7 tipos de violencia comunes a los que nos enfrentamos - La Mente es Maravillosa

7 tipos de violencia comunes a los que nos enfrentamos

Edith Sánchez 14, Julio 2017 en Emociones 766 compartidos
ojo que mira la violencia

La violencia es una de esas epidemias que conoce pocos límites o fronteras. Lamentablemente ha adoptado muchas caras y la podemos encontrárnosla en cualquier lugar del planeta. Desde algunas fórmulas por las que nos piden o nos reclaman hasta las guerras más cruentas que se cobran centenares de vidas en demasiados lugares. Además, aunque no participemos directamente de estas últimas, sí somos testigos de ellas y terminan afectándonos en diferentes grados.

Parece que la agresividad, o una parte de ella, está escrita en nuestra herencia genética; sin embargo, la violencia, que es una forma de manifestación de esta agresividad, es cultural. Se aprende y se reproduce (y por lo tanto se enseña y se valida). Además y por lo mismos, también se puede desaprender y dejar de fomentarse.

La violencia es el miedo a los ideales de los demás”.

-Mahatma Gandhi-

Para lograrlo, uno de los pasos más importantes es el de identificar las formas que adopta para manifestarse. A continuación haremos un pequeño inventario de sus escenificaciones más comunes.

1. Violencia económica

Este tipo de violencia tiene dos caras. Una de ellas es directa y otra encubierta. La violencia económica directa es aquella que se ejerce abiertamente contra tus bienes o tu patrimonio. Los robos, las estafas, los timos y todas aquellas acciones en las que tus finanzas terminan siendo afectadas de una manera ilegal e injusta.

Manos con dinero y cadenas

La violencia económica encubierta corresponde a los mecanismos internos del sistema económico que afectan tus intereses. Ocurre cuando, por ejemplo, en la dinámica del mercado laboral bajan los salarios y te ves obligado a enfrentar una competencia desleal (otros cobran poco y son contratados más fácilmente). También, por supuesto, cuando se imponen medidas aparentemente ecuánimes que en realidad sirven a intereses ajenos.

2. Violencia política e institucional

La violencia política comprende a todo el conjunto de prácticas que puede realizar determinado partido político en contra de tus intereses o en las que eres utilizado como instrumento. Por ejemplo, cuando eres contribuyente y al mismo tiempo víctima de una clase política corrupta.

La violencia institucional tiene que ver con los maltratos o abusos de los que puedes ser víctima en relación con alguna institución. Es el caso de un servicio que te prestan mal o a medias, causándote perjuicios. O también la violencia en las instituciones médicas donde muchas veces ignoran o minimizan tu dolor.

3. Violencia sexual y/o de género

Aunque estemos en el siglo XXI, no solo persiste la violencia contra la mujer, sino que en algunos casos ha aumentado. Este tipo de agresión tiene motivaciones de género como tal. Esto quiere decir que se inflige porque la mujer hace o no hace lo que los hombres, u otras mujeres, esperan o exigen de ella.

Brazo de un hombre y mujer sentada con miedo por la violencia

Los hombres también son víctimas de violencia sexual y emocional por parte de las mujeres y de otros hombres. A veces aparecen prejuicios o rechazos por el simple hecho de ser hombres. Desgraciadamente también han aumentado las denuncias de abusos sexuales a menores por parte de las mujeres.

4. Violencia cultural

La publicidad en buena parte propone un estilo de vida que muchos terminan copiando. Se le considera una forma de violencia en tanto instaura una suerte de hegemonía que termina alimentando la intolerancia y el desprecio por los modelos de realidad o de vida que no se ajustan al estereotipo promocionado.

Así mismo, todavía hay muchas sociedades en el mundo que aprueban y legitiman la violencia contra determinados segmentos de la población, colectivos o minorías. Allí cabe la persecución que se emprende contra etnias, comunidades LGTBI, etc.

5. Violencia religiosa

Son muchísimos los grupos religiosos y sectas que operan hoy en el mundo y que luchan por ganar poder y adeptos. Aunque algunas de ellas pueden ser una expresión genuina de fe, lo cierto es que el interés que hay detrás de muchas de ellas es el económico de las personas que dictan y gestionan los mandamientos de dicha fe, no dudando en traficar con las esperanzas de las personas que les siguen.

violencia religiosa

Este tipo de sectas se valen del miedo y de la confusión de los seguidores para obtener dinero de ellos, ya sea de forma directa o indirecta (con su trabajo o disposición para captar más seguidores). Suelen ser los emisarios de mensajes macabros sobre el fin del mundo y la destrucción de la raza humana. A partir de ellos y utilizando el temor que pueden llegar a inspirar quiebran la voluntad de los creyentes y obtienen aquello que pretenden.

6. Ciberbullying

Con la aparición de las redes sociales comenzó a proliferar una nueva forma de acoso. De uno u otro modo, las nuevas tecnologías facilitan la labor de los acosadores, ya que dan una cobertura de anonimato a los más cobardes. Asimismo, las legislaciones de los diferentes países todavía no son muy claras en torno al tema y por eso muchos comportamientos violentos quedan impunes.

De igual manera, la posibilidad de captar imágenes y emitirlas en tiempo real está al alcance de todos; una posibilidad utilizada por muchos y que ha dado lugar a nuevas formas de violencia. Uno de ellas es que muchas veces alguien puede grabarte y subir el vídeo a las redes, utilizando tu imagen como burla o intentando reflejar que un comportamiento aislado es algo que te define. Para cuando lo detectes y exijas tus derechos, es posible que miles de personas ya hayan visto tus imágenes y hayan sacado unas conclusiones sesgadas.

7. Violencia informativa

La agenda de muchos medios de comunicación incluye una buena dosis de noticias violentas. Pareciera que cuanto más truculenta es la información, más impacto produce y a más espectadores atrae. A veces, ver un telediario o abrir un periódico equivale a recibir un caudal de datos que por su selección y difusión distorsionan la imagen que nos llega de la realidad.

Lo peor es que si los medios de comunicación las ofrecen es porque hay un público que las consume y que de alguna manera se ha habituado al impacto que producen. Por lo mismo, los medios siempre están a la caza de esa información que supere en impacto a la anterior. El dolor, la muerte, las torturas y toda suerte de hechos terribles se han convertido poco a poco en espectáculo.

persona que practica la violencia

Las mencionadas son solo algunas de las formas en las que la violencia se manifiesta. La lista total es mucho más larga. Sin embargo hemos expuesto los principales tipos de violencia colectivas que por su magnitud y su calado nos terminan influyendo a todos.

Edith Sánchez

Escritora y periodista colombiana. Ganadora de varios premios de crónica y de gestión cultural. Algunas de sus publicaciones son "Inventario de asombros", "Humor Cautivo" y "Un duro, aproximaciones a la vida".

Ver perfil »
Te puede gustar