5 creencias erróneas sobre la sexualidad

Pedro González Núñez · 5 noviembre, 2017

Decía, con bastante sentido del humor, la célebre actriz norteamericana Marilyn Monroe que “el sexo forma parte de la naturaleza, y yo me llevo de maravilla con la naturaleza”. Por eso resulta especialmente curioso que algo tan natural pueda levantar tanta polvareda e incluso rechazo. De hecho, a lo largo de la historia, han surgido cantidad de creencias erróneas sobre la sexualidad.

Además, todo ello, pese a que muchas de estas creencias respecto al sexo han sido desestimadas por la propia ciencia, que ha demostrado con numerosos estudios su falta de verdad. Sin embargo, permanecen instaladas en el imaginario colectivo de muchas sociedades, provocando incluso disfunciones, malestar o hasta problemas de pareja.

“¿Es sucio el sexo? Solo cuando se hace bien”

-Woody Allen-

Creencias erróneas sobre la sexualidad

Estas creencias erróneas sobre la sexualidad en ciertos ambientes pueden dar lugar a bromas y chascarrillos, pero lo cierto es que, lejos de ser inocuas, pueden acabar provocando problemas personales. Por desgracia, dichos problemas no tienen base real o científica, únicamente social, y provienen de ideas falsas. De manera que…, ¿pasamos a conocer algunas de las más arraigadas y habituales?

La masturbación es cosa de hombres solteros

Curiosamente, este es un mito sexual todavía muy extendido. Resulta que, para algunas personas, la estimulación autónoma es únicamente asunto de hombres, a ser posible, solteros. Es más, para otros muchos, que haya personas con pareja que se masturban es un indicador de que estas personas no están satisfechas con la vida sexual compartida. Sin embargo, lo que la ciencia nos dice es que un hecho no tiene nada que ver con el otro.

De hecho, pensar así es un error. La estimulación o auto estimulación es importante e incluso saludable. Es una forma fundamental para aprender, conocerse a uno mismo y saber qué nos gusta y qué no a la hora de alcanzar un orgasmo. Así, podríamos decir que la masturbación es disfrutable y aprovechable tanto por hombres como por mujeres, con o sin pareja.

Mujer en bikini y zapatillas en el sofá teniendo un orgasmo para desmentir las creencias erróneas sobre la sexualidad

La primera penetración vaginal siempre es dolorosa y no da lugar a un embarazo

Primero, no hay ninguna relación entre la novedad y el embarazo. Es cierto que es un proceso complejo en el que intervienen muchos factores, pero ni mucho menos el que sea una primera relación está entre ellos.

En segundo lugar, refiriéndonos al dolor, sí es cierto que algunos factores pueden influir. Pese a que la vagina es elástica, y está diseñada para el disfrute sexual y no para el dolor, el nerviosismo de la primera vez, e incluso las elevadas expectativas, podrían provocar falta de lubricación. Ese es un factor importante en la aparición del dolor. Pero no siempre tiene por qué darse, aunque es difícil no sentir ciertos nervios, dada la importancia que se le da a la “primera vez” en nuestra cultura.

“En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación”

-Octavio Paz-

El orgasmo femenino siempre llega por medio de la penetración

Vamos con otra falsa creencia sobre sexo. El clítoris es el punto femenino donde más terminaciones nerviosas hay, por lo que las mayores posibilidades de placer se encuentran ahí, y no en la vagina.

Sin embargo, podemos distinguir entre dos tipos de orgasmos femeninos, el vaginal y el clitoriano. De hecho, lo ideal, además de la penetración, es que también haya estimulación del clítoris, por lo que la sensación de placer es mucho más completa. Pero uno no es excluyente del otro, y la penetración no tiene por qué ser el único método para alcanzar el orgasmo.

El tamaño del pene, ¿importa?

Esta es una de las cuestiones que más problemas puede provocar en el hombre. ¿Realmente importa el tamaño de su pene? Lo cierto es que no. Obviamente, cualquier pene, dentro de las medidas que se consideran normales, podrá provocar y producir un orgasmo placentero.

Como hemos dicho, la vagina es elástica, y está preparada para adaptarse a cualquier tamaño. No obstante, si hablamos de proporciones mínimas o exageradas, entramos en problemas físicos. Pero en lo referido a la normalidad, nada tiene que ver el volumen con la proporción de placer que pueda provocar.

Mujer agarrando la sábana

La “marcha atrás” es un anticonceptivo fiable

Otro de los grandes mitos que cada cierto tiempo se pone de moda entre los jóvenes, principalmente. Pero en realidad es totalmente falso. Cuando el hombre está excitado, libera líquido pre-seminal como consecuencia de su estado.

Como ya habrás imaginado, este líquido sí contiene espermatozoides, que perfectamente podrían fecundar un óvulo. Es cierto que las probabilidades son más bajas por su número, pero son perfectamente capaces de dejar embarazada a una chica y, por supuesto, de transmitir cualquier enfermedad de transmisión sexual.

Aun hoy, con todos los medios para informarnos con que contamos, estas 5 creencias erróneas sobre la sexualidad siguen muy vigentes, por increíble que parezca. Es nuestra labor trabajar por desterrarlas de una vez y para siempre.