Aprendizaje significativo: definición y características

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 1 septiembre, 2018
Alejandro Sanfeliciano · 12 enero, 2018

A lo largo de nuestra vida escolar, o simplemente observando con detalle lo que nos acontece, enseguida nos damos cuenta de que no todo lo que aprendemos es igual. Las diferencias parecen obvias cuando comparamos el aprendizaje profundo, como el derivado de un tema de nuestro interés, con recordar algo aburrido de manera literal y sin darle un significado. Por esta razón, David Ausubel estudió las diferencias entre estos dos aprendizajes y desarrolló partiendo de ellas su teoría del aprendizaje significativo.

Muchos psicólogos educativos han centrado sus esfuerzos en intentar desarrollar modelos que describan la manera en la que adquirimos conocimientos. El modelo de Ausubel sobre el aprendizaje significativo es uno de los modelos que han explicado con más éxito cómo se produce el aprendizaje profundo no literal. Así, este se define como un conocimiento construido y relacionado con los conocimientos previos, donde el sujeto adquiere un papel activo, reestructurando y organizando la información.

En esta teoría podemos vislumbrar grandes influencias constructivistas. Para David Ausubel, el conocimiento verdadero es construido por el sujeto a través de sus propias interpretaciones. Por esto, todo conocimiento basado en la memoria literal no sería más que el resultado de repeticiones con escaso o nulo significado. En este tipo de conocimiento no entraría en juego la interpretación del sujeto y difícilmente tendría una influencia significativa en la vida de la persona.

“El factor individual más importante que influye en el aprendizaje es lo que el alumno ya sabe. Determine esto y enséñele en consecuencia”

-David Ausubel-

¿Qué es el aprendizaje significativo?

Podríamos definir el aprendizaje significativo de un modo muy elemental: es sentir cómo de pronto encajan todas las piezas de un concepto, de una idea, de una teoría, fórmula o razonamiento. La mayoría hemos sentido esa sensación. La de que aquello que aprendemos se integra en nuestra mente y tiene un sentido por sí mismo.

Stuart T. Haines, profesor de la Facultad de farmacia y medicina de la Universidad de Maryland, llevó a cabo un estudio entre sus propios alumnos para averiguar cómo integraban la información y qué métodos usaban. De hecho, si de algo era consciente es que el tema memorístico era clave en su asignatura.

Los planes de estudio de farmacia requieren que cada estudiante memorice casi un miles de  entidades moleculares y nombres de fármacos. Bien, algo que pudo demostrar es que solo cuando esos datos a recordar eran significativos y tenían sentido para el alumno, estos no solo retenían mucho mejor la información, sino que la “transferían” a la memoria a largo plazo.

  •  El aprendizaje significativo, por tanto, es activo, constructivo y duradero, 
  • Implica comprender, sentir que la información es útil y no limitarnos solo memorizar.
  • Necesita de técnicas de aprendizaje activo.
  • Implica a su vez relacionar nueva información con conocimiento previo.

Un cambio en el modelo educativo

Para conocer la naturaleza del aprendizaje significativo es necesario comprender que la teoría de Ausubel es una teoría destinada a una aplicación directa. El doctor Ausubel no buscaba simplemente describir los diferentes tipos de aprendizaje; él estaba interesado en provocar un cambio en la instrucción.

Como hemos mencionado antes, es difícil que un aprendizaje literal o superficial modifique las representaciones del alumno. Esto hace que nos cuestionemos si podemos hablar, en estos casos, de un aprendizaje real. Precisamente de aquí nace la necesidad de entender algunas ideas clave sobre este tema.

