And Just Like That: la serie que pone en alza la amistad a los 50

Muchos fans temían que la secuela de "Sexo en Nueva York" rompiera la magia. Sin embargo, "And Just like That" vuelve a ilusionar con su frescura y desenfado. Están muy bien estas nuevas historias de amigas a los 50.
And Just Like That: la serie que pone en alza la amistad a los 50
Cristina Roda Rivera

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera.

Última actualización: 14 enero, 2022

And Just Like That es la sorprendente y original continuación de la serie y las películas de Sexo en Nueva York. La exitosa serie, con seis temporadas y dos secuelas cinematográficas, toma un nuevo rumbo que apunta a un éxito asegurado.

Si la precuela The Carrie Diaries no entusiasmó a muchas y la segunda película parecía perder un poco la esencia de la serie, la secuela And Just Like That está dejando a muchos con la boca abierta. Tras una crisis financiera y una pandemia que ha cambiado el mundo, parece que Carrie no tiene intención de hacerlo. Y eso nos gusta, porque su honestidad hace marchar a muchos y seguir viéndola a todos las demás.

And Just Like That sigue utilizando la “pornografía de la riqueza” como telón de fondo de sus historias, llenas de ingeniosos giros de guion y de los habituales “chascarrillos” de sus protagonistas. Las historias que se cuentan nos atrapan en un escenario lejano, pero en unas conversaciones cercanas. La apuesta por la amistad como valor central a los 50 nos encanta.

Una secuela que se esperaba, pero que temíamos

Sin engañarnos, muchos nos temíamos lo peor con esta secuela. Creíamos que era mejor no estirar el chicle de este éxito en HBO que cambió las series para mujeres, le guste o no a muchos. Pensábamos que todo estaba dicho de unas mujeres en la madurez buscando un objetivo algo obsoleto: encontrar el amor en la gran manzana.

La serie Sexo en Nueva York nos atrapó capítulo a capítulo. Daba igual lo que estabas acostumbrada a ver: los diálogos eran divertidos, la duración de cada episodio perfecta y las tramas con la suficiente profundidad para no ser un producto televisivo más.

Amigas riendo en un cóctel

En la época dorada de series como Lost, Los Soprano o The Wire, las historias de cuatro mujeres que mostraban que la soltería no tenía nada de dramática enamoró a muchos. Los momentos dramáticos aparecían en la serie. Abandonos y distanciamiento de la familia, tratamientos de fertilidad, abortos, divorcios y humillaciones en la búsqueda del compañero ideal.

Sin embargo, hartas de series en las que mujeres solo sufren, documentales de chicas asesinadas y películas románticas, Sexo en Nueva York resultó ser, sin quererlo, algo transgresor. Sobre todo en mostrar el amor y la compañía de cuatro amigas, que despertaban envidia por su intimidad, “chulería” ante los desplantes y feminismo de “brilli-brilli”.

Entre copas, bailes, conversaciones y desengaños, muchos nos sentíamos cercanos a esas cuatro amigas. Por tanto, And Just Like That tenía el listón muy alto. ¿Qué nos esperaba de esas solteras ahora casadas? Por último, ¿cómo superar la marcha del cuarteto de Samantha, la más ingeniosa?

¿Por qué solo cambiar a los 50 si puedo mejorar?

Muchos sentimos cercanía, y también un poco de extrañeza con el primer capítulo. Todas han cambiado, física y emocionalmente. Sus vidas son radicalmente distintas. Pero la chispa estaba ahí y un giro en el guion obró la tragedia y el milagro: esta vez las amigas debían enfrentar una tragedia, lo que invita a ver el siguiente capítulo.

La serie incorpora nuevas tramas y personajes que son representativos de la revolución feminista de los últimos diez años. Carrie, Charlotte, Miranda y la desaparecida Samantha siempre fueron feministas, independientes y radicalmente libres. Enganchadas al amor romántico, pero mostrando sus contradicciones y trampas.

Sin embargo, no se hablaba de feminismo. No aparecía diversidad racial, personajes de género no binario o dramas de salud, maternidad y matrimonio. And Just Like That sigue siendo igual de superficial en su puesta en escena, pero ahora se ha hecho más diversa, más incisiva y más madura.

La serie es un homenaje a la amistad, el auténtico amor verdadero de todas las protagonistas.

And Just Like That: qué historias nos esperan

Lo mejor de esta secuela es que reunirá a todas las fans veteranas de Sexo en Nueva York y agregará nuevas e inesperadas seguidoras. Ellos, ellas y elles están de enhorabuena por este cambio de guion que no aburre.

Las espectadoras son guiadas en un trote rápido a través de la noticia de que la cuenta de Instagram de Carrie ha despegado ahora que está en un podcast. Cosas modernas, adiós a su columna en un periódico de papel.

Charlotte todavía se está tiñendo el cabello y organizando felizmente eventos escolares. Miranda dejó su trabajo de derecho corporativo y regresa a la universidad para obtener un título: “Maestría de los derechos humanos”. Lo hace después de darse cuenta de que ya no puede ser parte del problema y desarrollar una conciencia social que va más rápida que toda su experiencia como abogada.

En su entrada a la universidad, se niega a ser la “salvadora blanca” de los negros. Un guiño total a todos los cambios en los estudios de los últimos años. Sin embargo, esta nueva aprendiz de ciudadana abierta al mundo es torpe en lo políticamente correcto.

Miranda es tremendamente hábil cuando es natural y espontánea tratando con otras realidades que siempre estuvieron en Nueva York y que ahora, por fin, se empiezan a mostrar en la serie.

La serie lo consigue: nos trae de nuevo la magia, qué más da de qué vaya vestida

Por otro lado, al final del episodio uno, el giro inesperado de la serie significa que Carrie tendrá que navegar ante la vida moderna de manera diferente a la esperada. Explorar otras partes de lo que significa envejecer. Charlotte tendrá nuevas pruebas como madre y Miranda dudas existenciales sobre su matrimonio y su sexualidad.

And Just Like That no solo sorprende por lo audaz de su cambio de argumento, por restablecer la dinámica del grupo y la salida de Kim Cattrall del elenco de la serie. Lo hace con uno o más de los personajes periféricos de siempre y otros nuevos. El resultado es un elenco y un argumento demasiado interesante, como para dejarlos al margen.

La amistad a los 50 se vuelve irresistible y preciada, volvemos a querer tener gente así que nos acompañe. Sea la edad que sea. And Just Like That nos devuelve la magia: seguimos teniendo ganas de divertirnos con nuevas historias. El pasado de la serie y el nuestro, ya es algo lejano y no lo echamos de menos. Un auténtico milagro.

Te podría interesar...
La amistad, ese vínculo afectivo que nos une a otras personas
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La amistad, ese vínculo afectivo que nos une a otras personas

Es un lazo invisible. Un vínculo de afecto. Es la amistad, una relación entre iguales que nos reporta placer emocional y perdura en el tiempo.