5 acciones que dañan la salud según las filosofías orientales

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 23 julio, 2018
Edith Sánchez · 23 julio, 2018

Prácticamente todas las medicinas del mundo están de acuerdo en que la salud y la enfermedad están muy relacionadas con el estilo de vida. En particular, con la forma de comer y de gastar energía. Estos dos aspectos son también fundamentales en las medicinas orientales, las cuales hablan sobre las acciones que dañan la salud.

Aunque solemos hablar de la mente y del cuerpo como dos realidades separadas, todos sabemos que constituyen una misma unidad. Lo que daña la mente termina teniendo efectos sobre el cuerpo y lo que afecta al cuerpo, también termina incidiendo negativamente sobre la mente.

El médico que cura cuando aparece la enfermedad es mediocre, el que lo hace al principio de los primeros síntomas es aceptable, pero el que lo hace antes de que aparezcan, es excelente”.

-Nei-jing-

El estilo de vida depende casi totalmente de nuestra mente. Somos cada uno de nosotros los que decidimos mantener ciertas costumbres o evitarlas. A su vez, tal estilo de vida ayuda o daña a nuestro organismo. Esto es un ejemplo claro de la correlación entre mente y cuerpo. Según los orientales, las siguiente son cinco acciones que dañan la salud, es decir, decisiones erróneas que terminan causándole mal a nuestro organismo.

1. Tomar alimentos no adaptados a nuestras necesidades

A veces se habla de autoconocimiento y se supone que este corresponde exclusivamente a nuestro mundo interno. Es decir que conocerse significa, básicamente, poder identificar nuestros rasgos de personalidad y predecir la forma de comportarnos. Se nos olvida que el autoconocimiento también se refiere al cuerpo.

niños comiendo nubes de algodón simbolizando las acciones que dañan la salud

Aunque cada sociedad tiene unas costumbres alimenticias promedio, basadas en los productos que están más disponibles, lo cierto es que la alimentación es algo muy personal. Cada persona tiene unas necesidades nutricionales diferentes. A veces lo olvidamos, nos sumamos a la costumbre de las mayorías. Esta termina siendo una de esas acciones que dañan la salud.

2. Gastar más energía de la que se repone

Este punto está relacionado con el anterior. La cantidad y la frecuencia de la alimentación están estrechamente relacionadas con nuestra forma de vida. En particular, con la cantidad de energía que gastamos.

Los orientales dicen que una de las acciones que dañan la salud es precisamente la de gastar más energía de la que se repone. En la vida moderna esto se ve mucho con la primera comida del día. Lo usual es que tengamos muchas más actividades en la mañana. Aún así, muchos descuidan el desayuno. Esto termina afectando el cuerpo y también la mente.

3. Ingerir demasiados sabores amargos, una de las acciones que dañan la salud

El amargo es uno de los cinco sabores básicos. Generalmente es un gusto adquirido, ya que es el que le resulta más desagradable a casi toda la gente. La mayoría de las medicinas químicas tienen un sabor amargo. Los orientales piensan que todo lo amargo crea cierta adicción nociva.

león vomitando simbolizando las acciones que dañan la salud

En la medicina oriental se plantea que los alimentos amargos son estimulantes de las funciones digestivas, por eso deben estar en la dieta. Sin embargo, cuando se comen en exceso crean algunos problemas, como nerviosismo, ansiedad y problemas en el riñón.

4. No mantener la temperatura adecuada

Para los orientales la temperatura del cuerpo es un indicador muy importante. Una temperatura corporal adecuada es señal de buena salud. Hay alimentos que enfrían el cuerpo y otros que lo calientan. En general, los alimentos crudos transportan frío y los preparados, calor.

Cuando una persona es excesivamente nerviosa, tiende a mantener el cuerpo frío. Esto a su vez, conduce a sentir debilidad, mayor ansiedad y sensación de intranquilidad. A la vez, las personas agresivas suelen tener una temperatura alta en su cuerpo. Bajar esa temperatura mediante la alimentación les ayudaría a sentirse más tranquilos.

5. Excederse en la ingestión de alimentos o bebidas

Este es el caso opuesto a “gastar más energía de la que se repone”. Aquí se trata más bien de “tener más energía de la que se gasta”. Es también una de las acciones que dañan la salud. Todos los excesos tienen efectos inadecuados sobre el cuerpo y la mente.

mujer bebiendo refresco simbolizando las acciones que dañan la salud

Los orientales piensan que cuando alguien come o bebe en exceso, significa que no ha recibido los nutrientes que necesita. Por eso la sensación de hambre no desaparece y se pretende calmar ingiriendo más y más alimentos. La solución está en detectar qué nutriente es el que está haciendo falta en la dieta.

Al igual que Hipócrates, el padre de la medicina alopática, los orientales también piensan que la buena salud depende principalmente de nuestra forma de alimentarnos. Concientizarnos de esto nos permitirá tener una vida más sana y equilibrada.