¿Cómo son las personas narcisistas? (Trastorno narcisista de personalidad)

¿Cómo son las personas narcisistas? (Trastorno narcisista de personalidad)

Cristina Seva de los Ríos 17, Julio 2015 en Psicología 1079 compartidos

¿Conoces el mito de Narciso? En la mitología griega, Narciso era un joven de inigualable belleza, que rechazaba a todas las doncellas que se enamoraban de él.

Finalmente, fue castigado por los dioses a enamorarse de su propia imagen reflejada en la superficie de una fuente; incapaz de dejar de observar su reflejo, se arrojó al agua y murió convirtiéndose en la bella flor que lleva su nombre: el narciso.

Antes de que existiera la psicología, los mitos y las historias eran la forma en que la gente trataba de explicarse el funcionamiento de la realidad, de las personas, sus relaciones y sus conductas. Y, si algo nos da a entender la historia del desgraciado Narciso, es que un amor desproporcionado hacia uno mismo no puede tener un buen final.

Volviendo al presente, el narcisismo o trastorno narcisista de la personalidad es una categoría psicológica que describe una serie de conductas disfuncionales en la personalidad de un individuo.

shutterstock_205361662

En general, las personas narcisistas transmiten una idea de sí mismas desproporcionadamente positiva, sobrestimando sus habilidades y éxitos. Además, necesitan constante admiración y aprobación por parte de los demás, hacia los que muestran escasa o nula empatía.

Todas las personas somos distintas y tenemos algunos rasgos de los trastornos de personalidad que existen, que son los que nos hacen diferentes a unos de otros. Pero, mientras que un cierto grado de narcisismo o, llamado de otra manera, amor propio es normal, cuando esta forma de ser es extrema supone un problema o trastorno.

¿Cómo saber si estás ante una persona narcisista? Según el DSM IV (el manual fundamental que se usa en psiquiatría para diagnosticar los trastornos mentales), una persona podría probablemente ser diagnosticada de trastorno narcisista de la personalidad si cumpliese cinco o más de los siguientes puntos:

  1. Tiene un desproporcionado sentido de su importancia.
  2. Está preocupado por fantasías exageradas de éxito, poder, belleza o amor imaginarios.
  3. Cree que es “especial” y que solo puede ser comprendido o solo puede relacionarse con otras personas que son especiales o de alto estatus.
  4. Exige una admiración excesiva.
  5. Es muy pretencioso, irracionalmente espera tratos de favor o que se cumplan automáticamente sus expectativas.
  6. Explota a los demás en sus relaciones, por ejemplo, saca provecho de ellos para alcanzar sus propias metas.
  7. Carece de empatía: no reconoce o se identifica con los sentimientos y necesidades de los demás.
  8. A menudo envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él.
  9. Presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbios.

Este problema, como todos los de índole psicológica, afecta tanto al individuo que lo padece, incapaz de establecer relaciones saludables, como a quienes le rodean, ya que sufren por su falta de empatía y egocentrismo.

En el narcisista, su valoración de sí mismo depende en exceso de la de los demás y son especialmente sensibles a la crítica, de manera que exageran sus logros y se muestran pedantes, engreídos…

De hecho, algunos psicólogos creen que la causa que subyace al narcisismo puede ser, aunque parezca sorprendente, una baja autoestima; de ahí que necesiten la valoración constante y que no sean capaces de aceptar las críticas.

Si sumamos a esta forma de comportarse la falta de empatía y de consideración por el otro, al que difícilmente aprueban o escuchan, el narcisista está condenado a necesitar una aprobación que, debido a su propia forma de comportarse, es difícil que reciba, convirtiendo así su conducta en un círculo vicioso.

narcisista3

Seguro que te has encontrado alguna vez con una de estas personas. Cuando están en compañía, no pueden dejar de repasar sus logros y virtudes, rechazando los de los demás. Siempre pretenden tener la razón y pueden llegar a ridiculizar o despreciar a los otros.

Una relación con una persona narcisista, por norma general, es una relación tóxica y desigual, en la que el narcisista depende del otro para reafirmar su precaria autoestima, pero no es capaz de dar nada a cambio, especialmente lo más necesario en una relación saludable: empatía, apoyo, escucha y validación del otro.

¿Crees que conoces a alguna persona narcisista? ¿Alguna vez has tenido una relación con una persona así? ¿Cómo ha sido esa relación?

Cristina Seva de los Ríos

Licenciada en humanidades. Me encanta leer y aprender sobre todo lo relacionado con la mente.

Ver perfil »
Te puede gustar