3 ideas sencillas para mejorar tu rendimiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 28 septiembre, 2017
Julia Marquez Arrico · 28 septiembre, 2017

Ser constante, cumplir con objetivos y obtener un buen rendimiento -si tenemos en cuenta el tiempo empleado para lograrlos- no es tarea fácil. Algunos psicólogos, aunque desde fuera no parezca ser el primer rasgo que los identifique, dedican muchos años de estudio y desempeño práctico a intentar mejorar el desempeño de otras personas: ya sean deportistas, estudiantes, controladores aéreos, etc.

Una forma de lograrlo, aplicable a la mayoría de los campos, pasa por el refuerzo de la motivación, la organización de la información o la visualización de tareas. En este sentido, de entre las muchas formas que podemos mejorar nuestro rendimiento desde una perspectiva psicológica, hemos seleccionado tres ideas sencillas para este artículo. Lo bueno es que las puedes aplicar tú mismo y que no tienen efectos secundarios indeseables.

Gestiona tu tiempo, ordena tus prioridades de manera clara

Para tener el máximo rendimiento posible en cualquier proyecto, trabajo o tarea es imprescindible una buena organización. A su vez, una buena organización tiene como columna maestra a una buena escala de prioridades y como paredes a una manera efectiva de ordenarlas dependiendo de las circunstancias.

Dos de los parámetros más importantes para dale forma al orden del que hablamos son la relevancia y la urgencia de cada tarea. Steven Covey dedicó muchos años de su trabajo como experto en administración de grandes empresas a crear el siguiente método para decidir qué hacer en cada momento.

Utiliza este método para situar en la agenda las tareas pendientes y mejorarás tu rendimiento. Este método te permitirá cumplir con los plazos que te hayas establecido, y además te ayudará a saber cuándo delegar un trabajo o cuándo eliminarlo de tu lista de “tareas pendientes”.

“Tomar responsabilidad personal es algo hermoso porque nos da un control completo sobre nuestros destino”

-Heather Schuck-

caja-de-convey

Sé realista en tu planificación y organización

Uno de los principales errores de las personas que buscan mejorar su rendimiento y motivación es falta de habilidad para calibrar cuánto van a tardar en lograr un objetivo o terminar una tarea. Esto les causa una frustración muy grande: tienen siempre la sensación de que no llegan y la falta de productividad percibida en muchas ocasiones hace que bajen los brazos o se distraigan con mayor facilidad, cerrando de esta manera el círculo que mina poco a poco su autoestima.

¿Cómo no caer en este pecado? Lo mejor es que cuando planifiques una tarea compleja la desgloses en puntos sencillos: de esta amanera la estimación de tiempo que hagas ganará en realismo. Si eres muy despistado, este desglose en secuencia de cada tarea también hará que no te olvides de conseguir las herramientas que necesitas antes de ponerte manos a la obra.

Otra buena idea para ganar realismo en la agenda es dividir al día en dos partes, mañana y tarde -incluso, media mañana y media tarde-. También importante incluir descansos y poner pequeños refuerzos detrás de las tareas que menos nos apetecen. Piensa que tu tiempo es lo suficientemente valioso como para emplearlo solo en obligaciones y compromisos, de manera que los momentos de concentración son tan importantes como los “momentos de dispersión” si queremos obtener un buen rendimiento y mantener la motivación.

¿A dónde quieres llegar haciendo lo que haces?

Pretender mejorar el rendimiento, estar motivado y ser constante sin tener claro por qué hacemos lo que hacemos, es imposible. Las actividades o tareas sin un sentido “final” son las que más cuestan mantener, se hacen sin “cuidado ni detalle” y rendimos menos, porque en el fondo no nos interesan. Por ello, es bueno tener en nuestro espacio de trabajo, ya sea en la mesa de trabajo o en el fondo del escritorio del ordenador, una imagen que sea muy significativa para nosotros y que nos recuerde el porqué de nuestros esfuerzos.

Mujer levantando las manos pensando en mejorar su rendimiento

Si tu trabajo no te llena, pero es lo que te permite sacar adelante a tu familia, hacer esos viajes que tanto te gustan y disfrutas, ir a un concierto o salir los fines de semana con tu pareja, tienes que tener una imagen que te recuerde ése motivo. Cuando el trabajo y las tareas que este conlleva no son satisfactorias en sí mismas, pero te permiten alcanzar una meta superior, es bueno que cuentes con elementos que te recuerden esa motivación.

Pon en práctica estas 3 ideas sencillas durante una semana, te sentirás con más energía al gestionar correctamente tu tiempo y verás cómo mejora tu rendimiento. Son fáciles de aplicar, ¡no te arrepentirás!

“La suerte es el pretexto de los fracasados”

-Pablo Neruda-