5 razones para no apresurarte en tener pareja

Raquel Lemos Rodríguez · 17 agosto, 2015

“Ese miedo idiota de verte viejo y sin pareja,

te hace escoger con la cabeza lo que es del corazón”

(Ricardo Arjona)

Hemos terminado recientemente con nuestra pareja y, de repente, necesitamos fervientemente inmiscuirnos en una nueva relación. Es una necesidad imperiosa de evadirnos de la soledad que nos ronda.

Quizás, ni siquiera sea una relación. Solo necesitamos alguien a nuestro lado, una persona con la que compartir nuestra vida y nuestra intimidad. Alguien en quien podamos refugiarnos de ese dolor que nos han causado.

No podemos entender muy bien por qué tras una ruptura muchas personas buscan una nueva pareja. Quizás se sientan solas, quizás se sientan vacías… lo que sí es cierto es que probablemente sea algo por lo que tú también has pasado.

Hoy te damos 5 razones para que no te apresures a tener pareja:

1. Un clavo no saca otro clavo

Este proverbio acertado es algo que tenemos muy presente, pero que en ocasiones ignoramos por diversas circunstancias y situaciones que afectan a nuestra vida.

Es completamente aceptable que intentes buscar a alguien porque la soledad te invade, porque romper con tu pareja duele y porque quieres superarlo.

Pero, cuídate de no ser egoísta en esta cuestión.

¿A qué nos referimos? A que no estés utilizando a esta nueva persona con el afán de olvidar a la anterior.

Nadie merece ser utilizado y esto tan solo será algo pasajero. No estás preparado para iniciar nada con nadie, así que olvídate de buscar distracciones.

Piensa en estar un tiempo a solas con tu dolor. A no refugiarte en nadie, a saborear tu soledad. Será un gran momento para descubrir cómo eres y qué buscas de verdad.

Un clavo no saca a otro clavo

2. Es una oportunidad para respirar

El miedo que nos aborda a estar solos tras una relación es algo que sucede porque nuestra vida ha cambiado drásticamente de un momento a otro.

Veíamos un futuro con nuestra pareja, un futuro tal vez idealizado, pero en el que no estábamos solos y teníamos esa persona que amábamos a nuestro lado.Pero, estas cosas pueden suceder y suceden.

¿Por qué no sacar su parte positiva? Ahora estás solo y puedes tomarte un respiro para volver a ser tú.

Cuando estás en una pareja sueles pensar por el bien común, pero cuando estás solo tú eres el único.

Aprovecha esta soledad, ¡no está mal estar solo! Es más, debes aprender a estar solo y no permitir que tu felicidad dependa de estar con otra persona.

3. Piensa en lo que acaba de terminar

¿Por qué se ha acabado la relación? ¿Qué hemos hecho mal? Estas preguntas deben tener respuesta y es nuestro deber poder encontrarlas.

De todas las relaciones se puede aprender. Son una gran oportunidad para crecer como personas, para vivir experiencias y salir fortalecidos de ellas.

En tu momento de soledad piensa qué fue lo que falló, qué errores cometisteis los dos en vuestra relación. Esto te ayudará a saber qué es lo que realmente quieres y qué no vas a permitir que ocurra en la próxima relación de pareja que tengas.

Pero, por ninguna razón pienses que no volverás a ser amado. Se ha cerrado un capítulo, pero puedes abrir uno nuevo. Eso sí, hazlo cuando te veas preparado para ello.

4. Libérate de las cargas emocionales

Si inmediatamente al finalizar una relación empezamos otra, es muy probable que llevemos sobre nuestros hombros varias cargas emocionales.

Estas cargas emocionales al principio no son un problema, pero pueden suponer con el paso del tiempo el fin de esta nueva relación. Tu pareja se verá ahogada ante la negatividad que aflora y que estaba guardada en tu interior. Acabas de salir de una ruptura y ves en las relaciones muchas cosas negativas.

¿De verdad quieres esto? ¿Es lo que buscas? No estás preparado para una nueva relación de pareja, en la que solo habrá daño y lastimarás a la otra persona.

Ocúpate de ti, solamente sé tú por un tiempo. Hasta que esas cargas emocionales ya no existan y puedas sentirte libre para empezar una relación desde cero.

Libérate de cargas emocionales

5. El paso del “nosotros” al “yo”

Estar en una relación te cambia la vida. Todo gira en torno a un “vosotros” y no un “tú”, por eso puedes sentirte perdido cuando la ruptura se sucede.

Pensar durante un tiempo como pareja y no individualmente, puede provocar que te hayas olvidado de ti. Tanto, que por eso necesitas encontrar a otra pareja.

No te sientes completo si no es con alguien y tienes miedo porque debes volver a encontrarte.

Aprende, vuelve a conocerte. Como ya mencionamos anteriormente no estás preparado para iniciar una nueva relación. Da miedo, lo sabemos, pero es necesario. Será una oportunidad que tienes para crecer.

Piensa en todas estas razones y pregúntate por qué no decides estar un tiempo a solas contigo mismo. No saber estar solo es un gran problema, pues no siempre en nuestra vida estaremos acompañados.

Aprovecha la ruptura para aprender y para conocerte mejor.

Así te convertirás en la persona que siempre has deseado ser.