Alicia Lardé y John Nash, un amor que lo desafió todo

Edith Sánchez·
24 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
24 Junio, 2020
Alicia Lardé fue una física brillante, que renunció a sus ambiciones profesionales para dedicarse a un hogar en el que su esposo y su hijo padecían de esquizofrenia. Ella logró ver el trastorno desde otro punto de vista y esto contribuyó a que disfrutaran de una vida mejor.
 

El nombre de John Nash no necesita presentación: su historia de vida se hiciera famosa a través de la película Una mente maravillosa. Por el contrario, casi nadie sabe quién fue Alicia Lardé, su esposa. Esta valiente mujer no solo fue fundamental en la vida de Nash, sino que también probó con hechos que el amor es más fuerte que todo.

A Alicia Lardé también se le debe un cambio en la percepción de la esquizofrenia. Su relación con Nash mostró que los secretos para salir del abismo en que este trastorno sume a las personas tiene más que ver con los afectos y las relaciones constructivas, que con las medicinas y los tratamientos hospitalarios.

Aunque la película fue fiel a la realidad en varios aspectos, también introdujo algunos elementos de ficción. La cinta no reflejó la brutal lucha que tuvo que enfrentar esta pareja, conducida por Alicia Lardé, para sortear no solo el trastorno de Nash, sino también el del hijo de los dos, John Charles Martin Nash.

He buscado a través de lo físico, lo metafísico, lo delirante, … y vuelta a empezar. Y he hecho el descubrimiento más importante de mi carrera, el más importante de mi vida. Sólo en las misteriosas ecuaciones del amor puede encontrarse alguna lógica”.

-John Nash-

John Nash y su mujer en la boda
 

Quién era Alice Lardé

Alicia Lardé nació en San Salvador (El Salvador), en 1933. Venía de una familia muy prestante, llena de figuras intelectuales de gran prestigio. Su padre era médico y una de sus tías fue una famosa poetisa. La familia se instaló en Estados Unidos cuando Alicia era apenas una niña. Fue a un colegio católico muy exclusivo de Nueva York y luego entró a estudiar física en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (M.I.T.).

Corrían los años 50 y ella era una de las pocas mujeres que estudiaba esta ciencia. En el Instituto donde adelantaba su carrera, John Nash era un profesor del que se hablaba con particular admiración. Se había hecho célebre por su hazaña de haber obtenido un doctorado a los 22 años, en la famosa Universidad de Pricenton.

En varias entrevistas, Alicia Lardé dijo que Nash le pareció muy atractivo desde la primera vez que lo vio en clase. Era joven, rubio y genial en su área, por lo cual le atrajo de inmediato. Nash, por su parte, también se sintió atraído por la belleza exótica de la salvadoreña, que también fue una de las pocas mujeres en graduarse en física, en aquella época.

Un matrimonio con vicisitudes

Alicia Lardé y John Nash se casaron en 1957 y poco tiempo después comenzaron a manifestarse los primeros síntomas de la esquizofrenia que ya aquejaba al genio. Ella quedó embarazada muy pronto, mientras que el comportamiento de Nash se iba haciendo cada vez más difícil. Por fin, en 1959 la situación alcanzó tal gravedad que tuvo que se internado en el Hospital McLean.

 

Fue entonces cuando le diagnosticaron esquizofrenia paranoide y lo sometieron a los tratamientos de la época, incluido el electroshock. Nash estuvo dos meses en el hospital y cuando fue dado de alta renunció a su cargo como profesor en el M.I.T; así mismo, abandonó a su esposa y a su hijo recién nacido y se fue a Europa. Allí protagonizó varios episodios extremos, pues creía que había un complot mundial dirigido por el Papa.

Después volvió a los Estados Unidos y durante varios años estuvo entrando y saliendo de diversas instituciones psiquiátricas. Alicia Lardé sintió que no podía más con esta situación y la pareja se divorció en 1963. Nash fue a vivir con su madre, hasta 1968, cuando ella murió.

John Nash y su mujer

Un amor muy fuerte

Tras la muerte de su madre, Nash quedó completamente desamparado. Así que Alicia lo acogió de nuevo en su casa, pues sabía que de lo contrario él terminaría mendigando en las calles. Allí comenzó una etapa muy difícil, pero también exultante y llena de revelaciones para la pareja. Alicia Lardé pensaba que su esposo necesitaba, sobre todo, amor, comprensión y aceptación. No se equivocó.

 

Durante varios años, ella tomó las riendas del hogar. Trabajó para sostener a la familia en casi todos los sentidos y asumiendo como su responsabilidad la enorme dependencia de Jhon. Su labor como programadora y analista de datos les permitió a todos sobrevivir durante alrededor de 30 años. Mientras tanto, Nash alternaba periodos de lucidez con otros periodos más críticos.

A comienzos de los años 90, Nash comenzó lentamente a recuperarse. Después vino el Premio Nobel de economía, en 1994. John se volvió cada vez más lúcido y poco a poco pudo dejar los medicamentos. La pareja volvió a casarse en 2001. Vivieron varios años de gran dicha, hasta que tuvieron un accidente de tráfico en 2015 y murieron juntos.

 
García, H. M. (2016). John Forbes Nash, Jr.(1928–2015). Economía Informa, 397, 139-145.