Tú eres la mejor compañía

Paula Aroca · 13 mayo, 2013

¿Hay que aprender a estar solo? Lo cierto es que no nos enseñan a ello, y en el fondo a casi nadie le gusta la soledad. Ante el mandato familiar y la presión social, en ocasiones nos sentimos frustrados y nos estresamos cuando el tiempo pasa y seguimos sin pareja.

Pero lo peor es que a menudo se toman decisiones equivocadas, como iniciar una relación sentimental con alguien con quien no se es verdaderamente compatible, simplemente por el hecho de evitar esa soledad. O más terrible aún, motivados por el miedo al “qué dirán”.

“La soledad es a veces la mejor compañía, y un corto retiro trae un dulce retorno.”

-John Milton-

¿Necesitas a alguien más para estar mejor?

No deberíamos ver el estar sin pareja como algo necesariamente negativo. Ese período puede ser muy positivo para nosotros como aprendizaje e incluso de cara al futuro y nuestra próxima pareja. Está claro que visto de este modo, el panorama cambia. Sin embargo, muchos siguen contrariados por no tener cerca a alguien a quien querer y que les quiera.

Si no logras aprender a estar solo, a sentirte bien en soledad, es probable que veas el hecho de no tener pareja como una tragedia. Pero todo depende de cómo te lo tomes y cómo manejes la situación.

Aprender a querernos

Si se saben aprovechar, las épocas en solitario pueden ser sumamente fructíferas en cuanto a crecimiento personal. Realmente debemos plantearnos cómo vamos a poder vivir con otro si no somos capaces de vivir con nosotros mismos.

En lugar de buscar pareja desesperadamente, es mejor primero aprender a estar solo. Para ello es fundamental crecer como persona, para no buscar una relación de pareja únicamente para salir de esa abrumadora soledad.

“Nuestro gran tormento en la vida proviene de que estamos solos y todos nuestros actos y esfuerzos tienden a huir de esa soledad.”

-Guy de Maupassant-

Estando solos podemos encontrarnos a nosotros mismos, entendiendo mejor nuestras virtudes y defectos, pensando qué es lo que nos hace felices en una relación sentimental. Al fin y al cabo, la realidad es que nunca estás solo, como tú crees.

Cómo se puede aprender a estar solo

Seguidamente, unas ideas para aprender a estar solo como punto de partida para llegar a una relación sentimental más feliz y auténtica. Estas recomendaciones pueden ayudarte a vivir más plenamente y a gestionar la frustración:

  • Activa tu espíritu aventurero y lánzate a probar cosas nuevas que se salgan de lo que haces normalmente.
  • Determina qué cosas son importantes para ti y te hacen feliz, es decir cuáles son tus valores. Descubre qué posibilidades tienes de hacer algo que sea coherente con tu escala de valores.
  • No seas tan duro contigo mismo. Baja un poco el nivel de autoexigencia y aprende a aceptarte.
  • Olvídate de los convencionalismos. Conoce cuáles son las limitaciones y fortalezas de los otros y así no será un problema cuando estos no actúen según tus expectativas.
  • Procura esforzarte en mejorar cada día. No para alguien más, solo para ti.
  • Quiérete y mímate. Descubre qué cosas te animan cuando estás hundido.

 

Mano con corazón

La vida al ciento por ciento

Tienes que vivir el momento actual en plenitud, sin importar si va a llegar o no esa “media naranja” que solucione todo en tu vida. Realmente se trata de orientar nuestros esfuerzos hacia dentro, mejorar tú como persona, encontrando cuáles son tus metas y perseguirlas.

Ten en cuenta que solo una persona plena, satisfecha y feliz con sí mismo y con la vida que lleva, puede construir la felicidad con alguien más a su lado. Por eso es tan importante aprender a estar solo.

Tú eres la mejor compañía…