Amar a una persona con conductas autodestructivas

Si amas a alguien que se autodestruye, no olvides salvaguardar tu bienestar. Solo si tú estás bien, podrás acompañar, servir de apoyo sin juzgar y guiar a esa persona para que busque recursos y ayuda profesional.
Amar a una persona con conductas autodestructivas
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 31 diciembre, 2021

Amar a una persona con conductas autodestructivas es vivir en una espiral de sufrimiento. Si hay algo que uno siente es la necesidad persistente de rescatar, reparar, ayudar y facilitar el cambio de ese ser amado. Sin embargo, pocas cosas son más frustrantes que ver cómo ese comportamiento nocivo, lejos de desaparecer, persiste y hasta se intensifica.

Es decisivo comprender que este tipo de realidades se rigen por impulsos muy difíciles de controlar. También por patrones de pensamiento y sesgos cognitivos que conforman un enfoque que solo atisba lo negativo y catastrófico. Falla la autoestima y muchas veces también puede existir detrás más de un trauma psicológico.

Adicciones, autolesiones, falta de confianza en uno mismo, tendencia al aislamiento, celos, autoindulgencia y obsesión persistente de que todo les sale mal… La autodestrucción se manifiesta de muchas maneras y el resultado siempre es el mismo: infelicidad y sufrimiento del entorno.

Querer a quien no se quiere es una forma de lenta asfixia de que podemos salir muy mal parados. Saber comprender y manejar estas situaciones es clave. Lo analizamos.

Las personas autodestructivas comparten un elemento en común: se odian a sí mismas. Y cuando alguien se desprecia, asume que no merece ayuda.

chica triste simbolizando lo que es amar a una persona con conductas autodestructivas

¿Cómo se manifiesta la autodestrucción?

Entendemos que una persona manifiesta conductas autodestructivas cuando muestra acciones y decisiones que van en contra de sus intereses y bienestar físico y psicológico. Trabajos de investigación, como los realizados en la Facultad de Medicina de Harvard, señalan que muchas veces el origen de este comportamiento está en posibles traumas de infancia.

Factores como el maltrato, el desapego emocional o la pérdida de algún progenitor estarían detrás de esta realidad. Aunque tampoco podemos descartar factores biológicos y contextuales. Ahora bien, lo que siempre veremos en estos casos es la incapacidad de mantener una vida estable y de disfrutar de las experiencias placenteras o incluso de tomar conciencia del amor que les rodea.

Estos son algunos ejemplos de las conductas y reacciones que podremos observar en estas personas:

  • Baja autoconfianza.
  • Tendencia a la negatividad.
  • Autoindulgencia (insistencia en que a ellos todo les va mal, recreándose incluso en su inutilidad o mala suerte).
  • Incapacidad para afrontar los problemas, por muy pequeños que sean.
  • Baja autoestima.
  • Constantes problemas interpersonales, tendencia a las discusiones, nula capacidad para comprometerse en algo a corto y largo plazo.
  • Evidencian desde problemas de la conducta alimentaria hasta tendencia a las autolesiones.
  • Puede aparecer la ideación suicida.
  • Tienden al aislamiento.
  • Rehúyen todo tipo de ayuda.
  • Suelen usar el chantaje emocional y el victimismo.

Detrás de la conducta autodestructiva suele estar en muchos casos un trastorno límite de la personalidad (TLP).

escena para representar lo que es amar a una persona con conductas autodestructivas

Amar a una persona con conductas autodestructivas: ¿cómo podemos ayudar?

Amar a una persona con conductas autodestructivas es preguntarse de manera constante por qué no les basta nuestro afecto para cambiar. “¿Por qué no deja de beber por mí?”, “si me quiere y sabe que estoy a su lado ¿por qué piensa en el suicidio?”, “¿por qué no le basta todo el amor que le doy para ser feliz?”.

Tener una relación con alguien que no se quiere, que no busca ayuda y no cambia nos convierte en barcos a la deriva que se hunden por el peso de la frustración y la sensación de rechazo. También de abandono, porque quien no se respeta a sí mismo, no sabe amar a los demás como se merecen.

