duele más.

14. Te has criticado durante años y no ha funcionado. Intenta aceptarte y mira qué pasa. (Louise Hay).

15. El primer paso no te lleva a donde quieres llegar, pero te saca de donde estás.

16. Deja de intentar calmar la tormenta. Cálmate tú, la tormenta pasará.

17. La felicidad no es una estación de llegada, sino un modo de viajar.

18. No dejes que nadie camine por tu mente con los zapatos sucios. (Mahatma Ghandi).

19. A terapia no va quien tiene problemas, problemas tenemos todos. A terapia va quien desea solucionarlos.

20. La mayor gloria de la vida no reside en no caernos nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos (Nelson Mandela).

21. Si lloras por no ver la luz del sol, las lágrimas no te dejan ver la luz de las estrellas (Rabindranath Tagore)

¿Qué nos enseñan estas frases?

Amor propio

En el más amplio sentido de la palabra. Estas frases nos recuerdan que uno mismo debe ser su prioridad. Que es nuestro deber respetarnos, marcar límites y alejarnos de quien nos daña. Que el auto cuidado también consiste en no escuchar opiniones ajenas ni tratar de agradar a todo el mundo.

Nos recuerdan que somos responsable de aceptar y sanar nuestras heridas, de cambiar aquellas partes de nuestra personalidad que nos hacen infelices. De darnos, en definitiva, la oportunidad de convertirnos en las personas que queremos ser.

Modificar creencias

Nuestra mente puede ser nuestro mejor amigo o nuestro mayor enemigo. La forma en que interpretamos la realidad determina si nos vamos a sentir de una manera o de otra. Por ello es importante recordar que tenemos poder sobre nuestros estados de ánimo. Que no podemos controlar todo lo que nos ocurre pero sí como tomárnoslo.

Aceptación

La aceptación implica asumir la vida tal cual es, significa aceptar la realidad, con situaciones agradables o desagradables, sin intentar cambiar o combatir aquello que no podemos controlar.

Aceptar implica tolerar y adaptarse. Al practicar la aceptación seremos más capaces de superar con éxito situaciones complicadas de la vida y de avanzar en nuestro crecimiento personal.

El primer paso para poner en marcha esta estrategia, es identificar aquellas situaciones o circunstancias desagradables de nuestra vida, ante las que no podemos realizar ningún cambio. Bien sea porque no dependen de nosotros, o porque no tenemos control sobre ellas.

Hay que tener cuidado de no confundir aceptación con resignación o conformismo. No se trata de conformarnos con todo aquello que no nos guste o que nos cause sufrimiento, no es así en realidad. Lo que implica la aceptación es que ante una realidad que no podemos controlar, ¿Qué sentido práctico tiene que nos sintamos mal por ello?

Vencer el miedo

Todos tenemos derecho a sentir temor y a tener dudas. Sin embargo, no podemos permitir que el miedo condicione nuestra vida. No podemos conformarnos con las heridas del pasado y resignarnos a revivir el dolor una y otra vez. Estas frases nos animan a plantarle cara al miedo. Pues, cuando lo hacemos, él pierde fuerza y nosotros la ganamos.

Nos anima a atevernos, a vernos capaces de todo. A dejar de definirnos y probar nuevas experiencias. Y nos alientan, sobre todo, a buscar ayuda si no somos capaces de hacerlo solos. La vida no tiene manual de instrucciones y no tenemos obligación de saberlo todo.

Pedir ayuda no nos convierte en débiles. Nos convierte en personas con el coraje de trabajar para convertirse en su mejor versión. En persona dispuestas a dar lo mejor, tanto para sí mismas como para las personas que aman.

Te podría interesar...
La tristeza se va cuando aceptas lo que quiere decirte
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La tristeza se va cuando aceptas lo que quiere decirte

Sentir cómo la tristeza recorre todo nuestro cuerpo es algo natural. Sin embargo, nos empecinamos en reprimirla creyendo que así desaparecerá.



  • Zubeidat, I., Fernández-Parra, A., Sierra, J. C., & Salinas, J. M. (2007). Ansiedad social específica y generalizada:¿ variantes del mismo trastorno o categorías diferentes con características similares?. 
  • (3), 709-724 CRUZ-MORALES, S. E., GONZÁLEZ-REYES, M. R., GÓMEZ-ROMERO, J. G., & ARRIAGA RAMÍREZ, J. P. (2003). Modelos de ansiedad. 
  • (1), 93-105.