7 pasos para minimizar el dolor al poner fin a una relación - La Mente es Maravillosa

7 pasos para minimizar el dolor al poner fin a una relación

Eva Maria Rodríguez 17 diciembre, 2015 en Emociones 1859 compartidos
Mujer-triste-sentada-en-una-silla

Poner fin a una relación de pareja no es fácil. Pero si algo no funciona, no funciona. Aún así, duele. Por eso es importante que intentar acabar esa relación duela lo menos posible. La manera de decirlo, el lugar elegido o el momento son claves para que sea lo menos traumático posible para ambas partes.

El hecho de prepararse para dar la noticia al otro supone un estado de ansiedad y estrés que puede resultar aterrador. De hecho, muchas personas prorrogan la relación por no saber enfrentarse a esta situación y a este miedo. Pero cuanto más tiempo pasa, más difícil y terrorífico resulta romper.

Poner fin a una relación es siempre doloroso, pero aquí hay algunas formas de disminuir ese dolor. Estas estrategias implican saber gestionar las emociones y no dejarse llevar por las circunstancias, así como haber meditado muy bien el por qué.

 1 – Queda con tu pareja para hablar

Lo primero que tienes que hacer es decirle a tu pareja que quieres hablar, pero sin darle a entender que tienes planes íntimos para ese momento. Si el otro va pensando en una cosa y se encuentra con otra, la noticia le va a caer como una bomba cuyos efectos no puedes predecir.

Pareja hablando

Esto significa algo muy obvio: para terminar una relación debes quedar personalmente con tu pareja. No le envíes mensajes a través del móvil o por email, ni se lo digas por teléfono. Estas son formas muy crueles de terminar una relación, y no por hacerlo así sufrirás menos.

2 – Asegúrate de que no te van a interrumpir

Cuando quedes con tu pareja para terminar la relación, hazlo en un lugar y un momento en el que no te vayan a interrumpir. Eso supone no quedar en lugar a la vista de todos, donde cualquiera puede aparecer para deciros algo.

Además, quedar donde alguien os pueda ver puede ser muy embarazoso por la respuesta emocional que el otro puede tener o por la actitud que pueda adoptar. De hecho, esta reacción puede ser mucho más violenta al haber público.

3 – Evita momentos altamente emocionales

Elegir bien el momento para finalizar una relación es también importante. De hecho, a veces conviene esperar, para no dejarse llevar por el dolor, la frustración, la ira o la tristeza que pueda haber generado la situación de pareja o cualquier otro acontecimiento. Lo mejor es esperar a estar calmado y tener la mente clara, para transmitir seriedad y para no sacar las cosas de contexto.

4 – Controla tus emociones

La reacción del otro cuando termines una relación no la puedes prever, y no te va a gustar. Por eso tienes que hacerte a la idea de que tienes que saber controlar tu respuesta emocional.

Debes ser consciente de que, para evitar el dolor de la ruptura, tienes que evitar reacciones de lástima. También tienes que evitar mensajes contradictorios o consolar al otro. Esto hará que la situación sea más difícil todavía.

5 – No culpes o critiques al otro

Para reducir al máximo el dolor de la ruptura es importante que evites culpar al otro o criticarlo. Eso lo pondrá a la defensiva, lo que hará que la conversación sea todavía más difícil. En su lugar, enfoca el problema como algo de los dos. Expresiones como “esto ya no funciona” hacen mucho más fácil la ruptura que otras como “esto que haces me molesta”, a pesar de que sea cierto.

Utiliza un lenguaje lo menos emocional que puedas, evitando en la medida de lo posible decir “tú” y “yo”. Habla expresando tu dolor y pena por el hecho de que las cosas no funcionen, sin culpar ni criticar.

Perfil de pareja en rosa y azul

6 – Evita estereotipos y frases hechas

Frases como “no es por ti, es por mí”, “todavía podemos ser amigos” o “seguro que hay alguien mejor para ti esperándote en algún sitio” son palabras hechas y vacías.

Evita las expresiones y reacciones estereotipadas. Eso solo provocará una reacción peor en el otro y te hará sentir peor, porque tú mismo te darás cuenta que, sometiéndote a esos tópicos, pierdes parte del control

7 – Respira conscientemente antes de decir cualquier cosa

Como no sabes qué va a pasar, tampoco sabes cómo vas a reaccionar. Esto es lo genera tanta ansiedad. Por eso, antes de responder a lo que el otro te diga, respira conscientemente. Respirar te permitirá mantener el control de tus emociones y no dejarte llevar por ellas.

Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para tod@s los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar