La psicoterapia no te crea ni te destruye, te transforma

25 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Raquel Aldana
 

La psicoterapia no te crea ni te destruye, te transforma. Esto no es extraño si tenemos en cuenta el efecto que produce la terapia psicológica en nuestra manera de pensar, en nuestra manera de sentir y emocionarnos, así como en la forma que tenemos de comportarnos.

Estos cambios se reflejan a nivel cerebral por su carácter duradero, ayudando a que nuestro cuerpo y nuestra mente sintonicen la misma frecuencia gracias a la coherencia psicológica que conseguimos a través de ella. Estas afirmaciones no son fruto del azar o de una opinión sino que tienen su fundamentación en estudios de neuroimagen, aunque esta sea una afirmación que haya que tomar con cautela para no pecar de reduccionistas.

Es cierto que sabemos menos de nuestro cerebro que del planeta Marte, pero en la actualidad y gracias a los avances tecnológicos que nos permiten visualizar nuestra actividad cerebral, podemos obtener datos sobre cómo se transforma nuestro cerebro al acudir a terapia. Veamos más sobre esto…

 La relación entre los cambios mentales y los cerebrales es bidireccional. Esto quiere decir que, por ejemplo, cambiar nuestros pensamientos puede transformar nuestro cerebro y viceversa. No obstante, aunque aún no podemos afirmar con plena seguridad cuáles son estas modificaciones, tenemos pistas de ello:  El estudio de Wiswede y colaboradores halló cambios en la hiperexcitabilidad del sistema límbico de pacientes depresivos tras ocho meses de psicoterapia de corte psicodinámico. Otros de los estudios que referimos asocian los cambios cerebrales que acompañan a la mejoría de psicoterapia en casos de depresión a una variación en las zonas involucradas en la resolución de problemas, la autopercepción y el control emocional. En casos de ansiedad como las fobias, el pánico o el estrés postraumático también se han observado cambios neuronales en las personas que acuden a terapia, concretamente en el sistema límbico, en zonas temporales y frontales, etc. Por supuesto, esto dependerá del problema origen y de su etiología. Los beneficios que las personas que han recibido un apoyo psicológico adecuado se traducen en la mejora de su bienestar personal a todos los niveles. Ahora, la evolución depende en gran parte de que la persona quiera mejorar. Hay un chiste muy acertado que nos ayuda a comprender esto: “Cuántos psicólogos hacen falta para cambiar una bombilla? Sólo uno, pero la bombilla ha de querer cambiarse”.  Es verdad que podemos encontrarnos con psicólogos negligentes, pues al igual que en cualquier otro oficio existen personas que no desempeñan bien su labor. Por eso a la hora de acudir a terapia para evolucionar debemos buscar muy bien al profesional con el que queremos trabajar, dejando a un lado la opción de aquellas personas que trabajan ofreciendo psicoterapia sin ser psicólogos o psiquiatras, así como aquellos que realicen mala praxis.  Diferencias entre la psicología, el psicoanálisis y la psiquiatría A veces el apoyo de un psicólogo es esencial para superar ciertas dificultades El apoyo de un psicólogo es clave a la hora de darle coherencia a nuestras dificultades y así articular su superación. No siempre que necesitamos terapia tenemos un trastorno mental ni la psicología se basa en el sentido común.   Tampoco el psicólogo es descubrir cómo somos si no se lo contamos y ni por asomo se pasa el día analizando a los demás (de hecho, psicoanalizar solo lo hacen los psicoanalistas y para ello necesitan realizar una costosa labor terapéutica).  Para finalizar cabe destacar otra falsa creencia demasiado enquistada en la mente colectiva: ir a psicoterapia equivale a hablar con un amigo y, por lo tanto, no tiene sentido ponerse en manos de un psicólogo. Tal y como afirma Nathan Feiles, esta desacertada idea presenta dos problemas fundamentales:  No todas las personas tienen un buen amigo cercano al que acudir. Desahogarse y hablar es bueno y, de hecho, constituye una parte importante de la psicoterapia pero no la única. Sin embargo, aunque este acto puede ser útil para alivia el estrés, si es mal gestionado puede ocasionar problemas. No podemos dejar de atender a ciertos procesos cognitivos y emocionales que acompañan a nuestro problema. El psicólogo psicoterapeuta es una persona con gran formación cuyas habilidades van más allá de las escucha ordinaria y de una conversación íntima. Su objetividad y sus conocimientos le hacen conseguir un marco equilibrado y de referencia que le permite desenredar nuestro nudo y guiarnos en el camino que reclamamos.  