Abuso emocional y ansiedad, ¿cómo se relacionan?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 12 agosto, 2018
Eva Maria Rodríguez · 12 agosto, 2018

La ansiedad es una consecuencia común que aparece en las personas que han sufrido relaciones abusivas. Pero no todos los abusos en las relaciones son físicos. Hay otro tipo de abuso que también es muy común: el abuso emocional.

Este tipo de abuso tiene consecuencias graves y significativas para la persona que recibe el abuso. En este artículo vamos a ver cómo se relacionan abuso emocional y ansiedad, y los efectos que este tiene y que no se pueden ver.

“La violencia, sea cual sea la forma en que se manifieste, es un fracaso”.

-Jean Paul Sartre-

¿Qué es el abuso emocional?

El abuso emocional es un término para los comportamientos que un compañero/a usa para herir, controlar, manipular o asustar a su pareja. El abuso emocional es abuso contra las emociones de alguien, en lugar del cuerpo físico de alguien. Sin embargo, existen formas más sutiles de abuso emocional que pueden ocurrir en las relaciones, por lo que puede ser difícil notar cuándo ocurre el abuso.

Pareja enfadada

Algunas formas más claras de abuso emocional son, por ejemplo, las siguientes:

  • Amenaza de suicidio si tu pareja te deja o hace algo que no quieres que haga.
  • Insultos frecuentes, humillaciones y declaraciones sobre ti que son hirientes.
  • Control de tus comportamientos, incluida tu apariencia, a quién puedes ver y qué puedes hacer.
  • Amenazas o comportamientos intimidatorios.
  • Manipulación de comportamientos.

Otras formas mucho más sutiles de abusar emocionalmente de otras personas son las siguientes:

  • Los “tratamientos silenciosos”, donde la persona se niega a hablar con alguien.
  • Negarse a practicar el sexo para obtener algo.
  • Bromas negativas sin ningún cumplido o intento de impulsar a una persona.
  • Amenazar dejar una relación (o irse de casa) tras una pelea pequeña.
  • No permitir al otro hablar con nadie del sexo opuesto.
  • Revisar el teléfono de la pareja para comprobar llamadas, mensajes, etc.
  • Estar frecuentemente celoso, incluso sin motivo.
  • Culpar a la pareja por cosas que están yendo mal a uno mismo.

Hay que tener claro que muy pocas personas pueden decir que no han abusado emocionalmente de sus parejas (de sus hijos, de sus padres o de otras personas) en alguna ocasión. Pero si estas conductas suceden con frecuencia y afectan a la forma en que tú o tu pareja pensáis, sentís o actuáis, es posible que te encuentres en una relación emocionalmente abusiva.

Abuso emocional y ansiedad: efectos del abuso que no puedes ver

El abuso emocional puede no causar ningún hematoma físico o ponerte en riesgo de sufrir una lesión física importante. Pero los efectos de las relaciones emocionalmente abusivas son importantes. De hecho, pueden causar consecuencias emocionales duraderas.

Las personas que viven en una relación emocionalmente abusiva pueden sentir que no valen nada, ya que su relación puede devorar su autoestima y confianza. También pueden estar tristes o deprimidas, incluso sentir dolores sin razón aparente. Además, pueden sentirse solos, o sentir que se quedarán solos si su pareja les deja.

Sin embargo, no todos experimentan estos síntomas. Todos son diferentes. Por ejemplo, debido a que el abuso emocional puede ser bilateral (es decir, ambos se abusan emocionalmente), también es probable que tenga los mismos comportamientos: enojo, tratamientos silenciosos o gritos, entre otros, como resultado del abuso.

Mujer que sufre violencia psicológica mirándose en un espejo roto

También hay un síntoma que tiende a extenderse fuera de la relación y que puede durar toda la vida cuando no se trata: la ansiedad. De hecho, la ansiedad es quizás uno de los síntomas más comunes de abuso emocional. A veces, la ansiedad se limita a la relación. Pero otras veces puede incluso extenderse a otras situaciones, como el lugar de trabajo. También puede durar incluso si finalizas la relación.

El abuso emocional a menudo causa ansiedad, puesto que es casi la tormenta perfecta de eventos que producen ansiedad:

  • Causa estrés crónico, que es una de las causas más comunes de ansiedad.
  • Causa pensamiento excesivo.
  • Lleva a una baja autoestima y autoconfianza.
  • Hace que las personas se sientan nerviosas y preocupadas porque otras personas vuelvan a hacerles daño.
  • Le quita el apoyo social ya que es causado por alguien que necesitan para su apoyo.

Esta combinación de diferentes problemas implica que el abuso emocional puede fácilmente desencadenar síntomas de ansiedad en aquellos que lo experimentan a corto y largo plazo. En casos severos puede conducir a una combinación de ansiedad y depresión o incluso ataques de pánico.