6 signos silenciosos de la depresión

Okairy Zuñiga · 24 diciembre, 2015

Escuchamos muchos mitos sobre la depresión. Aquí mismo hemos tocado el tema en innumerables ocasiones. Todo esto nos ha ayudado a entender que la depresión es un problema muy serio que puede afectar a cualquiera.

Lo que quizás no sepas es la depresión puede llegar en cualquier momento de la vida. Por ello, debemos conocer los signos silenciosos que nos alertan sobre ella. De esta forma estarás más preparado para saber si tú o un familiar cercano comienzan a vivirla. Toma nota de estos signos silenciosos de la depresión y no dudes en pedir ayuda cuando aparezcan en tu vida.

1. Irritabilidad

Es común pensar que la depresión forzosamente va acompañada de tristeza y lágrimas. Pero debes saber que algunas personas experimentan irritabilidad y enojo como parte de la misma. Esto no significa que la tristeza no esté presente. Tan solo es otra forma de experimentar y exteriorizar las emociones.

Por esta razón, debes estar alerta para ver estos cambios de humor. No te quedes con la idea de que es culpa tuya o de tu falta de paciencia. Toma un momento para entender qué te está pasando y considera la posibilidad de que sea depresión.

Mujer con flores en la mano

2. Dificultades para dormir

Pasar alguna noche con dificultades para dormir es normal. El estrés, las preocupaciones de la vida diaria y las responsabilidades pueden ocupar tu mente e impedir que descanses. Tan solo recuerda que lo común es que esta situación pase rápido cuando encuentras la solución a tus problemas.

En caso de que dormir te resulte un problema constante sin causa médica alguna, date un respiro. Mucha gente con depresión tiene problemas para conciliar sueño mientras que otros dormirán más.

Analiza tus hábitos de sueño e identifica cualquier cambio reciente. ¿Te cuesta dormir?, ¿puedes pasar más horas de las habituales durmiendo?, ¿qué pensamientos tienes antes y después de dormir?

3. Disminución en la energía

¿Antes podías ir al trabajo, salir con amigos y seguías con energía para hacer algo de deporte? ¿Ahora cualquier tarea te deja sin energía? Con el paso de los años es normal que tus niveles de energía bajen.

Lo que no es normal es que de pronto te sientas sin ganas de hacer nada. La depresión absorbe toda tu energía y te deja en un estado letárgico. Las cosas que antes te inspiraban y los sueños que te motivaban dejan de tener importancia.

La depresión te hace sentir que muchas cosas ya no tienen sentido. Dejarás de intentar nuevos objetivos y te darás por vencido mucho antes de intentar otros.

4. Culpa

Culparte en exceso y sin razón alguna no es sano. La depresión te hará sentir culpa por todo. Si últimamente te culpas por todo, desde tu divorcio hasta los problemas de tus hijos adultos, debes analizar qué está pasando.

Mujer atrapada entre espinas

Alguna personas muestran como primer síntoma de la depresión solo la culpa. Otros muestran culpa y tristeza o culpa y enojo. Antes de comenzar a criticarte o creer que estás exagerando la situación, intenta ver que más sientes y por qué.

5. Extroversión excesiva

Podría no parecerlo, pero muchas personas ocultan su depresión detrás de la sonrisa. Con ellos es más difícil saber su condición. Si tú eres de estas personas, es importante que entiendas que nadie te va a juzgar o criticar por tus emociones. Entre los comportamientos más habituales de los depresivos que buscan lucir extrovertidos están:

  • Comportamientos sexuales riesgosos.
  • Adicción al juego
  • Consumo y abuso de drogas

Puedes pensar que estos comportamientos te ayudarán a verle una mejor cara a la vida. Pero la mejor forma de enfrentar tus problemas es tomando control de ellas.

6. Problemas de concentración

Si estás teniendo problemas para mantenerte enfocado puede ser señal de depresión. Las personas con este problema suelen tener problemas para recordar dónde dejaron sus cosas o lo que tenían que hacer.

Es importante que aprendas a diferenciar entre la distracción ocasionada por tus obligaciones y la ocasionada por la depresión. ¿Estás más concentrado en tus problemas? ¿Tu productividad se ha visto afectada aunque tu rutina es la misma?

No temas pedir ayuda

Si tienes al menos una sospecha de sufrir depresión, no dudes en buscar ayuda. Este es un problema mucho más serio de lo que podría parecer a primera vista. La buena noticia es que atenderlo es muy sencillo, solo necesitas tomar la decisión y buscar la asistencia de la terapia.