5 frases de Paul Feyerabend

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 11 noviembre, 2018
Raquel Lemos Rodríguez · 13 noviembre, 2018
Paul Feyerabend experimentó, durante años, una evolución constante de su pensamiento. Hoy descubriremos algunas de las frases que nos dejó.

Paul Feyerabend experimentó, a lo largo de toda su vida, una evolución constante de su pensamiento. Pasó por el pensamiento popperiano, el antirracionalista, el empirista, el antiempirista, el antipositivista y el relativista. Todo esto, hace que las frases de Paul Feyerabend que hemos recogido tengan una riqueza sin igual.

Además, hablamos de uno de los autores de la Tesis de la inconmensuralidad. En este sentido todas sus teorías críticas las resumió en una de las frases con la que más se le identifica “todo vale”.

1. Moldear el cerebro de los jóvenes

“Los maestros que usan calificaciones y el miedo al fracaso moldean los cerebros de los jóvenes hasta que pierden cada onza de imaginación que alguna vez pudieron poseer”.

Esta primera de las frases de Paul Feyerabend hace referencia al sistema educativo de entonces que aún tiene presencia, al menos en parte, en la actualidad. Un sistema que da pie a que una calificación etiquete a un alumno como más o menos inteligente o más o menos trabajador, cuando la inteligencia y el esfuerzo son solo dos de las muchas variables que influyen en esta nota.

Además, no se deja espacio para la creatividad, sino solo para la memorización. Las prisas por dar todo el temario provocan que los profesores dejen de lado lo más importante: la construcción del conocimiento por parte de los alumnos.

Alumnos en clase representando las frases de Paul Feyerabend

2. Necesitamos un mundo de sueños

“Necesitamos un mundo de sueños para descubrir las características del mundo real que creemos que habitamos”.

Esta es una de las críticas que Paul Feyerabend realiza y alude directamente a la forma en la que nuestro pensamiento o nuestra manera de interpretar el mundo termina generando nuestro propio mundo: una concepción del entorno propia con la que realmente trabajamos. De ahí, por ejemplo, que cada uno pueda hacer uno relato distinto de los mismos hechos.

Lo que él nos invita a hacer es “un mundo de sueños” o, lo que es lo mismo, un mundo lleno de posibilidades en el que seamos conscientes de que podemos cuestionarnos nuestra propia realidad, porque vista a través de otros ojos cambia radicalmente.

3. Mantén la calma y ríete

“Si quieres lograr algo, si deseas escribir un libro, pintar un cuadro, asegúrese de que el centro de su existencia esté en otro lugar y que esté firmemente conectado a la tierra; solo entonces podrás mantener la calma y reírte de los ataques que vendrán”.

Esta tercera de las frases de Paul Feyerabend nos habla de algo tan importante como mantener el contacto con el medio. Con lo que pueden captar nuestros sentidos, empezando por las señales internas que nos manda nuestro propio cuerpo. Haciendo ganaremos un punto de apoyo que nos hará mucho más fuertes frente a las dificultades.

Así, por ejemplo, somos capaces de entender como muchas personas no se hunden cuando son víctimas de una feroz persecución por parte de los demás. De esta manera, el valor de lo comentado es infinito, pues si nos dejamos llevar por esas críticas, puede que terminemos dejando de hacer eso que tanto nos gusta… empezando el proceso de conversión hacia una persona que no somos y que detestamos.

hombre que lleva la sonrisa de la Luna representando las frases de Paul Feyerabend

4. Todo vale

“El único principio que no inhibe el progreso es: todo vale”.

Esta de las frases de Paul Feyerabend resume todas sus teorías críticas y es que este autor pensaba que solo el “todo vale” permitía el progreso. Tanto era así, que lo consideró un principio básico. Este todo vale se refería que, en principio, toda opción es valorable, no a que toda opción como tal sea potencialmente aceptable.

Esto tiene mucho sentido, ya que si todo vale hay múltiples opciones. Esto no limita, sino todo lo contrario. Nos hace plantearnos una serie de posibilidades que, después, pueden o no ser aptas.

5. Todas las metodologías tienen sus límites

“Mi intención no es reemplazar un conjunto de reglas generales por otro conjunto similar: mi intención es, más bien, convencer al lector de que todas las metodologías, incluso las más obvias, tienen sus límites”.

Esta última de las frases de Paul Feyerabend hace referencia a los límites que existen en todas las metodologías. Por muy obvias o verdaderas que parezcan, al final, al hablar de un producto humano, estas siempre pueden ser mejoradas. Pensemos que, en la actualidad, continúan surgiendo teorías y metodologías que mejoran o plantean dudas frente a otras que consideramos solidas.

Todas estas frases de Paul Feyerabend nos han permitido descubrir su parte más crítica, pues la evolución de pensamiento que experimentó le llevó a un cuestionamiento casi total. Esto es muy positivo. Discutir, objetar y pensar en otras posibilidades nos enriquece más que si creemos que algo es certero y no contemplamos otras opciones.

  • Feyerabend, Paul (1991). Diálogos sobre el conocimiento. Catedra.