Aislarnos nos vuelve cada vez más solitarios

13 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
Estar a solas es sano y reparador. Sin embargo, si llevamos este goce al extremo, después restablecer interacciones se volverá más difícil, ya que en este distanciamiento podremos haber quemado algunos de los puentes que nos unían a las personas con las que teníamos más confianza.

Cuando piensas en un plan perfecto, ¿nada te resulta más apetecible que quedarte en casa a solas con un buen libro? ¿Eres de quienes aman, disfrutan y atesoran su soledad como un valioso regalo? Esto es completamente válido y comprensible ya que los nivel de sociabilidad y extraversión de cada persona son diferentes. Sin embargo, es importante que vigiles este patrón y cuides que no se vuelva excesivo, pues aislarnos nos vuelve cada vez más solitarios.

Son muchas las razones que pueden llevar a una persona a aislarse de los demás, algunas de ellas son voluntarias y otras no tanto. En cualquier caso, la soledad puede resultar un lugar tan seguro, un refugio tan agradable, que la tendencia al aislamiento puede crecer sin que nos demos cuenta. Y esto es algo peligroso en tanto que las relaciones sociales significativas son imprescindibles para un correcto funcionamiento físico y mental.

Mujer leyendo arropada

Aislamiento y soledad

En primer lugar, es necesario tener clara la diferencia entre varios conceptos. El aislamiento consiste en estar separado física o emocionalmente de los demás, implica no estar en contacto, no estar conectado a otros. Esto es algo que muchas veces llevamos a cabo por propia elección. Las personas introvertidas tienden a aislarse durante cortos periodos de tiempo para recargar la energía que han gastado socializando, y esto les beneficia en gran medida.

Sin embargo, todas las personas necesitamos ciertos espacios de aislamiento en momentos determinados de nuestra vida. Tras una discusión, ante la pérdida de un ser querido o cuando nos enfrentamos a una decisión importante solemos replegarnos sobre nosotros mismos para calmar y aquietar la mente, reordenar nuestras ideas y pensar con mayor claridad.

Por su parte, la soledad hace referencia a una sensación subjetiva, angustiosa y desagradable de no tener a nadie con quien contar. Experimentamos la soledad cuando sentimos que nadie nos comprende, que nadie se interesa por nuestro bienestar. En definitiva, cuando no tenemos disponible el soporte social y emocional que necesitamos.

Entonces, podemos estar aislados sin sentirnos solos. Del mismo modo, podemos sufrir el peso de la soledad mientras nos encontramos rodeados de gente.

¿De qué manera aislarnos nos vuelve cada vez más solitarios?

Sin embargo, aunque se trate de conceptos distintos, ciertos estudios han encontrado que ambos se retroalimentan mutuamente. En otras palabras: aislarnos nos vuelve cada vez más solitarios. Esto sucede por varios motivos:

  • Si padeces cierto grado de fobia social, aislarte te permite evadir las situaciones temidas y evitar la ansiedad que te producen. Sin embargo, la evitación es el principal motivo por el que las fobias se perpetúan y permanecen en el tiempo. Si no te expones al estímulo ansiógeno, te privas de la oportunidad de comprobar que realmente no es tan terrible como creías y que, finalmente, sí podías con ello. Aislarte acrecienta el miedo.
  • El organismo humano tiene una gran capacidad de adaptación y si nos aislamos, nos acostumbraremos a este modo de vida. Esto no solo quiere decir que cada vez nos resultará menos incómodo y más placentero estar a solas, sino que además puede que perdamos parte de nuestras habilidades sociales. Así, cuando vayamos a enfrentarnos al mundo social tras un largo tiempo aislados, no solo lo percibiremos como más peligroso, negativo y amenazador, sino que además seremos socialmente más torpes y obtendremos interacciones menos satisfactorias. Un panorama que solo nos llevará a desear aislarnos de nuevo.
  • Las relaciones sociales hay que cultivarlas y cuidarlas para que se mantengan. Si nos acostumbramos a estar excesivamente aislados, si descuidamos la conexión con nuestros seres queridos, esta puede deteriorarse. De este modo, cuando deseemos volver a la vida social nos topemos con que hemos quemado los caminos más fáciles.
Mujer pensando sobre los tipos de egoísmo

Busca un equilibrio

La soledad severa y prolongada en el tiempo puede causar serios daños a nuestra salud física y psicológica, y es que es uno de los principales factores de riesgo en muchos trastornos mentales. Por ello, tanto si eres introvertido como si estás pasando por un periodo de aislamiento voluntario debido a cualquier otro motivo, trata de ser equilibrado.

Estar a solas es sano y reparador, pero en su justa medida. Si detectas que comienzas a percibir el mundo social como amenazador o negativo, si sientes que tus relaciones se están viendo perjudicadas, no dejes que la situación progrese. Cuidarte también es cuidar tus conexiones humanas.

  • Stickley, A., & Koyanagi, A. (2018). Physical multimorbidity and loneliness: A population-based study. PloS one13(1), e0191651.
  • Peplau, L. A., & Goldston, S. E. (Eds.). (1985). Preventing the Harmful Consequences of Severe and Persistent Loneliness: Proceedings of a Research Planning Workshop Held in Cooperation with the Department of Psychology, University of California, Los Angeles, February 10-12, 1982 (Vol. 5). US Department of Health and Human Services, Public Health Service, Alcohol, Drug Abuse, and Mental Health Administration, National Institute of Mental Health.
  • Beller, J., & Wagner, A. (2018). Loneliness, social isolation, their synergistic interaction, and mortality. Health Psychology, 37(9), 808–813.