Actitudes controladoras en pareja que debes evitar

Una pareja es un equipo, pero el respeto y la conexión no han de ser sinónimos de control. Te mostramos algunas actitudes dañinas que pueden afectar al vínculo afectivo.
Actitudes controladoras en pareja que debes evitar
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 30 mayo, 2021.

Última actualización: 30 mayo, 2021

Una relación de pareja ha de estar formada por dos personas maduras e independientes que deciden voluntariamente compartir su vida. Formar equipo, tomar decisiones en conjunto y tener en consideración la opinión y las necesidades del otro resulta fundamental a la hora de crear intimidad y compromiso. Sin embargo, es importante no caer en ciertas actitudes controladoras en pareja que pueden perjudicar el vínculo.

No todas las personas nos sentimos cómodas con el mismo grado de intimidad e interdependencia. Hay quienes buscan una conexión más cercana y constante con su pareja y hay quienes deciden contar con más espacios propios.

Cuando las necesidades son diferentes en ambos miembros de la pareja es común que uno de ellos pueda sentirse abrumado por las exigencias del otro mientras que la otra parte se siente desatendida. En estos casos la comunicación resulta imprescindible para negociar y llegar a acuerdos. Sin embargo, hay circunstancias en las que claramente se están traspasando los límites saludables en la relación.

Actitudes controladoras en pareja que debes evitar

Mujer mirando las conversaciones del móvil de su novio

Invadir la privacidad de tu compañero o compañera

Este es uno de los problemas de confianza más frecuentes y que causan mayores daños a los vínculos de pareja. Revisar los mensajes, las llamadas o los correos electrónicos de tu compañero o compañera no es aceptable. Del mismo modo que tampoco resulta lícito revisar sus facturas, sus gastos o sus movimientos.

Cuando se tienen sospechas de infidelidad o engaño es frecuente que la primera reacción nos lleve a invadir la privacidad del otro. Sin embargo, si deseamos mantener una relación saludable el camino pasa por compartir nuestras inquietudes con la pareja y tomar las decisiones que consideremos oportunas si la confianza se ha roto.

Interferir en sus relaciones sociales

Tener una relación de pareja no debería significar renunciar a otras parcelas de nuestra vida o abandonar otros vínculos significativos. La familia y los amigos han de tener cabida en nuestro día a día y el compañero o compañera ha de respetar su presencia y su importancia para nosotros.

No siempre las relaciones con los seres más allegados de nuestra pareja son todo lo cordiales o cercanas que nos gustaría. Aún así, no hemos de tratar de distanciarlos deliberadamente. Restringirle las salidas o el contacto con estas personas importantes es una de las actitudes controladoras en pareja que más daños causan.

Controlar sus decisiones vitales

Cuando se mantiene una relación de pareja las decisiones vitales de cada uno de los miembros repercuten en ambos; por ende, es importante que sean comentadas y consensuadas. Sin embargo, es común que en este intercambio de opiniones surjan actitudes egoístas o manipuladoras. 

Si tu pareja desea emprender, cambiar de trabajo o aceptar un ascenso que supondrá un riesgo económico o pasar menos tiempo en casa, piénsalo antes de negarte en rotundo.

Un compañero sentimental debería apoyarnos, alentarnos y buscar nuestra felicidad de un modo genuino; por ello, pese a que no estés totalmente de acuerdo con las decisiones de tu pareja, ten en cuenta que se trata de su vida y no trates de imponer o limitar en función de tus preferencias.

Criticarlo constantemente y el uso de la culpa para manipular

La crítica constante resulta sumamente dañina. No solo afecta emocionalmente a la persona que la recibe, sino que perjudica el vínculo de pareja haciendo que este se deteriore y caiga en dinámicas negativas.

Si sientes la necesidad de criticar frecuentemente a tu pareja por sus actos, sus palabras, su vestimenta o sus decisiones, detente y reflexiona: ¿realmente lo amas tal y como es? No tenemos la potestad de cambiar a los otros y utilizar la crítica para provocar un cambio no traerá resultados positivos.

Las emociones son el arma más poderosa de la manipulación. Muchos de nosotros hemos caído alguna vez en el error de inducir culpa en nuestra pareja para obtener un beneficio o restringirle nuestro afecto cuando no actuaba como queríamos.

No obstante, estas actitudes son dañinas e inmaduras. Si te descubres poniéndolas en práctica, trata de utilizar herramientas más positivas como el diálogo, la escucha y la comunicación asertiva.

Mujer con actitudes de control hacia su pareja

Las actitudes controladoras en pareja denotan inseguridad

Si te has sentido identificado con algunos de los puntos anteriormente expuestos, es importante que reflexiones al respecto. Las actitudes controladoras en pareja surgen de la carencia de recursos emocionales y de la inseguridad propia. 

Los miedos infundados, la insatisfacción o la necesidad de control tienen más que ver con la personalidad propia que con el vínculo de pareja en sí mismo. Por lo mismo, el trabajo personal es la base para resolver estas actitudes y mejorar la calidad de la vida en pareja.

Te podría interesar...
¿Por qué necesitas controlar a tu pareja?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Por qué necesitas controlar a tu pareja?

¿Sientes que necesitas controlar a tu pareja aunque esto esté dañando vuestro vínculo? Conocer las causas puede ayudarte a buscar soluciones.



  • Blázquez, M., Moreno, J. M., & García-Baamonde, M. E. (2015). Maltrato psicológico en las relaciones de pareja. La inteligencia emocional como factor protector y diferencias de género. Boletín de psicología113, 29-47.
  • Guzmán, M., & Contreras, P. (2012). Estilos de apego en relaciones de pareja y su asociación con la satisfacción marital. Psykhe (Santiago)21(1), 69-82.