Nueve claves para alcanzar tus sueños

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 16 diciembre, 2017
Paula Aroca · 12 febrero, 2014

¿Qué puedes hacer para alcanzar tus sueños? ¿Es posible? Cuando vamos caminando por la calle, por un lado vemos a personas cansadas, alicaídas, con el rostro algo apagado y sumidos en el pesar. Sin embargo, a veces vemos a gente con buena actitud y presencia, triunfadores en potencia que miran hacia el horizonte, seguros de sí mismos.

Probablemente, los del segundo grupo se encuentren en el sendero hacia el éxito, hacia su propio éxito. Pero, ¿por qué existe esta distinción? ¿Qué es lo que hace que algunos tengan éxito y otros no? ¿Qué les diferencia?

“La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante.”

-Paulo Coelho-

Si tienes un sueño (esperemos que así sea), intenta convertirlo en realidad siguiendo estas 9 reglas. Se trata de algunas “claves de oro” puestas en práctica por aquellos que logran su propósito en la vida.

1. No pongas excusas para alcanzar tus sueños

Un sueño se trata de algo que llenaría nuestra existencia si ocurriese, pero que a la vez resulta difícil de alcanzar. ¡Ojo!, la palabra difícil no significa “imposible”. Tus sueños son posibles, pero para llegar a ellos deberás sortear obstáculos e incluso batirlos. No pongas excusas ante algo posible.

 

Mujer animando a un niño a alcanzar sus sueños

 2. Esfuérzate

A corto plazo, costará; a largo plazo… podrías llegar adonde siempre has querido. Algo difícil requerirá altas dosis de sudor, sacrificio y empeño. No resoples ante la realidad, esfuérzate ahora, llega a tu objetivo y disfruta lo obtenido, puedes alcanzar tus sueños… o tambalarte entre la preocupación y la frustración durante el resto de la vida.

3. Nunca te rindas

Si aparecen obstáculos habrá veces que necesitarás más de un combate para vencerlos. El esfuerzo será inmenso, pero la gente con éxito nunca se rinde; por ello, justamente, lo han alcanzado. No hagas que el camino andado haya sido en vano.

Si lo intentas, fallas. No importa. Inténtalo de nuevo. Falla de nuevo. Falla mejor.”

-Samuel Beckett-

4. Mantente saludable

Aunque parezca un aspecto inconexo, presta mucha atención a tu alimentación, al deporte y a las revisiones médicas. En otras palabras, cuida tu salud, pues enfermar sería un obstáculo que dificultaría tu camino y alargaría aún más tu tiempo de espera para alcanzar tus sueños.

5. No olvides tus principios

 

Mujer en un pájaro persiguiendo sus sueños

Nunca olvides quién eres. Actúa de forma coherente contigo mismo. Si empiezas a desviarte de tu identidad, no sabrás quién eres y, por tanto, no sabrás por qué estás haciendo ciertas cosas. Olvidarás el valor de tus sueños… ¿Y acaso hay algo más triste que eso?

6. Arriésgate

Luchar por alcanzar tus sueños, superar obstáculos, supone necesariamente una asunción de riesgos. El presente ya lo conoces; el riesgo es un misterio. Así, a veces tendrás que elegir entre arriesgarte y luchar por tu sueño, o no arriesgarte y estancarte para siempre.

“Nada sucede a menos que primero sea un sueño.”

-Carl Sandsburg-

7. Ponte metas realistas

Toda meta a largo plazo conlleva metas intermedias. Organiza tu plan hacia tu sueño y ve meta por meta. En cierto modo esto te brindará más seguridad, pues por fracciones todo te parecerá menos arriesgado y sentirás un mayor control sobre tu vida.

8. Sé positivo

 

Mujer con arco iris animándote a alcanzar tus sueños

Para alcanzar tus sueños debes confiar en ti mismo. Acepta que no todo en la vida sale bien a la primera. Si no logras una de esas metas intermedias ahora, quizás puedas lograrla después. Recuerda: si has alcanzado muchas otras, eres capaz de todo.

9. Sacrifícate por alcanzar tus sueños

Paso a paso llegarás a donde quieras. Tal vez tengas que pasar grandes penurias, tal vez tengas que trabajar por bajos sueldos, tal vez te veas obligado a no dormir ciertos días… No obstante, nunca olvides que tu sueño te está esperando y que todos esos sacrificios que hoy haces te recompensarán más tarde.

Pero, sobre todas las cosas, nunca dejes de soñar y tampoco de intentar conseguir sueños.