4 películas sobre la familia para sanar heridas

Estefania Grijota Duran·
13 Febrero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
13 Febrero, 2021
En la gran pantalla podemos encontrarnos con situaciones o dificultades similares a las que estamos pasando e inspirarnos para salir de ellas. En este artículo, recuperamos algunos títulos que pueden ayudarnos.

El cine nos puede inspirar hasta el punto de conmovernos y reflexionar sobre nuestros valores, pensamientos y opiniones acerca de cualquier tema en la vida. ¿Acaso no hemos llorado a moco tendido con las historias de muchos personajes que aparecen en las películas? A todos alguna vez, no solo se nos han saltado las lágrimas, sino que hemos llegado a sollozar, e incluso, nos hemos llegado a replantear ciertos valores éticos y morales en el entorno de la familia.

Y es que, el cine nos muestra todo eso en forma de relatos que, reales o no, muchas veces nos llegan hasta lo más profundo de nuestro corazón. Cada película nos envía su propio mensaje, y puede que, cuando se trata de problemas familiares, nos podamos sentir, si cabe, aún más identificados con las tramas; y esto es porque todos venimos de una familia.

De alguna forma u otra, todos, o casi todos, nos hemos criado en el seno de un núcleo familiar, ya sea una familia extensa, monoparental, adoptiva, sin hijos, etc., lo cierto es que, ver películas cuya trama se centra en estos temas, puede conmovernos hasta el punto de ser un buen sustituto de una sesión con un terapeuta, especialmente cuando los personajes muestran algún tipo de problema psicológico.

“La familia es un complemento nuestro, complemento mayor que nosotros, anterior a nosotros y que nos sobrevivirá con lo mejor de nosotros”.

-Alphonse de Lamartine-

Cineterapia para liberar emociones

Son muchos los beneficios documentados que nos pueden reportar, en este caso, nuestros gustos cinematográficos. Y, de hecho, podemos englobarlos en un nombre: cineterapia. La psicoterapeuta estadounidense Birgit Wolz, quien dedica mucho de su trabajo a grupos de terapia a través del cine dice:

“La terapia de cine puede ser un catalizador muy poderoso para la curación y el crecimiento de cualquiera que esté abierto a aprender cómo nos afectan las películas, siempre y cuando las visualizamos con conciencia. La terapia de cine nos permite utilizar el efecto de las imágenes, la trama, la música, etc., en películas sobre nuestra psique para obtener una visión, inspiración, liberación emocional o alivio, además de un cambio natural”.

-Birgit Wolz-

Si bien la cineterapia se prescribe por los terapeutas, a menudo se auto-administra. Ser consciente de que las películas pueden cambiar la forma en que pensamos, sentimos y, en última instancia, lidiar con los desafío vitales puede hacer que verlas sea una opción invaluable y maravillosa.

Por su parte, el psicólogo Gary Solomon, autor de dos libros sobre terapia de cine dice que, la idea es elegir películas con temas que reflejen los problemas de tu situación actual, por ejemplo, a la hora de tratar adicciones, el experto recomienda Trainspoiting o Living Las Vegas, para los problemas de pareja, Pretty Woman o Cuando Harry encontró a Sally, o para problemas de homofobia American Beauty.

Películas de problemas familiares para aliviar el dolor

Según la también denominada filmoterapia, y tal y como demostró un estudio realizado por la Universidad de Tecnología de Florida, analizamos 4 películas recomendadas que tratan los problemas familiares desde una perspectiva de sanación. 4 filmes que solo pretenden ser un reflejo de la propia vida, de circunstancias particulares que a menudo se repiten.

Crímenes del corazón (1986) y Dulce hogar…¡a veces!

Crímenes del corazón se centra en tres hermanas que deciden juntarse en la casa de la mayor de todas, Lenny, que vive con su abuelo, el responsable de la tutela de las tres tras el suicidio de su madre. Cada una arrastra una historia distinta en sus vidas y el choque entre ellas no tarda en aparecer.

Por su parte, Lenny, la mayor, es estéril, Meg, una cantante frustrada a raíz de una crisis nerviosa y Babe, la pequeña, se encuentra en libertad provisional tras haber disparado a su marido. Todas ellas han luchado y se han sentido muy solas, sin el “aparente” apoyo de cualquiera de sus otras hermanas, dadas sus “diferencias” de personalidad o puntos de vista.

Sin embargo, en la escena final, las tres rodean una enorme tarta de cumpleaños; un instante muy bello y nostálgico que refleja la necesidad de saber que, a pesar de todo, siempre serán hermanas.

Dulce hogar… ¡a veces! es una película que trata la difícil relación entre los hermanos de una familia. Una de las hermanas, divorciada, con hijos y sin que el padre quiera saber nada de ellos; la otra hermana, culta y vegetariana; mientras, el hermano tiene problemas de adicción al juego.

El padre de los tres, tras haber vivido sin el amor de su progenitor, intenta unirles, consiguiéndolo unas veces sí, otras no. De esta forma, la película nos muestra los diferentes sinsabores y conflictos sobre el amor, dudas, preocupaciones, etc… que conlleva ser padre desde una perspectiva cómica y alegre.

Películas sobre traumas infantiles: Sybil (2007) y Las tres caras de Eva

Sybil Dorsett es una estudiante a la que se diagnostica por parte del psiquiatra Dr. Atcheson “histeria femenina”, un trastorno mental por el cual le envía con la psiquiatra Cornelia Wilbur, quien la evalúa hasta que Sybil le confiesa que ha sufrido abusos emocionales, físicos y sexuales por parte de su madre.

Así, con el paso de la terapia y después de varias sesiones de hipnosis, Wilbur reconoce en la joven hasta 16 personalidades distintas y de diferente edad y características. Para que Sybil sane, es necesario que reconozca todas sus identidades y que reencontrarse con todas ellas.

Las Tres cara de Eva supuso un antes y un después en la relación del cine con la psicología. En ella, la actriz, Eva White, es una ama de casa tímida quien sufre dolores de cabeza, mareos y periodos de amnesia.

Comienza a tratarse con un psiquiatra y, con el paso de los días desarrolla un trastorno psiquiátrico de doble personalidad, o trastorno disociativo (DPD), ya que ha desarrollado hasta tres personalidades muy diferentes entre sí.

 Research Overview | Florida Tech. www.fit.edu (en inglés). UKEssays. (November 2018). The Three Faces of Eve Psychology Analysis. Retrieved