Arte y posconflicto, transformando realidades

20 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez
Arte y posconflicto son dos aspectos que pueden ayudar a que dejemos de ser prisioneros de una experiencia traumática. En este precioso viaje, te contamos cómo.

Cuando se nace, se crece, se pasa, se sobrevive y se es testigo del sufrimiento de muchos ante un entorno de violencia, es difícil sacar fuerzas para mantener el latido vital; aunque la situación de violencia haya cesado y hasta se hable de un después. Sin embargo, hay un modo de transformar esas realidades que tanto agobian: el secreto está en el vínculo de arte y postconflicto.

Cuando hablamos de posconflicto, hacemos referencia a todos aquellos sucesos que siguen después de que un conflicto desaparece con acuerdos de paz. Ahora bien, ¿qué tienen que ver arte y posconflicto?, ¿por qué sirven para transformar realidades?

«Empezar mal en la vida no significa que esta tenga que ser desgraciada».

-Boris Cyrulnik-

Chica componiendo canciones

¿Cuál es el vínculo entre arte y posconflicto?

Arte y posconflicto se relacionan de diferentes formas. Veamos algunos puentes:

  • Ambos son una forma de hablar de fenómenos. Son un modo de contar relatos, en el posconflicto, según el artículo «El posconflicto en Colombia: desafío para la psiquiatría«, a través de: apoyo y la recuperación mediante actividades de atención a las víctimas; la generación de recursos y empleo; la adecuación y fortalecimiento de instituciones; y procesos sociales de perdón y reconciliación, entre otros factores. En el arte a través de los procesos creativos, las exposiciones, el espectador, etc.
  • A través de los dos podemos mostrar relatos compartidos. En el posconflicto, la realidad de violencia por la que se está pasando o se pasó, por ejemplo, de una comunidad, de una familia, etc. En el arte a través de la creación se pueden representar asuntos colectivos.
  • Tocan los aspectos más profundos del ser humano. Porque ambos inciden en las emociones, los pensamientos y la conducta. Entonces, en el posconflicto gracias a las vivencias traumáticas que se evocan y en el arte por los procesos inconscientes que surgen en la creación y al ser espectador de esta, de acuerdo con la historia de cada persona.
  • Son una forma de transformar las angustias. En el posconflicto porque se vela por la recomposición, es decir por actividades que lleven a transformar, gestionar y terminar el enfrentamiento, para preservar la paz y construir o reconstruir lo perdido. Además, mediante el proceso creativo podemos transformar el dolor, a modo de remodelación de la situación traumática que vivimos.

La conexión más importante entre arte y posconflicto es que a través de diferentes actividades pueden edificar. Podrían hacer hincapié en reconstruir lo que ha dejado el trauma.

Arte, elemento transformador de realidades de posconflicto

El arte puede ser un elemento transformador de realidades porque es una forma de lenguaje, por lo tanto, nos permite expresar. Ahora bien, tras una vivencia traumática es muy difícil poner en palabras lo que nos ha sucedido e incluso poder reconocerlo y expresarlo. Por lo tanto, en estos casos el arte podría funcionar como un vehículo, es decir, como el medio por el cual podemos expresarnos.

¿Por qué funcionaría? Debido a que los traumas pueden ser de difícil acceso para nuestra consciencia, incluso podemos sentir un mar de emociones y pensamientos que no sabemos cómo gestionar; mediante el arte podemos comenzar a transmitir, y ayudándonos de las imágenes podemos ir construyendo paso a paso eso que sentimos roto.

Entonces, el arte es una herramienta que se podría utilizar en procesos de posconflicto. Te damos las razones:

  • Ayuda a construir un lenguaje colectivo.
  • Encamina a un sentido de afecto, porque a través de procesos creativos colectivos se crea identidad, empatía e incluso motivación para continuar y hacer cosas por y para la comunidad.
  • Protege del aislamiento ya que a través del arte la persona puede conectar consigo y con los demás.
  • Es una forma de darse cuenta del trauma e ir a buscar apoyo, bien sea sintiéndose contenido en el arte o a través de otras formas como la psicoterapia.

El arte es transformador de realidades, porque se trata de una manera de dejar de ser prisioneros del pasado manteniendo el sufrimiento. Más bien motiva a tratar de aprender otra forma de vivir con lo que pasó. Por eso, es una especie de puente que nos ayuda a transformar aquello que tanto nos agobia en algo que sea más sano para nuestras mentes.

Después de pasar un periodo de violencia, no va a ser un camino sencillo. Pero, el arte puede ser el medio que nos ayude a integrar en nuestra historia eso que tanto nos causó daño.

Sin embargo, el proceso no se produce en ausencia de voluntad o iniciativa. Por otro lado, señalar que existen colectivos y estrategias políticas, sociales y educativas que estudian cada proceso de posconflicto, para que la intervención sea lo más asertiva posible, pues cada conflicto cuenta con su singularidad.

Mujer bailando al anochecer

Arte, resiliencia y posconflicto

Como el arte nos lleva a transformar realidades traumáticas, también puede ser un factor de resiliencia. De ello, nos habla Boris Cyrulnik, un neurólogo, psiquiatra y psicoanalista francés experto en procesos de arte, conflicto y resiliencia.

Cyrulnik invita a que en el posconflicto se inicien procesos de resiliencia, y ve al arte como una herramienta útil para desarrollar esta capacidad. De hecho, dio una conferencia llamada «Resiliencia y arte los relatos del trauma» en la que hizo hincapié en como en Colombia tras más de 50 años de guerra, se puede hacer del arte un elemento valioso para cultivar esa capacidad de sobreponerse ante las adversidades. Además, cuenta con diversos libros asociados a la resiliencia, por ejemplo, La maravilla del dolor: el sentido de la resiliencia

Hay innumerables modos para hacer germinar la resiliencia a través del arte, por ejemplo:

  • Cine.
  • Ópera.
  • Literatura.
  • Fotografía.
  • Pintura.
  • Música.

Además, Cyrulnik ve a la psicoterapia como otra forma de arte, ya que podría ayudar a transformar los traumas, pues quienes se dedican a ello transforman las angustias en un lenguaje que sea capaz de comprender la persona que experimento la vivencia traumática.

El arte es transformador si lo utilizamos de manera adecuada, podríamos llegar a ver resiliencia individual y colectiva en personas que han vivido trauma tras la guerra. No es la única alternativa, pero sí una que desde la expresión forja caminos para que las personas con un fuerte dolor se motiven y salgan adelante; una forma de liberación del pasado.

Soltemos la guerra, el dolor, y la angustia, y armémonos con elementos de arte, para transformarnos y ser instrumentos de paz para nosotros y nuestra comunidad. Así, podríamos encaminarnos a el bienestar en el posconflicto.

  • Gómez-Restropo, C. (2003). El posconflicto en Colombia: desafío para la psiquiatría. Revista colombiana de psiquiatría, 32 (2) 130-132.
  • Lara, L., & Cyrulnik, B. (2009). Vencer el trauma por el arte. Cuadernos de pedagogía, (393), 42-47.
  • Cyrulnik, B. (2001). La maravilla del dolor: el sentido de la resiliencia.