¿Cómo actuar en estas situaciones? Lo analizamos.

1. Entiende la realidad psicopatológica de tu pareja

Una persona autodestructiva subestima o no es consciente del impacto de sus acciones sobre sí misma o los demás. Está instalada en la negación y también en la espiral de la vergüenza. No es fácil tomar conciencia de sus propios impulsos y conductas. Es importante tener en cuenta que estas realidades clínicas siempre son síntoma de un trastorno subyacente, de un problema mental que debe tratarse.

Podemos estar ante un trauma, un trastorno límite de personalidad, trastornos de ansiedad, depresiones, etc. No podemos obligar a cambiar a nadie si él mismo no entiende la necesidad de hacerlo.

2. Salvaguarda tu salud psicológica

Amar a una persona con conductas autodestructivas puede llevarnos al borde de un abismo. Al del autosacrificio, a acabar descuidando las propias necesidades básicas, al agotamiento emocional y psicológico… Si de verdad queremos servir de ayuda es necesario saber poner límites y entender que nuestra misión como pareja no es “salvar” al otro. 

Nuestra tarea será la de estar junto a la persona que amamos apoyándola en todo, pero salvaguardando siempre nuestra integridad.

3. Es necesario implicar tomar conciencia de qué NO hacer

Hay una serie de banderas rojas que no conviene cruzar en estos casos. Son las siguientes:

  • Obsesionarnos con las conductas de la pareja y tomarlas de manera personal.
  • Chantajearlos: “si me quisieras de verdad no harías esto“.
  • Hacer uso de la vergüenza o humillación para instar un cambio en ellos: “es vergonzoso ver cómo te comportas”.
  • Decir a nuestra pareja que está enferma o loca y que necesita ayuda urgente. Este tipo de frases solo consiguen que la otra persona se ponga a la defensiva y se aleje mucho más. No funciona.

4. Algunas estrategias que pueden servir de ayuda

Amar a una persona con conductas autodestructivas es tener que lidiar con alguien susceptible, que elude el apoyo externo y que además asume que no merece esa ayuda. Esto implica tener que atemperar lo que se dice y lo que sea hace. Lo más adecuado es tener presente algunas ideas:

  • Es positivo recordarle al ser amado que lo amamos, que estamos a su lado para lo que necesite. Sin juzgar.
  • Mostrar compasión. Darle a entender que comprendemos lo complicado y desafiante que debe ser dicha situación para él/ella.
  • Comentarle que merece sentirse bien, ser feliz y que para ello siempre hay recursos a su alcance cuando lo desee.
  • Es importante comunicarle que confiamos en sus fortalezas para involucrarse en un proceso psicoterapéutico y superar esa situación con ayuda profesional.

Por último, y no menos importante, consideremos un aspecto más. En ocasiones, las personas autodestructivas derivan en comportamientos nocivos para los demás. Pueden surgir conductas violentas. Si estamos en una relación abusiva, es lícito y respetable optar por la ruptura.

Hay veces que en nuestra obsesión por salvar a los demás nos ponemos en riesgo a nosotros mismos. Es bueno tener presentes los límites.

Te podría interesar...
13 claves de supervivencia para las personas altamente sensibles
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
13 claves de supervivencia para las personas altamente sensibles

Las personas altamente sensibles tienden a abrumarse con facilidad ante distintos tipos de estímulos, como ruidos, olores o cambios de luz.



  • Beck, Aaron T.; Kovacs, Maria; Weissman, Arlene (1979). "Assessment of suicidal intention: The Scale for Suicide Ideation". Journal of Consulting and Clinical Psychology. 47 (2): 343–352. doi:10.1037/0022-006X.47.2.34
  • Gvion, Yari (2015). "Traumatic Experiences and Their Relationship to Self-Destructive Behavior in Adolescents". Journal of Infant, Child, and Adolescent Psychotherapy. 14 (4): 406–422. doi:10.1080/15289168.2015.1090863
  • van der Kolk, Bessel (December 1991). "Childhood Origins of Self-Destructive Behavior". The American Journal of Psychiatry. 12: 1665–1671.