Di que me amas: el amor en el histrionismo

El histrionismo en el amor es egocéntrico, demandante de atención y en ocasiones manipulador. Por eso, a veces resulta incómodo y pesado de sobrellevar en una relación.
Di que me amas: el amor en el histrionismo
Cristina Roda Rivera

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera.

Última actualización: 04 mayo, 2022

“Di que me amas, aunque me da igual”, podría venir de una persona con una tendencia asocial. “Di que amas porque lo necesito”, podría ser dicho por una persona con un patrón de conducta dependiente. “Di que me amas, y que lo vean los demás”, sería propio de un narcisista. Sin embargo, una persona evitativa podría desear que se lo dijeran, pero evitar demostrar su deseo por miedo.

El amor en el histrionismo es más difícil de definir. Podríamos asemejarlo con la frase: “di que me amas en tus redes, de una forma muy especial, inusual y llamativa”.

Resumir en pequeñas frases la “esencia” de algunos patrones o estilos de personalidad es muy atrevido. Sin embargo, también es útil para entender la dificultad de identificar un patrón de personalidad predominante en algunas personas. De hecho, muchas desean que las quieran de todas estas formas.

Además, en una época en la que todos hacemos un poco el show de nuestras propias historias de amor ante el público, diferenciar un patrón de histrionismo en el amor no es tarea sencilla.

Qué es un estilo de personalidad

Tener un estilo de personalidad significa que la persona interpreta las situaciones de una manera específica, reacciona positivamente a ciertos contextos y es “alérgica” a otros. Además, se comporta consistentemente de ciertas maneras, especialmente en las relaciones.

Así, una persona con un trastorno de personalidad tiene básicamente características similares a las que tienen el estilo correspondiente, pero de una forma mucho más pronunciada.

Por ejemplo, un estilo narcisista a menudo hace que las personas tengan éxito, mientras que un estilo histriónico se caracteriza por un gran dramatismo y una gran manipulación. Estas últimas quieren mucha atención y necesitan muchas señales de otras personas para demostrarles que son importantes.

Ambos estilos son particularmente comunes, especialmente en terapia, y también son compatibles con muchas tendencias de las sociedades industriales occidentales.

Di que me amas, pero nada de discreción

Debe haber mucho histrionismo en el amor de ficción para que triunfen las novelas turcas. Sin embargo, en la realidad, el histrionismo en el amor no resulta ni tan romántico ni pasional. Más bien se percibe como antinatural, pesado e incluso peligroso. A diferencia del narcisista, no temen quedar ridículos ante los demás, prefieren eso a pasar desapercibidos.

Las personalidades histriónicas suelen disfrutar cuando son capaces de acaparar la atención del entorno. Ahora bien, ¿qué hay detrás de ese deseo?

Para ellas, no ser vistas ni escuchadas es aversivo. Allí se caen y se rompen innumerables veces. Por eso, es un patrón de personalidad, ya que es muy difícil que eliminen esa forma de actuar en comparación con otras personas bajo las mismas contingencias y resultados.

Su historia personal es histriónica porque desde pequeños asumen la llamada de atención como la mejor forma de relacionarse. En este punto, llega la eterna pregunta: ¿la personalidad es dada antes por genética o por ambiente?

La vida en el histrionismo: un drama constante

Las personas con trastorno histriónico de la personalidad tienen una necesidad constante de buscar la aprobación de los demás. Emplean el encanto, la seducción, la manipulación y el coqueteo para llamar la atención sobre sí mismas. Tienden a enfadarse o sentirse deprimidas cuando se les pasa por alto o no son el centro de atención.

Se estima que entre el 2 y el 3 % de la población tiene un trastorno histriónico de la personalidad, y las mujeres tienen 4 veces más probabilidades de padecer esta afección que los hombres. Sin embargo, los expertos sugieren que las mujeres pueden recibir un diagnóstico excesivo del trastorno, mientras que los hombres pueden recibir un diagnóstico insuficiente.

La personalidad histriónica es más rara en los hombres y es menos tolerada socialmente. El histrionismo se traduce aquí en la jactancia, la fanfarronería, los relatos embellecidos de aventuras ventajosas que buscan enmascarar su debilidad y su falta de virilidad. La actitud del donjuanismo enmascara inhibiciones sexuales.

El histrionismo en el amor

Es común que estas personas eviten las relaciones afectivas genuinas con los demás. La personalidad histriónica necesita constantemente de otros para sentirse valorada.

Esta dependencia afectiva, acompañada de egocentrismo, va asociada a una extrema intolerancia a las frustraciones que, en determinados casos, adoptará formas espectaculares, siendo las más frecuentes el llanto intenso y la ira excesiva.

La inestabilidad caracteriza el estado de ánimo habitual de este tipo de personalidades: arrebatos de entusiasmo y desánimo se suceden sin descanso. También hay hiperactividad emocional.

Las personas con esta condición son egosintónicas, lo que significa que creen que su comportamiento es normal, por lo que les cuesta admitir que tienen un problema. Debido a esto, puede ser un desafío lograr que busquen tratamiento psiquiátrico, que a menudo se centra en la psicoterapia.

Esto tiene como consecuencia que los seres queridos luchen por hacer frente a un comportamiento demasiado dramático y emocional. Por eso, muchas veces es la pareja u otros familiares quienes acuden a psicoterapia para aprender a manejar la vida cotidiana.

Personas insatisfechas en las relaciones

Un estudio publicado en el Journal of Sex and Marital Therapy encontró que las mujeres con histrionismo tenían una asertividad sexual, una autoestima, un deseo sexual y una satisfacción marital significativamente más bajos. También experimentaron mayores niveles de preocupación sexual, aburrimiento sexual y disfunción orgásmica. Además, tenían más probabilidades de tener una relación extramatrimonial que las mujeres del grupo de control sin rasgos de histrionismo.

Por ello, es importante reconocer y familiarizarse con el cuadro del trastorno, si la pareja tiene este tipo de personalidad. De hecho, suelen preocuparse mucho por su apariencia y tiene cambios de humor rápidos, que pueden parecer “superficiales” a primera vista.

La importancia de la terapia

La mejor manera de entender a tu pareja es informarte sobre su trastorno, e incluso asistir a una terapia de pareja con ella. Al hacer esto, los dos podéis aprender más el uno del otro, y también cómo superar los obstáculos a los que puede estar enfrentándose la relación.

La intervención frente al histrionismo generalmente implica psicoterapia, una forma de “terapia de conversación” que permite a la persona descubrir nuevas partes de sí misma y aprender más sobre cómo piensa, actúa y siente.

Te podría interesar...
Más allá de lo que ves: trastornos de la personalidad
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Más allá de lo que ves: trastornos de la personalidad

Los trastornos de la personalidad son patrones de comportamiento estables que causan a veces gran malestar.Veamos algunos de ellos.



  • Apt C, Hurlbert DF. The sexual attitudes, behavior, and relationships of women with histrionic personality disorder. J Sex Marital Ther. 1994 Summer;20(2):125-33. doi: 10.1080/00926239408403423. PMID: 8035469.