5 formas de gestionar el tiempo tras un divorcio

Raquel Lemos Rodríguez · 2 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 2 noviembre, 2019
¿No sabes cómo gestionar el tiempo tras un divorcio? Las horas vacías, la falta de actividades, los planes rotos... lo que parecía lleno y de pronto ha quedado vacío. Pues bien, en este artículo te damos algunas ideas.

Gestionar el tiempo tras un divorcio no es nada fácil. Estar en pareja durante años provoca que se instaure una rutina en la que se llevan a cabo actividades y hábitos que, tras esta experiencia, desaparecen. Así, los paseos o noches de cine se quedan atrás, dando paso a una serie de horas libres en las que no sabemos qué hacer.

Esto puede ser muy duro. En especial, si hemos compartido amistades con nuestra pareja a las que de alguna manera hemos renunciado o si nos hemos centrado tanto en la otra persona que no hemos tenido tiempo para cuidar y mantener nuestras propias amistades. Una situación que es muy común, pero que tiene solución si sabemos cómo gestionar el tiempo tras un divorcio.

Mujer pensando en la personalidad, carácter y temperamento

1. Cultivar nuestra autoestima

Como bien indica el artículo Percepción de mujeres divorciadas acerca del divorcio, «es común que la separación produzca mellas en la autoestima y la identidad de las personas involucradas en la misma». Por esta razón, es necesario aprender a cultivar nuestra autoestima ahora que disponemos de tiempo para dedicárnoslo a nosotros mismos.

Apuntarnos a talleres para aprender a regular y gestionar mejor nuestras emociones, escoger lecturas que tengan que ver con el amor propio y apreciar todo lo positivo que tenemos en nuestra vida puede ser de gran ayuda. Para no olvidarnos de esto último, podemos contar con una libreta en la que se refleje una lista con razones por las que sentirnos agradecidos. En los momentos más tristes, recurrir a ese cuaderno nos permitirá tomar una nueva perspectiva de la situación.

2. Planificar el tiempo personal

Existe una actividad fundamental que se trata de apuntar, al principio de la semana, todo aquello que queremos hacer. Por ejemplo, asistir a la feria del libro, visitar un museo de nuestra ciudad en el que se va a hacer una exposición sobre un pintor específico, pasear por la naturaleza, asistir al gimnasio al menos una hora todos los días, etc.

Al planificar el tiempo personal con este tipo de actividades, no nos sentiremos tan solos ni sin horas muertas en las que pensar y lamentarnos por la situación que hemos experimentado. Además, es importante pasar tiempo con nosotros mismos, ya sea dando un paseo, saliendo a correr o yendo al cine solos. Un divorcio es una excelente oportunidad para abrazar, de nuevo, nuestra soledad.

«Hasta que no te sientas cómodo estando solo, nunca sabrás si estás eligiendo a alguien por amor o por necesidad».

-Sócrates-

3. Hacer realidad nuestros sueños

A la hora de gestionar el tiempo después de un divorcio, podemos plantearnos quitar el polvo a esos viejos sueños que todavía sobreviven en nuestro cajón de anhelos. Hacer un viaje, tomarnos unas vacaciones, apuntarnos a un curso o cumplir una meta concreta (iniciar un negocio, escribir un libro, aprender a cantar, etc.).

Ahora, tras nuestra separación, tenemos tiempo de sobra y cero excusas para ponernos en marcha y hacer todo lo que se quedaba en solo una idea con posibilidades de cumplirse en un futuro (algo que nunca sucedía. Adoptar esta actitud nos ayudará a mejorar nuestra autoestima y a disfrutar de nuestra propia compañía.

4. Recuperar amistades

Recuperar esas amistades que hemos dejado a un lado por habernos centrado tanto en nuestra relación de pareja puede ser una buena forma de «repoblar» nuestro círculo de apoyo social. Sin embargo, es necesario que seamos conscientes de que nuestros amigos y amigas pueden ser reticentes o mostrarse contrariadas debido a que, en su momento, nuestra actitud les dolió.

Además, las personas que formaban parte de nuestro círculo de amistades han podido irse a otros países o han llenado su tiempo con otras ocupaciones, rellenando precisamente el espacio que hemos dejado nosotros. Por esta razón, este es un punto interesante por ser le punto de partida para el siguiente que queremos plantear.

«Muchas personas entrarán y saldrán de tu vida, pero solo los verdaderos amigos dejarán huella en tu corazón».

-Eleanor Roosevelt-

Amigas

5. Conocer nuevas personas

La última estrategia u objetivo que os vamos a presentar para gestionar el tiempo tras un divorcio tiene que ver con ampliar nuestro círculo social con nuevas personas. Aunque es importante conectar con viejas amistades, posiblemente, muchas tengan pareja o incluso hijos que las limiten a la hora de hacer planes. Por eso, conocer a personas que puedan encontrarse en una situación parecida puede darnos ese colchón de comprensión que no encontramos en nuestro entorno.

Apuntarnos a grupos y participar en talleres aumentará la posibilidad de crear vínculos. Ellos amortiguaran esa sensación de vacío que siempre queda cuando se marcha un elemento que ocupa un espacio grande en nuestras vidas. No harán por nosotros el trabajo de reconstrución que no tenemos más remedio que emprender, pero sí pueden constituir una ayuda valiosa en este trayecto.

Gestionar el tiempo tras un divorcio es posible si cultivamos nuestro tiempo personal como nuestro tiempo social. Es conveniente que entre estas «dos fuerzas» encontremos un equilibrio, realizando una distribución de espacios para la soledad y la compañía que nos haga bien.

  • Alberdi, I. (1979). Historia y sociología del divorcio en España (No. 9). Cis.
  • Houle, R., Simó, C., Solsona, M., & Treviño, R. (1999). Análisis biográfico del divorcio en España. Reis, 11-35.
  • Testor, C. P., Pujol, M. D., Vidal, C. V., & Alegret, I. A. (2009). El divorcio: una aproximación psicológica. Universidad Ramon Llull2, 39-46.