Personas formando el puzzle de una bombilla

  • El aprendizaje significativo es un aprendizaje relacional. Está relacionado con los conocimientos previos y experiencias vividas. Supone una modificación o una manera de complementar nuestros esquemas o representaciones de la realidad, logrando de esta manera un aprendizaje profundo. No son simplemente datos memorizados, sino un marco conceptual acerca de cómo vemos e interpretamos la realidad que nos rodea.
  •  La idea por tanto es ayudar a los alumnos a activar lo que ya saben para poder mostrarles información nueva. De esta forma, logramos que integren esos datos innovadores a sus esquemas de conocimiento ya existentes (en lugar de pedirles que creen esquemas de conocimiento nuevos)
  • Otra labor de los docentes será mostrar a los estudiantes aquello que no saben. De este modo, creamos un pequeño desequilibrio cognitivo con el fin de despertar en ellos la motivación intrínseca, es decir, las ganas de aprender.

Implicaciones en la instrucción

Esta teoría tiene fuertes implicaciones a la hora de cambiar los métodos de instrucción. Si echamos aunque sea un vistazo superficial a la educación actual, nos damos cuenta de numerosos errores. El sistema está hecho para favorecer el aprendizaje memorístico o literal, haciendo que los alumnos aprendan datos, formulas o nombres sin ningún tipo de significado.

Además, gracias al sistema actual de evaluación basado en pruebas objetivas, se favorece más el aprendizaje superficial. Esto es debido a que, para aprobar los exámenes no se necesita un aprendizaje significativo; y si lo que se busca es sacar una buena nota, el aprendizaje memorístico va a dar mejores resultados con un esfuerzo menor.

Ahora bien, esto hace que aquellos que buscan comprender la materia se vean desanimados o no entiendan por qué tienen unos resultados peores.

Alumnos en clase

La necesidad de un cambio es más que evidente. Sobre todo por los datos tan positivos que nos ofrecen todos esos intentos por aplicar y dar forma al aprendizaje significativo en las aulas de los alumnos de secundaria y universitarios. De hecho, la Universidad Politécnica de Hong Kong,  también llevó a cabo un programa en sus aulas con el fin de fomentar este tipo de enfoque y se encontraron con datos muy positivos: el aprendizaje significativo potencia la sensación de autoeficacia de los alumnos.

Las claves de Ausubel

David Ausubel propuso los siguientes principios que debía seguir la instrucción para lograr un aprendizaje significativo en sus alumnos. Veámoslos a continuación.

  • Tener en cuenta los conocimientos previos. El aprendizaje significativo es relacional, su profundidad radica en la conexión entre los nuevos contenidos y los conocimientos previos.
  • Proporcionar actividades que logren despertar el interés del alumno. A mayor interés el estudiante, este estará más dispuesto a incorporar el nuevo conocimiento en su marco conceptual.
  • Crear un clima armónico donde el alumno sienta confianza hacia el profesor. Es esencial que el estudiante vea en el profesor una figura de seguridad para que no suponga un obstáculo en su aprendizaje.
  • Proporcionar actividades que permitan al alumno opinar, intercambiar ideas y debatir. El conocimiento ha de ser construido por los propios alumnos, son ellos los que a través de su marco conceptual deben interpretar la realidad material.
  • Explicar mediante ejemplos. Los ejemplos ayudan a entender la complejidad de la realidad y a lograr un aprendizaje contextualizado.
  • Guiar el proceso cognitivo de aprendizaje. Al ser un proceso donde los alumnos son libres a la hora de construir el conocimiento pueden cometer errores. Es función del docente supervisar el proceso y actuar de guía durante el mismo.
  • Crear un aprendizaje situado en el ambiente sociocultural. Toda educación se da en un contexto social y cultural, es importante que los alumnos entiendan que el conocimiento es de carácter construido e interpretativo. Entender el porqué de las diferentes interpretaciones ayudará a construir un aprendizaje significativo.

Podemos intuir fácilmente que la apuesta por un modelo en el que prime el aprendizaje significativo requiere de recursos. El precio es mucho mayor que la otra manera de aprender a la que hemos aludido en este artículo (aprendizaje literal o superficial) y que es mucho más corriente en las escuelas actuales. Sin embargo, la verdadera pregunta es, ¿cuál queremos? O, en el fondo, ¿cuál es realmente más cara?