Esta son falsas creencias que debemos desterrar y que nos ayudarán a tener más claro el trabajo con el que conseguiremos avanzar. Por eso si nuestra inquietud es acudir a terapia por cualquier tipo de dificultad que sintamos, es bueno pedir ayuda al profesional con el que contactemos para derribar esos falsos mitos que nos impiden liberarnos de las expectativas y aprender del proceso psicoterapéutico.  Para finalizar y con la intención de ponerle el broche de oro a este artículo, os dejamos un corto animado que ilustra maravillosamente la labor del psicólogo:    Referencias: Barsaglini, A., Sartori, G., Benetti, S., Pettersson-Yeo, W. & Mechelli, A. (2014). The effects of psychotherapy on brain function: A systematic and critical review. Progress in Neurobiology, 1–14.  Wiswede, D., Taubner, S., Buchheim, A., Münte, T.F., Stasch, M., Cierpka, M., Kächele, H., Roth, G., Erhard, P. & Kessler, H. (2014). Tracking functional brain changes in patients with depression under psychodynamic psychotherapy using individualized stimuli. PloS One (2014). DOI: 10.1371/journal.pone.0109037.  10 tipos de psicólogos 10 tipos de psicólogos Hay muchos tipos de psicólogos que se diferencian en su especialidad. Aprende a diferenciarlos para acudir al profesional más adecuado.    Raquel Aldana Psicóloga General Sanitaria. Número de colegiada: R – 00714. Máster en Psicología General Sanitaria por la UNED. Especialista en Educación Emocional. Colaboradora en diferentes medios de comunicación.  Psicóloga terapeuta, docente e investigadora en centro privado a tiempo completo. Formadora en organismos públicos de La Rioja. Investigadora en la USAL. Preparadora oposiciones Fuerzas de Seguridad del Estado. Coordinadora de las Jornadas de Psicología Emocional y otras formaciones en Consejo de Juventud de Logroño. Conferenciante en Instituto Riojano de la Juventud.  Redactora y asesora de contenidos en Grupo M Contigo S.L. Profesora tutora en Máster Psicología General Sanitaria (UNIR y UNED). Profesora tutora en Grado de Psicología (UPSA).  Colaboración con TEA Ediciones en el proyecto piloto de tipificación del Cuestionario TEA para la Evaluación del TDAH y las Funciones Ejecutivas, ATENTO Colaboración con Pearson Clinical Assessment en proyecto de tipificación de Clinical Evaluation of Language Fundamentals (CELF-5) y Behavior Assessment System for Children-3 (BASC-3) Creadora de programa de fomento de la empleabilidad juvenil.  Leer más  ARTÍCULOS INTERESANTES  Terapias Las claves para una activación conductual exitosa  Terapias El caso Paula y las dificultades en terapia  Terapias Terapia de remediación cognitiva para el abordarje de la anorexia nerviosa  Terapias ¿Qué es la postpsiquiatría?  Terapias La necesidad de sinergia entre terapia psicológica y fármacos  Terapias Preparación psicológica para dejar de fumar  ARTÍCULOS INTERESANTES  Psicología educativa y del desarrollo Cómo fomentar la autoestima en tus hijos  Emociones Nadie pierde por dar amor, pierde quien no sabe recibirlo  Psicología educativa y del desarrollo El valor de enseñar a los niños a decir «gracias», «por favor» o «buenos días»  Emociones El mejor estado de la vida no es estar enamorados, es estar tranquilos  Psicología educativa y del desarrollo Trata a tus hijos como te gustaría ser tratado y no te equivocarás  Actualidad y psicología Cría niños sin límites, y te «sacarán los ojos»  Desarrollo personal Resiliencia, ser fuerte a pesar de las tormentas  Desarrollo personal Los 10 ladrones de energía según el Dalai Lama

Los maravillosos cambios que produce la psicoterapia

La relación entre los cambios mentales y los cerebrales es bidireccional. Esto quiere decir que, por ejemplo, cambiar nuestros pensamientos puede transformar nuestro cerebro y viceversa. No obstante, aunque aún no podemos afirmar con plena seguridad cuáles son estas modificaciones, tenemos pistas de ello:

