Creando un plan de vida

Gema Diez · 1 octubre, 2013

Para tener éxito en la vida, debes de establecer un plan de vida, ya que si no existe un plan, muchos de los sueños desaparecerán, y un plan de vida te ayuda a convertir tus sueños en realidad. La manera de planificar tu vida no tiene por qué ser complicado, tan sólo debes de saber a dónde quieres llegar y la forma para conseguirlo.

Hazte las siguientes preguntas: ¿qué quiero conseguir?, ¿hasta dónde quiero llegar?, ¿qué metas deseo lograr? Estas son algunas pistas que pueden ayudarte a esclarecer parte de tu camino.

¿Sabes cuál es tu destino?

Si quieres establecer un plan de vida porque te sientes perdido y caminas sin rumbo alguno, te animamos a que tengas en cuenta lo consejos que te vamos a dar a continuación. Todos ellos te van a permitir saber hacia dónde vas, pero lo más importante, hacia dónde quieres ir.

Parece una broma, pero muchos de nosotros hemos pasado por momentos en nuestra vida en los que no sabíamos qué era lo que queríamos. Esto puede llevarnos a sufrir varias crisis existenciales. No obstante, todo esto ha llegado a su final.

“El hombre no es más que un proyecto y la vida una especie de barco que cada uno tiene que llevar a buen puerto”.

-Robert Baden-Powell-

Establece un plan

Para saber cómo va a ser tu vida en el futuro, es útil  ver cómo tu vida ha sido en el pasado, para establecer un  plan  de vida, y descubrir dónde vas a ir. ¿Qué cosas no quieres volver a repetir? ¿De cuántos fracasos y errores has aprendido? Todo esto te permitirá ir labrando un camino.

Mujer pensando en su plan de vida

Busca un propósito

Tómate el tiempo que necesites para buscar un propósito que dé sentido a todo lo que haces. Esto te ayudará a centrarte en lo que te importa. Piensa que si no tienes ningún propósito, aunque consigas muchas cosas, un gran vacío se apoderará de ti. No tengas prisa. Pero busca ese objetivo que solo tú conoces.

Descubre cuáles son tus verdaderos sueños

¿Los sueños que quieres lograr son pequeños? No permitas que este tipo de creencias evitan que puedas seguir con tu plan de vida. Para conseguir algo grande debes salir de la mediocridad y debes tomar acción. Esfuérzate, persevera sobre todo y, al final, tendrás tu recompensa.

Establece metas

No te pongas metas demasiado elevadas e inalcanzables. Empieza por las más pequeñas, por ejemplo, mañana voy a informarme sobre cómo montar una empresa o sobre cómo puedo ayudar a otras personas. Las pequeñas metas te ayudará a labrar un camino que te llevará hasta las más grandes.

Piensa y establece metas realistas. Las que no lo son te generarán frustración y decepción.

Ajusta los detalles

Tu plan de vida no es más que un proceso. En un primer momento, puede que veas el panorama en general, pero después podrás ver los detalles. A lo largo de tu camino estate muy atento porque tendrás que realizar varios cambios. Habrá pistas que te lo indicarán, pero debes prestarles atención.

¿Cómo vas a llegar a tus objetivos?

Chico pensando en sus objetivos

Ahora que sabes cómo establecer un plan de vida, ¿has conseguido especificar cuál es el tuyo? Si así es, seguro que te surgen nuevas dudas sobre qué proceso seguir para conseguir llegar a buen puerto. Pues bien, aquí te brindamos algunos consejos más que te pueden ayudar:

  • Busca una marca personal: para lograr tu meta, necesitas establecer una marca personal, para que los demás la vean y sepan donde satisfacer sus necesidades.
  • Rígete por unos principios: para evitar que te distraigas en el camino, es necesario tener unos principios rectores, manteniéndote fiel a todo lo que haces, rigiéndote por unos principios.
  • La práctica hace al maestro: practicar es importante si quieres destacar y para ello necesitas invertir mucho tiempo, para convertirse en un experto.
  • Utiliza estrategias: necesitas adaptarte, porque el mundo cambia constantemente; por ello debes de establece un objetivo a corto plazo,  evaluar su rendimiento, y hacer un ajuste consecuentemente.

¿Ya tienes tu plan de vida? ¿Tienes claro los pasos que vas a dar? Esperamos que todo esto te haya ayudado y que te sirve para ir labrando tu propio camino que siempre estará en constante cambio. Incluso cuando llegues a tu meta, habrá otras.