8 formas en que sacar a tu niño interior te hará más feliz

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 27 septiembre, 2015
Cristina Seva de los Ríos · 27 septiembre, 2015

La infancia es una época de la vida que solemos recordar con mucho cariño. La razón es que, cuando somos niños, tenemos una fuente inagotable de entusiasmo; cualquier objeto puede convertirse en un juguete, cualquier actividad, en una aventura.

Con el tiempo, nos hacemos adultos, el estrés y las responsabilidades se hacen dueños de nuestras vidas y, a menudo, nos olvidamos de guardar un espacio de tiempo para jugar, para conectar con nuestro niño interior.

Es importante, darle la mano a ese niño que todos llevamos dentro. Algunos estudios demuestran que dedicar tiempo a actividades propias de la infancia, que no supongan responsabilidad o competitividad, pero sí desinhibición y juego, está relacionado con mayores niveles de felicidad y menores niveles de estrés.

Reaprendamos a tomarnos la vida como un gran campo de juegos

Para ello, os traemos 8 formas diferentes para sacar al niño interior que llevamos dentro:

Colorear

Quizás estés familiarizado con el fenómeno de los libros de mandalas para colorear, sino, pregunta en tu librería más cercana y te asombrarás.

No se trata de una simple moda pasajera, sino que, cuando coloreamos, nos sumimos en un estado de concentración y desconexión de los problemas del día a día que ayuda a reducir el estrés.

Coloreando mandala

Jugar al aire libre

Los niños, especialmente en ambientes abiertos, corren, saltan y trepan por todo lo que se encuentran. Sin embargo, de adultos, lo que hacemos en la naturaleza suele ser más pasivo: comemos al aire libre, puede que caminemos y, en algunos casos, practicamos deportes de riesgo.

Aunque todas esas actividades son beneficiosas, la clave en este punto es hacer actividades más desestructuradas, que rompan con nuestra rutina y que pongan al cuerpo en situaciones poco comunes, para practicar habilidades como el equilibrio.

Es por eso que es bueno trepar a los árboles, columpiarnos, saltar a la comba, etc., porque son estados físicos no habituales.

Los juegos al aire libre nos sacan de la vida sedentaria que muchos de nosotros llevamos

Estas prácticas y juegos no solo desestresan y despiertan zonas de nuestro cerebro olvidadas, sino que, una vez en la práctica, liberan endorfinas, nos entusiasman y conectan con nuestro lado aventurero.

Soñar despiertos

Soñar despiertos es el equivalente a tomarnos un rato para nosotros mismos, sin nada que hacer, en el que dejemos vagar a la mente.

Puede ser en cualquier situación: tumbados en el parque, tomando un baño o sencillamente sentados en el sofá de casa mirando por la ventana.

La clave es no sentirse culpable por “estar perdiendo el tiempo” y dedicar un rato a dejar tranquila a nuestra mente, lejos del flujo de responsabilidades continuas del día a día.

Soñar despiertos no solo nos da un respiro, sino que además es un buen mecanismo para potenciar la creatividad, ya que, a menudo, cuando dejamos vagar las ideas al azar, estas se reordenan y hacen conexiones que nos permiten ver la realidad, los problemas que tenemos entre manos, de una forma distinta.

Crear

Hablando de la creatividad, cualquier actividad relacionada con ella es un estimulante perfecto para los estados de ánimo positivos. Está demostrado que las personas con un hobby creativo están menos estresadas mientras lo practican.

Los niños colorean, hacen recortables, collares de macarrones, puzzles… Lo importante aquí es dar rienda suelta a nuestra creatividad, a nuestros deseos de producir algo, aunque no vaya a traer ningún beneficio material e incluso, aunque creamos que no se nos da bien.

¿Te gusta cocinar, tejer, dibujar, construir maquetas? Lo que se te ocurra, lo importante es trabajar con las manos en actividades que nos ayuden a tomarnos la vida menos en serio, al menos durante un rato.

Abrazar

Los niños son mucho más desinhibidos a la hora del contacto fisico. Desafortunadamente, conforme nos vamos haciendo mayores ponemos más barreras físicas entre nosotros.

Pero abrazarse, darse la mano, demostrar el cariño a nuestros seres queridos mediante el contacto es una fuente de felicidad.

Abrazar estrecha los lazos afectivos, ayuda a crear un clima de intimidad y, cuando hay malos rollos de por medio, es una buena manera de suavizar el ambiente

Niño sentado abrazando a niña al atardecer

Dormir la siesta

O dormir bien, en general. A veces sacrificamos las horas de sueño para poder llevar a cabo todas las actividades que nos proponemos, pero dormir bien y descansar el cuerpo y la mente es fundamental para la salud, tanto física como mental.

Cuando dormimos nos regeneramos y es la única forma de alcanzar un estado óptimo de energía para enfrentar los retos del día a día. A veces una siesta puede ser una forma de renovar fuerzas para el resto del día.

Así que no pienses que cuando duermes estás perdiendo el tiempo, en realidad, estás invirtiendo en ti.

No tener miedo a equivocarse

Mientras crecemos, lo estamos aprendiendo todo y es normal que nos equivoquemos una y otra vez, ¡forma parte del aprendizaje!

Por alguna razón, de adultos tendemos a ver los errores como fallos y no como partes del camino, lo que hace que el miedo a equivocarnos a menudo nos paralice y nos distancie de nuestros deseos y metas.

Equivocarse no es un fracaso, es el síntoma de que lo hemos intentado y una buena forma de seguir aprendiendo

 

En definitiva, siempre que puedas, deshazte de tus prejuicios, juega, corre, salta, pierde el equilibrio y haz actividades sin ningún fin práctico o económico, verás como recuperas parte de la ilusión y el entusiasmo que seguro que recuerdas como un tesoro de la infancia.

Ese niño que llevas dentro está esperando que le des la mano para salir a que os divirtáis.

(Inspirado en este artículo.)