4 buenas ideas para superar un enfado

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 14 abril, 2016
Pedro González Núñez · 14 abril, 2016

A Buddha se le atribuye la sabia afirmación de “aferrarse a la rabia es como agarrar un carbón ardiendo con la intención de tirarlo a alguien; eres tú quien te quemas”. Atendiendo a esta frase, superar el enfado parece la actitud acertada.

No obstante, no hay que olvidar jamás que el derecho al pataleo debería ser una necesidad universal. Esos pequeños momentos en que todo parece ir mal y nos vemos obligados a expresar nuestra indignación y cabreo son realmente útiles.

Lo que no es para nada útil es el enroque en actitudes de enfado permanente, mal humor o cabreo eterno. Una vez ha pasado la fase de pataleo, lo mejor es seguir adelante, por complejo que pueda parecer.

Superar el cabreo

Para muchas personas el hecho de superar el cabreo puede parecer difícil. Sin embargo, hay estudios científicos y psicólogos especialistas que han creado una serie de ejercicios y actitudes que serán muy útiles para todo tipo de perfiles.

Entre todos los estudios, resultan especialmente interesantes los postulados de los doctores Charles Spielberger, de la Universidad del Sur de Florida, y Jerry Deffenbacher, de la Universidad de Colorado, ambos psicólogos especialistas en manejo de la ira pertenecientes a la Asociación Americana de Psicología.

Mujer enfadada con el ceño fruncido

Deffenbacher y Spielberger defienden el cabreo como una una emoción humana normal y saludable. Que algo siente mal a una persona en concreto no tiene por qué ser extraño o un hecho fuera de lo común. El problema del cabreo, el enfado o la ira llega cuando se pierde el control sobre los mismos. En ese momento la emoción se vuelve destructiva y acaba afectando a la calidad de vida de cualquier ser humano, como es lógico.

Describir el cabreo

El doctor Charles Spielberger define el cabreo como un estado emocional cuya intensidad varía des una leve irritación hasta una ira tan intensa que se convierte en verdadera furia. Sea como fuere, en todos los casos van acompañados de una serie de cambios biológicos y psicológicos que se producen en el organismo humano.

Durante un proceso de cabreo, el ritmo cardíaco del corazón así como la frecuencia y la presión arterial cambia, provocando un aumento súbito que se acompaña de la subida del nivel hormonal energético, la noradrenalina y la propia adrenalina.

Lógicamente, como defienden los doctores Deffenbacher y Spielberger, mantener un nivel de cabreo excesivamente alto y de forma constante tiene unas terribles consecuencias para el organismo a medio y largo plazo, de ahí la necesidad de aprender a superarlo.

Estrategias para superar el cabreo

Antes de que el cabreo se vuelva crónico, algo que puede suceder de extenderse este estado en el tiempo, los psicólogos especialistas en control de la ira ofrecen una serie de recomendaciones que pueden ser muy útiles para todo tipo de perfiles.

Resolución de problemas

Dado que los problemas son algo inherente a la propia existencia humana, y por tanto inevitables en muchos casos, es aconsejable adoptar la mejor actitud para poder superar el cabreo provocado por las diversas situaciones a enfrentar. Para ello, los doctores aconsejan la concentración en métodos para afrontar y manejar los problemas con tranquilidad y objetividad.

Manos de dos personas sobre una mesa mientras discuten

Mejorar la comunicación

Muchos problemas vitales que afrontan las personas cabreadas vienen dados por las conclusiones precipitadas e inexactas provocadas por la situación de enfado, ira o rabia. Es mejor no decir lo primero que pasa por la cabeza.

En este sentido, los doctores Deffenbacher y Spielberger aconsejan la escucha activa, la relajación antes de responder y la ponderación de todo cuanto va a salir por nuestra boca. Es un proceso complejo, pero siempre mejor que estar a la defensiva y lanzar constantes contraataques que empeoran la situación.

“La ira y la intolerancia son los enemigos de la correcta comprensión”

-Mahatma Gandhi-

Nunca perder el sentido del humor

Los doctores defienden el sentido del humor como mecanismo para superar el cabreo. Sin embargo, su uso no debe limitarse a reírse de la situación o ser cruel e irónico. El manejo que aconsejan es algo diferente.

En este caso, Deffenbacher y Spielberger promueven un sentido del humor activo. Por ejemplo, si deseas insultar a alguien, es mejor callar e imaginar. Si quieres decirle al objetivo de tus iras “bolsa de basura”, mejor piensa en él como si fuese una bolsa de basura. Visualizarlo y ríete de la situación. Este hecho calmará bastante tu estado de cabreo.

Mujer sosteniendo dos caras una enfadada y otra sonriendo

Cambio del entorno

Finalmente, los psicólogos especialistas en control de la ira, nos hablan de la influencia que puede tener el entorno en nuestro estado de ánimo y, concretamente, en el cabreo. Si este te resulta irritante y una fuente constante de enfados, es lógico buscar prados más verdes.

“La gente no tendrá tiempo para ti si siempre estas cabreado o quejándote”

-Stephen Hawking-

Así pues, superar el cabreo no tiene por qué ser una labor imposible. Simplemente hay que tener las herramientas adecuadas, y ahora posees algunas muy poderosas, y saber que tu propia salud, tanto mental como física, mejorarían de forma significativa si aprendes a controlar tu ira.