6 curiosidades sobre el cerebro que tal vez no sabías

Eva Maria Rodríguez · 24 julio, 2018

Desde hace mucho tiempo se sabe que el cerebro es la “unidad de control” central de nuestros cuerpos, así como depósito de recuerdos y emociones. Incluso hubo un tiempo en el que los filósofos creyeron que el cerebro podía albergar el alma. Sin embargo, a lo largo de la historia se ha descubierto cosas muy interesantes… y curiosas. En este artículo vamos a ver algunas de esas curiosidades sobre el cerebro. Puede que algunas ya las conozcas, pero puede que otras no.

Es de sobra conocido que el cerebro es el principal órgano del sistema nervioso humano, ya que controla la mayoría de las actividades de nuestro cuerpo y es capaz de procesar una gran cantidad de información. Además, es la sede de nuestras emociones y capacidades cognitivas, incluyendo el pensamiento a largo y corto plazo, la memoria y toma de decisiones.

Algunas curiosidades sobre el cerebro

Desde la primera mención que se hizo del cerebro, registrada en tratado médico egipcio antiguo conocido como el Papiro quirúrgico de Edwin Smith (documento descubierto en el siglo XIX), hasta la actualidad, nuestra comprensión del cerebro se ha expandido de manera formidable. No obstante, todavía lidiamos con muchos misterios y curiosidades sobre el cerebro que descubrir.

Hombre frente a un cerebro

Tamaño

El tamaño del cerebro varía mucho y lo hace dependiendo en gran medida de la edad, el sexo y la masa corporal en general. Sin embargo, los estudios han sugerido que el cerebro del varón adulto pesa, en promedio, alrededor de 1.336 gramos, mientras que el cerebro de la mujer adulta pesa alrededor de 1.198 gramos.

En términos de dimensiones, el cerebro humano no es el más grande. De todos los mamíferos, el cachalote es conocido por tener el cerebro más grande. Teniendo en cuenta que este mamífero marino pesa entre 35 y 45 toneladas, la comparación parece algo desproporcionado.

No obstante, de todos los animales en la Tierra, los cerebros humanos son los que tienen el mayor número de neuronascélulas especializadas que almacenan y transmiten información mediante señales eléctricas y químicas.

Función

El cerebro humano, junto con la médula espinal, constituye el sistema nervioso central. En el cerebro podemos diferenciar tres partes principales:

  • El tronco encefálico, que conecta el resto del cerebro con la médula espinal.
  • El cerebelo, que se encuentra en la parte posterior del cerebro y que está profundamente involucrado en la regulación del movimiento, el aprendizaje motor y el mantenimiento del equilibrio.
  • El cerebro, que es la parte más grande y llena la mayor parte del cráneo. Alberga la corteza cerebral (que tiene un hemisferio izquierdo y un hemisferio derecho separados por una ranura larga) y otras estructuras más pequeñas, responsables del pensamiento consciente, la toma de decisiones, la memoria y los procesos de aprendizaje, la comunicación y la percepción de estímulos externos e internos.

Consumo de energía

A pesar de que el cerebro humano no es un órgano muy grande, demanda mucha energía. Resulta curioso que, aunque el cerebro humano solo representa el 2 por ciento de nuestro peso, requiero el 25 por ciento de toda la energía que el cuerpo necesita para funcionar.

Pero, ¿por qué el cerebro humano requiere tanto combustible para funcionar? Algunos científicos han planteado la hipótesis de que, mientras que la mayor parte de esta energía se gasta en mantener el pensamiento y los procesos corporales, parte de ella probablemente se invierta en el mantenimiento de la salud de las células cerebrales.

Pero, según otros investigadores, el cerebro, aparentemente de forma inexplicable, consume mucha energía durante lo que se conoce como el “estado de reposo”, cuando no está involucrado en ninguna actividad específica y específica.

Explica James Kozloski que las redes con correlación de inactividad aparecen incluso bajo anestesia, y estas áreas tienen tasas metabólicas muy altas, aumentando el presupuesto energético del cerebro aunque en apariencia este no haga nada.