 
  • El estudio de Wiswede y colaboradores halló cambios en la hiperexcitabilidad del sistema límbico de pacientes depresivos tras ocho meses de psicoterapia de corte psicodinámico.
  • Otros de los estudios que referimos asocian los cambios cerebrales que acompañan a la mejoría de psicoterapia en casos de depresión a una variación en las zonas involucradas en la resolución de problemas, la autopercepción y el control emocional.
  • En casos de ansiedad como las fobias, el pánico o el estrés postraumático también se han observado cambios neuronales en las personas que acuden a terapia, concretamente en el sistema límbico, en zonas temporales y frontales, etc. Por supuesto, esto dependerá del problema origen y de su etiología.

Los beneficios que las personas que han recibido un apoyo psicológico adecuado se traducen en la mejora de su bienestar personal a todos los niveles. Ahora, la evolución depende en gran parte de que la persona quiera mejorar. Hay un chiste muy acertado que nos ayuda a comprender esto: “Cuántos psicólogos hacen falta para cambiar una bombilla? Sólo uno, pero la bombilla ha de querer cambiarse”.

Es verdad que podemos encontrarnos con psicólogos negligentes, pues al igual que en cualquier otro oficio existen personas que no desempeñan bien su labor. Por eso a la hora de acudir a terapia para evolucionar debemos buscar muy bien al profesional con el que queremos trabajar, dejando a un lado la opción de aquellas personas que trabajan ofreciendo psicoterapia sin ser psicólogos o psiquiatras, así como aquellos que realicen mala praxis.

Apoyo para superar las dificultades
 

A veces el apoyo de un psicólogo es esencial para superar ciertas dificultades

El apoyo de un psicólogo es clave a la hora de darle coherencia a nuestras dificultades y así articular su superación. No siempre que necesitamos terapia tenemos un trastorno mental ni la psicología se basa en el sentido común. 

Tampoco el psicólogo es descubrir cómo somos si no se lo contamos y ni por asomo se pasa el día analizando a los demás (de hecho, psicoanalizar solo lo hacen los psicoanalistas y para ello necesitan realizar una costosa labor terapéutica).

Para finalizar cabe destacar otra falsa creencia demasiado enquistada en la mente colectiva: ir a psicoterapia equivale a hablar con un amigo y, por lo tanto, no tiene sentido ponerse en manos de un psicólogo. Tal y como afirma Nathan Feiles, esta desacertada idea presenta dos problemas fundamentales:

  • No todas las personas tienen un buen amigo cercano al que acudir.
  • Desahogarse y hablar es bueno y, de hecho, constituye una parte importante de la psicoterapia pero no la única. Sin embargo, aunque este acto puede ser útil para alivia el estrés, si es mal gestionado puede ocasionar problemas. No podemos dejar de atender a ciertos procesos cognitivos y emocionales que acompañan a nuestro problema.

El psicólogo psicoterapeuta es una persona con gran formación cuyas habilidades van más allá de las escucha ordinaria y de una conversación íntima. Su objetividad y sus conocimientos le hacen conseguir un marco equilibrado y de referencia que le permite desenredar nuestro nudo y guiarnos en el camino que reclamamos.

 

Esta son falsas creencias que debemos desterrar y que nos ayudarán a tener más claro el trabajo con el que conseguiremos avanzar. Por eso si nuestra inquietud es acudir a terapia por cualquier tipo de dificultad que sintamos, es bueno pedir ayuda al profesional con el que contactemos para derribar esos falsos mitos que nos impiden liberarnos de las expectativas y aprender del proceso psicoterapéutico.

Para finalizar y con la intención de ponerle el broche de oro a este artículo, os dejamos un corto animado que ilustra maravillosamente la labor del psicólogo:

Referencias:

Barsaglini, A., Sartori, G., Benetti, S., Pettersson-Yeo, W. & Mechelli, A. (2014). The effects of psychotherapy on brain function: A systematic and critical reviewProgress in Neurobiology, 1–14.

Wiswede, D., Taubner, S., Buchheim, A., Münte, T.F., Stasch, M., Cierpka, M., Kächele, H., Roth, G., Erhard, P. & Kessler, H. (2014). Tracking functional brain changes in patients with depression under psychodynamic psychotherapy using individualized stimuliPloS One (2014). DOI: 10.1371/journal.pone.0109037.