5 estrategias para ser más proactivo en el trabajo

Raquel Lemos Rodríguez · 7 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 7 febrero, 2020
Tomar la iniciativa y adoptar medidas que nos permitan anticiparnos a posibles problemas son cualidades muy valoradas en algunos puestos de trabajo. Hablamos de la proactividad.

La proactividad en el trabajo es muy valorada. Algunas empresas desean que sus trabajadores se impliquen en la actividad que están realizando, que tomen decisiones y que tengan ideas innovadoras. Pero, ¿cómo es posible ser más proactivo en el trabajo? Para esto no existen fórmulas mágicas, sino determinadas claves que podemos empezar a poner en práctica desde ahora mismo.

Como bien indica el artículo La proactividad empresarial como elemento de competitividad, los trabajadores proactivos son un factor clave para «medir y elevar la competitividad» de una empresa. Pero, ¿es posible que podamos aprender a ser personas más proactivas? La respuesta es «sí», aunque para lograrlo debemos prestar atención a los siguientes consejos.

Compañeros contando historias

1. La organización es fundamental

Uno de las primeras estrategias para ser más proactivo en el trabajo es la organización. Una persona organizada es capaz de tomar las riendas de lo que está haciendo, cumplir con los objetivos, priorizar las tareas más importantes y conseguir llegar a todo. Pero, ¿qué trucos pueden ser útiles?

Para administrar el tiempo de forma eficaz no bastará solo con marcar la fecha límite de entrega de un proyecto en un calendario. Es conveniente dividir las pequeñas acciones que llevaremos a cabo a diario y que nos permitirán ir cumpliendo con nuestros objetivos para no dejar todo el trabajo para los dos días previos a la entrega.

Otro truco que puede ayudar es que, durante un mes, registremos el tiempo que nos lleva cada tarea. No importa si son llamadas por teléfono, agendar una cita, preparar una reunión, escribir un artículo… Registrar todo esto nos permitirá gestionar las tareas futuras y, así, organizarnos mejor. La aplicación Toggl, por ejemplo, nos puede ser de utilidad.

2. Ver la oportunidad en el error

Los errores nos pueden causar frustración y tristeza, dos emociones que pueden hacernos pensar que todo el esfuerzo que hemos hecho no haya servido para nada. Como consecuencia, es posible que pasemos semanas sin organizarnos, lo que supondrá un gran retraso en nuestro objetivo por ser más proactivos en el trabajo.

Por eso, debemos ser conscientes de que equivocarnos es necesario para aprender. Cuando algo sale mal, hay una parte buena de ello. Quizás fijarnos más para no caer en el mismo error, hacer las cosas de otra manera diferente… Siempre hay una oportunidad en el error.

«No debemos tener miedo a equivocarnos, hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas».

-Charles Chaplin-

3. Involucrarse y participar

Para ser más proactivo en el trabajo es conveniente involucrarse y participar. Cuando haya una reunión, en lugar de quedarnos callados, dar nuestra opinión. Puede ayudarnos prepararla antes y escribir algunas preguntas o temas nos gustaría tratar en ella.

En el caso de que haya cursos opcionales o en el trabajo busquen a una persona que quiera participar en alguna labor voluntaria, es importante que nosotros estemos ahí. Colaborar nos permitirá ser una parte activa de la empresa e implicarnos en todo lo que promuevan. Así, no seremos solo personas que solo queremos cumplir con nuestras horas de trabajo para poder irnos a casa.

4. No esperar a que surjan los problemas

Con todos los consejos anteriores para ser más proactivo en el trabajo será muy difícil que no nos anticipemos a posibles problemas o dificultades que puedan surgir en la empresa. Tendremos tiempo para desarrollar un plan de acción para anticiparnos a algunos contratiempos que pueden aparecer cuando estemos sumergidos en un proyecto.

En este punto nos ayudará mucho saber priorizar las tareas y gestionar bien el tiempo. Recordemos que la organización no solo nos va a servir a nosotros para sacar nuestro propio trabajo adelante, sino para resolver cualquier problema o dificultad que surja en la empresa. Nos convertiremos en los llamados «solucionadores de problemas» y esto hará que no pasemos desapercibidos.

«No podemos llegar a sobresalir en el trabajo si no hacemos otra cosa que trabajar».

-Anna Quindlen-

Mujer trabajando en ordenador

5. Tomar decisiones para no quedarnos atascados

Uno de los últimos consejos para ser más proactivo en el trabajo es tomar decisiones. Todas las acciones anteriores nos servirán para ser más determinados y resolutivos en nuestro grupo de trabajo. Esto será muy valorado, evitará que posterguemos acciones importantes y todo esto repercutirá de forma positiva en la empresa.

Ahora que ya sabemos cómo ser más proactivo en el trabajo, ¿a qué esperamos para cambiar de actitud? La proactividad nos enseñará muchas cosas, entre ellas, a confiar en nuestra intuición, a ser mejores resolviendo problemas, a gestionar el tiempo de una forma más eficaz y a llevar los proyectos adelante. Características que tiene un valor incalculable para cualquier empresa.