5 malos hábitos que la gente de éxito abandonó hace tiempo - La Mente es Maravillosa

5 malos hábitos que la gente de éxito abandonó hace tiempo

Eva Maria Rodríguez 24 septiembre, 2015 en Psicología 0 compartidos
Hombre celebrando su éxito

Entender los hábitos de las personas de éxito nos puede ayudar a alcanzar el nuestro propio. Pero, ¿qué hay de estos malos hábitos que se interponen entre tú y tus sueños?

Hacer bien lo mismo que hace la gente que admiras implica dejar de hacer todo aquello que ellos también han dejado a un lado.

A continuación, veremos cinco malos hábitos comunes que tendrás que abandonar para triunfar, igual que las personas que triunfan hoy hicieron hace tiempo.  

1 – No dormir

Muchas personas que se las dan de productivas son también devotas de la premisa “la noche es joven”, y se sienten satisfechos consigo mismos apurando la noche hasta altas horas de la madrugada.

Pero, salvo raras excepciones y por motivos muy concretos, nunca verás a una persona de éxito robarle horas al sueño.

Es más bien al contrario: la gente de éxito madruga. Es más, son conscientes de la importancia de dormir el tiempo suficiente y de dormir bien.

Por eso miman su momento de acostarse para favorecer un sueño reparador que les ayude a madrugar y les prepare para afrontar un nuevo día cargados de energía.

Mujer en la cama despierta con insomnio

2 – Revisar constantemente las redes sociales

Trabajar con un ordenador o necesitar el móvil ofrece muchas tentaciones para consultar las redes sociales. Y no solo eso: revisar los mensajes de aplicaciones de mensajería instantánea también es muy tentador.

Las personas de éxito son capaces de olvidarse de todo aquello ajeno a su trabajo mientras trabajan.

Las redes sociales hacen perder a las personas entre 45 y 60 minutos de tiempo de media todos los días. Esto es mucho tiempo desperdiciado.

Olvidarse de lo social no solo te permitirá ganar tiempo, sino centrarte en lo que haces y ser más productivo y eficaz.

3 – Trabajar con varias pestañas abiertas en el navegador

Para ser eficaz y eficiente es necesario centrarse en las tareas de una en una. Tener abiertas en el navegador varias pestañas de temas diferentes solo sirve para que te distraigas y para que olvides lo que estás haciendo.

Si encuentras algo útil y no lo quieres perder, márcalo con un marcador social u otra herramienta o sácalo a una ventana nueva y minimízalo en tu pantalla.

Si el problema de las pestañas abiertas es la publicidad, bloquea la publicidad o adquiere el hábito de ignorarla.

4 – Revisar el email de forma obsesiva

Muchas personas tienen una lucha diaria con su bandeja de entrada. Mensajes que entran sin parar y que no solo derriban tu concentración, sino que te exigen una actuación. Pero incluso las personas de éxito que tienen mucho correo electrónico superan esta batalla fácilmente.

La gente de éxito destina un tiempo diario a la revisión del email, y se ciñen a ese tiempo. Esto les permite organizar mejor su tiempo y respetar el tiempo dedicado a las tareas clave. Porque rara vez mirar la bandeja de entrada del email es una tarea clave.

Cuando una de estas tareas clave puede depender de un email, lo que hace la gente de éxito es revisar los asuntos de los mensajes y solo abrir los que realmente sean urgentes, y dejan los demás para el momento asignado.

Mujer revisando el email en su ordenador

5 – Sobrecargar lista de tareas

Sobrecargar la lista de tareas para hacer es un error común. Mucha gente confunde hacer mucho con conseguir más y, por lo tanto, alcanzar antes el éxito. Pero esto es un gran error. De lo que se trata no es de hacer mucho, sino de hacer tareas clave bien hechas.

Aunque domines el arte de organizar tus tareas, también tienes que aprender a elegir tareas clave, darle prioridad a estas tareas claves y no hacer por hacer.

No engordes tu agenda con tareas complementarias ni subestimes el valor de completar las tareas empezadas. Tampoco las hagas de cualquier manera con tal de avanzar.

Crea un lista de tareas realista y bloquea el tiempo asignado a cada tarea para terminarla sin interrupciones.

Y recuerda:

El éxito es una probabilidad. Mientras más te esfuerzas, más probabilidades tienes de triunfar.
Compartir

Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para tod@s los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar