3 claves para conversar sin perder el interés del otro

Pedro González Núñez · 5 febrero, 2018

Decía Winston Churchill que “una buena conversación debe agotar el tema, no a sus interlocutores”. Sin duda, un hombre que negoció tanto como él debía conocer bien las claves para conversar sin perder el interés del otro, aunque es muy improbable que las escribiera en papel y las dejase para la posteridad.

Sin embargo, nosotros sí que lo vamos a hacer, o al menos a intentar. Somos seres sociales, y nuestra vida se desarrolla en torno a las relaciones con otras personas. De ahí que sea importante saber generar buenas conversaciones.

Claves para conversar sin perder el interés del otro

¿Has sentido alguna vez que mientras hablabas el otro o los otros interlocutores intentaban aguantar un bostezo? ¿Notas cómo tu auditorio pierde el interés por lo que hablas pese a la importancia de tu alocución? ¿Tus alumnos se duermen en clase? Si sufres cualquiera de estos casos, o algún otro, estas claves para conversar te interesan, ya que te permitirán conectar emocionalmente con otras personas y rescatar su interés.

Conversación entre compañeros de trabajo

Pero antes de meternos de lleno en ello, hay una idea que tiene que quedar muy clara: lo que digas, debe estar bien expuesto. Es decir, que tu discurso sea claro o coherente. Si tienes un buen contenido, solo te falta la forma de expresarlo para que auditorio no se pierda ni una coma.

“Los besos están emparentados con las palabras, y el amor puede ser una conversación perfecta”.

-Ángeles Mastretta-

Explica una pequeña y breve historia

¿Has tenido un profesor de historia que contaba la lección como si fuese un cuento o una aventura? ¿Conoces a alguien a quién le sucediese eso? La mayor parte de personas que tuvieron un maestro así, ahora recuerdan esas clases con cariño. Como la inmersión en un mundo maravilloso al que les encantaría volver.

Así que, cuando converses con alguien, no sueltes una lista de tareas de forma monótona. Introduce a tu interlocutor en la historia, explícale cómo surgió la idea de forma que entienda mejor los objetivos.

El tono con el que hablamos es primordial. Así que si usamos un estilo directo, pero no seco, frío y monótono, con explicaciones breves que contextualicen lo que queremos decir, es más fácil que la otra persona no pierda el interés en lo que le contamos.

Conoce a tu interlocutor

Esta es una clave para conversar totalmente lógica. Hay que conocer bien a nuestro interlocutor para saber de qué se puede hablar y cómo hacerlo. No es lo mismo un niño que un adulto, por poner un ejemplo sencillo.

Es básico saber a quién le hablamos. Para ello, es bueno conocer su nivel cultural, sus gustos, sus preferencias… De lo contrario, si entramos en materias que el otro desconoce, en las que es fácil que se pierda y utilizamos una terminología muy técnica es muy posible que nos terminemos quedándonos solos en el discurso.

Sea como fuere, según su edad, gustos y nivel cultural, tendrás que adaptar tu discurso a sus necesidades. Es decir, haz cuanto debas para que entienda el mensaje y le resulte interesante. Contextualiza, contesta a sus dudas, usa la didáctica…

Conversación entre amigas

Busca referencias populares

Usar referencias populares es un recurso muy útil para no perder la atención del auditorio. Así que, si tienes que explicar algo largo y complejo, añade analogías comprensibles, refranes populares, metáforas divertidas…

En definitiva, deberías basar tu discurso en elementos de la cultura general que la otra persona ya conozca. De esta forma, cuanto más claras sean las ideas y mejores imágenes pueda crear de cuanto le dices, mayor carga emocional transmitirás y menor será el riesgo de que pierdas su atención.

Otras interesantes claves para conversar

Estas claves para hablar y no perder el interés de tu audiencia son las más básicas. Pero hay otras que también suelen ser interesantes:

  • Hacer pausas. Las pausas crean expectativas en el interlocutor y confieren profundidad dramática y expresiva al mensaje. pero asegúrate que no son excesivas, o acabarás por aburrir.
  • Usa la empatía. Así podrás adoptar la perspectiva de quien escucha y sabrás mejor qué es lo que le gustaría oír.
  • Mira el lenguaje no verbal. Este te dirá mucho sobre tu auditorio, y podrás adaptar la manera de expresarte al feedback que los demás te estén dando.

Ahora, una vez conoces estas claves para mantener una buena charla, puedes probar a ponerlas en práctica. Ojalá te sirvan para convertirte en un gran conversador. Horas y horas de entretenidos debates te esperan.

“El silencio es una de las artes más grandes de la conversación”.

-William Hazlitt-