9 señales que indican que tu organización carece de diversidad de pensamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 4 agosto, 2018
Eva Maria Rodríguez · 4 agosto, 2018

Todas las organizaciones tienen problemas que necesitan ser solucionados, además de la necesidad de evolucionar para adaptarse a las nuevas exigencias, condiciones y nuevos escenarios que la sociedad demande. En este sentido, la diversidad de pensamiento puede ayudar a impulsar la resolución de problemas de manera innovadora y creativa.

Los miembros de cualquier organización reconocen que se debe actuar y crear estrategias para el cambio. Entonces, ¿por qué en ocasiones no se consigue? A pesar de que surjan buenas ideas, estrategias que poner en marcha y métodos, la mayoría de las veces se quedan en eso. ¿Qué hacer para transformarlo en acciones que aplicar?

Las claves son la responsabilidad y el compromiso. Al fin y al cabo, es mucho más fácil que otros comiencen a tomar medidas para evitar la posibilidad de equivocarse. Sin embargo, todos los líderes deben desarrollar la capacidad de tomar riesgos calculados. Si no lo hacen es porque carecen de diversidad de pensamiento. Profundicemos.

Diversidad del pensamiento: acoger el cambio para evolucionar

Las organizaciones deben abrazar la diversidad de pensamiento para descubrir nuevas formas de hacer las cosas y liderar con éxito el cambio. De hecho, esta capacidad enseña cómo acoger el cambio para evolucionar.

Glenn Llopis, autor del libro The Innovation Mentality, opina que la diversidad de pensamiento debería ser una importante ventaja competitiva para las organizaciones. El problema es que la diversidad suele ser confusa. En este sentido, afirma Llopis, que no cabe duda de que somos una sociedad diversa y multicultural, pero cuando se trata de la inclusión en los negocios, hablar de diversidad por lo general promueve justo lo contrario a la inclusión: marginación y victimización.

Es por eso que el tema de la diversidad no ha evolucionado, tanto a nivel general como personal. Se ha convertido más bien en diálogos en torno a ideas afines, que en contribuciones individuales.

Jefe con empleados

¿Carece tu organización de diversidad de pensamiento?

El líder sabio descubre las ideas afines a través de las diferencias en los demás. Por lo tanto, puede ver y aprovechar las oportunidades de forma más rápida para impulsar el crecimiento, fortalecer la ventaja competitiva y crear distinción en el mercado. Esa es la clave.

En función de esto, Glenn Llopis propone nueve signos que indican que en una organización no se está aceptando la diversidad de pensamiento. Son los siguientes:

  • Centrarse solo en los aspectos que nos inspiran y no en los perturban y crean conflicto.
  • Los líderes quieren control en lugar de influencia, quieren autoridad y obediencia en lugar de inspiración y actitudes de impulsos para mejorar.
  • El negocio define al individuo, en lugar de el individuo definir el negocio.
  • El lugar de trabajo no refleja el cambio demográfico cultural.
  • Nos sentimos demasiado cómodos con las palabras que usamos y se prefiere no crear tensión.
  • Los valores de la empresa no reflejan las realidades del lugar de trabajo.
  • No se desafían las plantillas antiguas y las formas tradicionales de actuar.
  • La vulnerabilidad es vista como una debilidad.
  • Los departamentos operan en silos.

Permitir que la diversidad de pensamiento entre en una organización se convertirá en una ventaja competitiva. Esto estimulará un nuevo crecimiento, atraerá nuevos talentos y generará nuevas oportunidades en el mercado. Solo entonces la organización podrá seguir los pasos en la dirección correcta para ir más allá del cumplimiento y el compromiso. Y, por fin, evolucionará.

Diferencias que agregan valor

Los líderes y las organizaciones necesitan ir más allá de la variedad normativa y abrazar la diversidad de pensamiento. Esta fortalece los modelos comerciales al permitir que las diferencias agreguen valor al negocio, impulsada por las relaciones en el lugar de trabajo basadas en la colaboración y la confianza. De esta manera, se acelera el crecimiento a través de la creación de oportunidades nunca antes vistas.

Además, el lugar de trabajo requiere diversidad de pensamiento para reconstruir negocios, organizaciones e instituciones sobre la base de creencias compartidas.

Hombre señalando una línea en evolución por la diversidad de pensamiento

Como vemos, la diversidad de pensamiento implica la unificación y la aceptación de las diferencias que, cuando se exploran más, respaldan los valores que unen a los miembros de la organización. Esta característica se basa en la inclusión: todos se escuchan unos a los otros y valoran las diferencias individuales lo suficiente para que todos contribuyan y crean que pueden alcanzar el éxito, la importancia y en definitiva, la evolución a mejor.