5 sencillos pasos que favorecen la concentración

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 29 diciembre, 2014
Eva Maria Rodríguez · 29 diciembre, 2014

 

La concentración es un bien muy preciado para aumentar los niveles de productividad cuando trabajamos o estudiamos. Pero no siempre es fácil mantener la atención, sobre todo cuando hay muchos agentes distractores a nuestro alrededor.

En este sentido, muchas personas no son conscientes de que necesitan mejorar su entorno para aumentar la concentración y los niveles de atención, ni mucho menos de lo que tienen que apartar para ello. De eso vamos a hablar en este artículo.

 

5 maneras de mejorar la atención y la concentración

 

Los investigadores han descubierto y comprobado algunas pautas que ayudan a aumentar los niveles de concentración y atención que mejorar la eficacia y la productividad. Algunos de estos métodos pueden parecer bastante obvios, pero no por ello son menos importantes.

 

#1 – Evita la tecnología

A la hora de trabajar o estudiar es necesario tener apagado o desconectado cualquier elemento tecnológico que no sea imprescindible. Esto incluye el teléfono, los dispositivos móviles, el ordenador y la televisión. Si tienes que trabajar con alguno de estos elementos, es necesario que filtres o anules cualquier función que te distraiga, como notificaciones, llamadas, etc.

 

#2 – Evita la multitarea

Hacer muchas cosas a la vez no es sinónimo de trabajar más, sino de estar menos concentrado en cada uno de las tareas, lo que implica, a la larga, la necesidad de emplear más tiempo y, en muchas ocasiones, resultados mucho peores. Haz las cosas de una en una, dedicándole el tiempo que necesites, y sin mezclar. Evitarás errores y estrés. Aprende a organizarte para que no se te olvide nada y para darle prioridad a las tareas que así lo necesiten.

 

#3 – Practica mindfulness (atención plena)

Jon Kabat-Zinn define el Mindfulness como la capacidad de “prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar”. El mindfulness es una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y mejorar el bienestar general.

En este sentido, una  investigación reciente sugiere que la práctica del mindfulness podría ayudar a mejorar la capacidad de concentración. De acuerdo con la investigación presentada en una conferencia anual celebrada por la Sociedad Británica de Psicología (BPS), los niños que tomaron un curso de mindfulness fueron más capaces de concentrarse más e ignorar las distracciones.

 

#4 – Practica la meditación

Una investigación ha encontrado que la meditación es una de las mejores formas de aprender a concentrarse en un solo elemento, ignorando todo lo demás. Esta investigación indica que la practicar la meditación proporciona la habilidad de enfocar la atención en algo concreto.

 

#5 – Conócete a ti mismo y aprende de tus errores

Es muy importante conocer qué es lo que nos distrae y por qué para poder tomar medidas, eliminar los focos de distracción y buscar qué hacer para aprender a concentrarnos mejor. Muchas veces basta con eliminar las fuentes de distracción, pero no siempre es suficiente. Además, es necesario saber determinar cuándo nos hemos distraído para volver a buscar la concentración, y esto tampoco es siempre fácil.

 

Conclusiones

 

Muchas de las distracciones que nos hacen perder el foco, además de hacernos perder la concentración, aumentan nuestros niveles de estrés. Eliminar los distractores debería ir unido a la búsqueda o adaptación de un lugar que favorezca la concentración.

La práctica del mindfulness y la meditación también nos ayudan a regular los niveles de estrés que pueden interferir en nuestras tareas. Pero, sobre todo, lo más importante se ser conscientes de cuándo y por qué nos distraemos para poder poner remedio a la situación y generar el ambiente adecuado para trabajar o estudiar con mejores resultados que es, al fin y al cabo, lo que cuenta.