Sin embargo, la hipótesis de Kozloski es que no se gasta una gran cantidad de energía sin ninguna razón, sino que se destina a armar un “mapa” en el que se acumula la información y las experiencias. Mapa al que recurrimos, por ejemplo, cuando tomamos decisiones.

Parte de cerebro “usada”

Desde hace un tiempo circula un mito que dice que los humanos solo usamos el 10 por ciento de nuestra capacidad cerebral. Este mismo mito sugiere que, si fuéramos capaces de utilizar el 90% restante, podríamos “desbloquear” habilidades increíbles.

En realidad, usamos la mayoría de nuestro cerebro casi todo el tiempo. Los escáneres cerebrales han demostrado que usamos casi todo nuestro cerebro todo el tiempo, incluso cuando estamos dormidos, aunque los patrones de actividad y la intensidad de esa actividad puedan diferir dependiendo de lo que hagamos o de la fase del sueño en la que nos encontremos.

El neurólogo Krish Sathian explica que, incluso cuando estás ocupado en una tarea y algunas neuronas se dedican a esa tarea, el resto del cerebro está ocupado haciendo otras cosas. De esta manera, la solución a un problema puede surgir después de dejar de pensar en ello o después de una noche de sueño, y eso se debe a que su cerebro no deja de trabajar en esa cuestión aunque tú no estés centrado en ella.

cabeza con laberinto sufriendo los efectos del quimiocerebro

Hemisferio predominante

Se habla mucho sobre la predominancia de un hemisferio sobre el otro y sus implicaciones en la personalidad. De hecho, esta es una de las curiosidades sobre el cerebro más conocidas. Se supone que las personas de cerebro izquierdo son más inclinadas matemáticamente y analíticas, mientras que las personas de cerebro derecho son más creativas.

Pero esto no es así. Si bien es cierto que cada uno de nuestros hemisferios tiene funciones ligeramente diferentes, las personas en realidad no tienen un lado del cerebro “dominante” que rige su personalidad y habilidades.

En cambio, la investigación ha revelado que las personas usan los dos hemisferios cerebrales prácticamente en la misma medida. Sin embargo, lo que es cierto es que el hemisferio izquierdo del cerebro está más preocupado por el uso del lenguaje, mientras que el hemisferio derecho se aplica más a las complejidades de la comunicación no verbal.

Cambios con la edad

A medida que envejecemos, las partes de nuestro cerebro comienzan a reducirse de forma natural, perdiendo neuronas. El lóbulo frontal y el hipocampo, dos regiones cerebrales clave en la regulación de los procesos cognitivos, que incluyen la memoria y la recuperación, comienzan a reducirse cuando alcanzamos los 60 o 70 años.

Sin embargo, nuevas investigaciones sugieren que los cerebros adultos también pueden generar nuevas células. Esto aumentaría las posibilidades de nuestra plasticidad cerebral, además de nuestra capacidad de adaptación.

El proceso en el que se crean nuevas células nerviosas en el cerebro adulto se llama neurogénesis. Las estimaciones sugieren que un humano adulto promedio produce 700 nuevas neuronas al día solo en el hipocampo.

Todavía quedan muchas curiosidades sobre el cerebro que descubrir

A pesar de los muchos avances en investigación y tecnología clínica, todavía nos quedan muchas preguntas sin respuesta, muchas curiosidades sobre el cerebro por descubrir. Por ejemplo, todavía no comprendemos cómo se procesa la información compleja en el cerebro.

Así, todavía no podemos explicar buena parte del funcionamiento de nuestra conciencia, qué parte de nuestra personalidad está determinada por nuestro cerebro, por qué dormimos y soñamos o cómo almacenamos y accedemos a los recuerdos, entre otras muchas cuestiones. De esta manera, los nuevos descubrimientos nos enseñan, pero también nos regalan nuevos interrogantes.