Alguien como tú no puede tener dueño

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 16 octubre, 2016
Pedro González Núñez · 5 diciembre, 2015

Tener dueño es uno de los grandes dramas del ser humano de hoy y siempre. Por eso tú no debes permitir a nadie que domine tus actos, pensamientos y actuaciones, porque eres libre y no te mereces a alguien así.

Un ser humano que se cree dueño de otro, es una persona tóxica de quien has de huir con todas tus fuerzas, puesto que nada bueno va a aportar a tu vida, pero sí mucho negativo.

¿Por qué hay personas que desean ser dueños de otros?

Por desgracia, en este mundo la formación y educación se está convirtiendo más en adoctrinamiento que en libertad para aprender y enseñar a pensar a otras personas. Este hecho crea serios problemas como la falta de valores y la incapacidad para conocerse y aceptarse a uno mismo.

Además, la ambición se está convirtiendo en un extraño valor que es de capital importancia para una serie de individuos que se consideran por encima de otros, y se escudan en su dinero y poder para manejar los destinos de los demás.

Sombra de una mano que persigue a personas

En realidad, la falta del valor de la amistad, la sensatez, la solidaridad, la comprensión y la empatía, lleva a muchas personas por caminos totalmente errados, buscando felicidad y apego en el dinero, el poder y la falta de conocimiento de uno mismo.

Estos factores son vitales para entender que existen muchas personas perdidas en el mundo, que creen que con la dominación y el ser dueño de otros, pueden transformar su entorno en un lugar mejor, cuando esta idea es totalmente falaz.

En realidad, lo que hacen es volcar sus inseguridades en otras personas, provocando la infelicidad en los demás, y una falsa sensación de orgullo y trabajo bien hecho que se desvanece pronto, puesto que su inseguridad sigue ahí, y no está haciendo nada por tratarla y mejorar en ese aspecto fundamental de su vida.

El dueño es el verdadero esclavo

En realidad, una persona que ejerce como dueño de otra o de otras, es el verdadero esclavo de si mismo. Ya que en su interior vive una permanente lucha contra su inseguridad, en pro del control de los demás, pensando que eso le hará sentir mejor.

Pero tú, consciente de ti mismo, capaz de pensar y tener una opinión crítica, con tu libertad de pensamiento y acción, jamás debes dejarte encarcelar por seres dominadores que vuelcan toda su frustración sobre ti.

“El ejercicio de la dominación material apareja inevitablemente, para el mismo que la practica, una esclavitud más o menos acentuada.”

-Herbert Spencer-

¿Cómo descubrir a un aspirante a dueño?

Tú, que eres capaz de pensar por ti mismo, y tienes una visión positiva de la vida, una existencia feliz, y una gran capacidad para dar y recibir, podrás descubrir a un aspirante a dueño con gran facilidad.

Marioneta de una niña

Fíjate en las personas inseguras, que se creen imprescindibles para todo, que exigen mucho más de lo que ofrecen, que creen que si no hacen algo por sí mismas no sale bien, que son egoístas, que son posesivas, que solo buscan el bien particular, que solo miran por el dinero, que hacen cuanto sea necesario para triunfar, pese a quien pese…

Como puedes ver, hay muchas pistas que estos seres inseguros van dejando a su paso. Ellos estarán a tu lado mientras te necesiten, y te abandonarán cuando crean que hay alguien mejor esperándoles.

Tratarán de dominarte, de hacerte sentir culpable cada vez que su inseguridad aparezca, puesto que si no son capaces de ser tu dueño, no se sienten cómodos, y te necesitan dócil y a su servicio.

“Tolera mal toda imagen de sí mismo, sufre si es nombrado. Considera que la perfección de una relación humana depende de esa vacancia de la imagen: abolir entre los dos, entre el uno y el otro, los adjetivos; una relación que se adjetiva está del lado de la imagen, del lado de la dominación y de la muerte.”

-Roland Barthes-

Por eso tú, que eres capaz de pensar por ti mismo y sabes lo que quieres en la vida, no necesitas ni te mereces tener dueño. Tú tienes que ser libre y feliz, porque has trabajado muy duro para saber cómo es tu vida y personalidad, y actúas en consecuencia.

Evita al dueño de tu vida, porque las cadenas no están hechas para el ser humano. Cada persona merece la oportunidad de ser feliz y libre, pero solo con el autoconocimiento se puede lograr. De lo contrario, serás alguien muy desgraciado y ávido de dominación.