Aprende a cultivar la Inteligencia Emocional

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 30 enero, 2018
Paula Díaz · 20 enero, 2015

La Inteligencia Emocional determina la manera en que nos relacionamos y entendemos el mundo. Tiene en cuenta las actitudes y los sentimientos, y engloba habilidades como el control de los impulsos, la automotivación, la confianza, la empatía, la autoconciencia y, sobre todo, constituye el recurso necesario para ofrecer nuestro potencial interior de forma brillante.

Cada vez somos más conscientes de la importancia del uso y aprendizaje de la Inteligencia Emocional en nuestras vidas, ya que constituye un ingrediente indispensable hacia el éxito en nuestras relaciones personales y cualquier área de nuestra vida.

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.”

-Aristóteles-

¿Qué implica ser una persona inteligente emocionalmente?

 

Mujer con varias caras representando inteligencia emocional

Ser consciente de las propias emociones

Identificar nuestras propias emociones, al evaluar situaciones pasadas, requiere una primaria inteligencia emocional. Si tenemos en cuenta la frase Quien no se percata de sus emociones queda a merced de las mismas” hacemos referencia a la importancia de distinguir un sentimiento mientras está teniendo lugar. Esta acción supone una inteligencia emocional desarrollada.

Manejar las emociones

Significa la capacidad de controlar los impulsos para adecuarlos a un objetivo. Esto es una habilidad que se puede entrenar y desarrollar, e implica el ser capaces de generar estados emocionales positivos y controlar los negativos.

Automotivarnos

Las emociones nos ponen en movimiento. Por ello, desarrollar la capacidad de entusiasmarnos con lo que tenemos que hacer para dar lo mejor de nosotros y de la mejor forma, mejora el rendimiento de cualquier tarea que deseemos emprender.

Empatía

Es el nombre que recibe la aptitud que implica reconocer las emociones de los demás. Nos permite la capacidad de “sentir dentro” de nuestra persona lo que el otro siente. La clave para ser personas con alta empatía reside en saber interpretar con destreza el lenguaje corporal.

“La empatía y las habilidades sociales son inteligencia social, la parte interpersonal de la inteligencia emocional. Por eso se parecen.”

-Daniel Goleman-

Manejar las relaciones positivamente

El último ingrediente de la Inteligencia Emocional consiste en aprender a controlar nuestras emociones y las de las personas que nos rodean de forma positiva. No hablamos de manipular negativamente, hablamos de adelantarnos a los acontecimientos negativos y evitarlos teniendo en cuenta a las personas que nos importan.

El experto en Inteligencia Emocional Harvey Deutschendorf  señala que las personas con un gran desarrollo dentro de este tipo de inteligencia, consiguen mejores resultados en cuanto a calidad de vida se refiere.

¿Quieres potenciar y aumentar tu Inteligencia Emocional?

Es posible conseguirlo con un pequeño esfuerzo. Solo tienes que seguir estos 7 hábitos diarios:

1. Rodéate de gente positiva

Las personas negativas pueden generar una pérdida de energía grande. Pasar tiempo con personas positivas te hace percibir y valorar más el lado bueno de la vida. Te fomenta una mayor alegría por vivir y aumenta el ser positivo ante las adversidades, facilitándote herramientas para superar obstáculos del día a día.

 

2. Pon límites y se firme cuando sea necesario

Es muy importante saber poner límites y debes hacerte valer cuando la situación lo requiera, pero es muy importante no olvidar la educación y el saber estar cuando lo hagamos.

Pensar antes de hablar es algo indispensable y pararnos a “entender nuestras emociones” una tarea requerida. Saber decir “No” es esencial.

3. Atrévete a dejar atrás el pasado

Piensa en el futuro y deja el pasado donde debe estar. En los errores hay un aprendizaje inmenso. Antes de culparte o hacerte daño a ti mismo párate a reflexionar y sacar “el lado bueno” de la situación. Todo ocurre por “algo”.

“Cada emoción tiene su lugar, pero no debe interferir con la acción adecuada.”

-Susan Oakey-Baker-

4. Vuelve tu vida más alegre y feliz

Descubre qué te divierte o saca una sonrisa e intégralo en tus hábitos diarios para generarte una mayor felicidad y alegría. Te permitirá sentirte más realizado y a gusto, incluso pudiendo alegrar el día a las personas de tu alrededor de forma inconsciente.

5. Elige de forma inteligente en que gastar tu energía

Mujer con globos feliz y demsotrando inteligencia emocional

Aprende a gestionar los conflictos con los demás y valora tus logros personales. Valora el por qué” de las cosas y pregúntate como superarte día a día. Los errores nos permiten superarnos, nunca bloquearnos o hacer que nos quedemos ahí. Eso nos ayudará a saber emplear nuestra energía personal de forma productiva.

6. Concéntrate en lo positivo

No emplees demasiado tiempo en cosas y situaciones negativas. Eso no quiere decir que no te responsabilices de tus acciones, pero sí que intentes no centrarte solo en “lo malo” y mirar más allá.

Busca soluciones a los problemas, concéntrate en tus potenciales y en todo lo que eres capaz de hacer, que es mucho más de lo que seguramente piensas.

7. Nunca dejes de querer aprender cosas nuevas

Estar en constante crecimiento, abierto a nuevas ideas y estar dispuesto a aprender de los demás permite desarrollar nuestra Inteligencia Emocional y habilidades sociales. Todo lo anterior nos permite confiar en nosotros mismos y tomar la mejor decisión para nuestra persona.

Integrar estos pequeños hábitos tan saludables y positivos en nuestra vida, nos permite disfrutar y desarrollar una mayor Inteligencia Emocional. Evidentemente, necesitas tiempo para hacerlos familiares a tu interior, pero en cuanto te pongas manos a la obra, tendrás resultados cuando menos te lo esperes.