La asistenta, la serie que ha emocionado a medio mundo

"La asistenta" está basada en un libro autobiográfico. Es el reflejo de la historia de superación de una joven que logra salir de una situación de maltrato junto a su hija, para conquistar finalmente su sueño.
La asistenta, la serie que ha emocionado a medio mundo
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 12 noviembre, 2021.

Última actualización: 12 noviembre, 2021

La asistenta es uno de los últimos éxitos de Netflix. El inicio de esta serie no puede ser más arquetípico para toda aquella mujer que haya sufrido una experiencia de maltrato. Nos encontramos a una joven que se levanta en medio de la noche con sumo sigilo para no despertar a su pareja, que coge a su hija en brazos para colocarla en el asiento trasero del coche y que, poco después, huye.

Es difícil no sentir una profunda empatía por la protagonista de esta producción. La pobreza, el amor por los hijos, la complejidad de las relaciones basadas en el maltrato y los problemas gubernamentales para quien necesita las ayudas del estado trazan una constelación tan efectiva como real.

Asimismo, es interesante saber que la serie está basada en el libro autobiográfico de Stephanie Land. Criada: trabajo duro, sueldos bajos, la voluntad de supervivencia. El suyo es un relato vital inspirador en el que se conjugan la enfermedad mental, las adicciones, la diferencia de clases, el amor en todas sus formas y, por su puesto, la superación personal.

La historia de esta joven, a diferencia seguramente de la gran mayoría, culmina de manera esperanzadora: haciendo realidad su sueño.

“Nadie puede quitarte la escritura. Nadie puede decirte que estás equivocado cuando escribes o que tus palabras están equivocadas”.

-La asistenta-

fotograma de la asistenta

La asistenta, un retrato social sobre el maltrato y la precariedad laboral

A pesar de que El juego del calamar ha tenido mayor repercusión social, cabe señalar que la serie de La asistenta ha sido vista también por millones de espectadores. La historia es otra y sus sensibilidades e incluso el retrato social que nos muestra aunque diametralmente opuesto, no deja de ser también un excelente ejercicio de reflexión.

Stephanie Land, quien está detrás de esta historia real, decidió un buen día escribir en un blog cada una de sus vivencias. Era una joven que intentaba salir a delante con su hija pequeña, que lidiaba a diario con las disputas con su expareja y que trabajaba como asistenta de hogar. Su testimonio atrapaba cada semana a miles de seguidores.

Hasta que un buen día, The New York Times le propuso recoger su vida en un libro. Maid: Hard Work, Low Pay, and a Mother’s Will to Survive fue un éxito de ventas y, cómo ocurre muchas veces en el país anglosajón, no tardó demasiado en trasladarse a la pequeña pantalla. Netflix compró los derechos y la actriz Margot Robbie fue la productora.

Realidades invisibles: la pobreza, la soledad y la burocracia

La protagonista de la serie es Alex, maravillosamente interpretada por Margaret Qualley. Esta joven de 25 años representa a infinitas mujeres que, ante una situación de desamparo, descubren que quienes deberían ser su red de apoyo no sirven para ese fin. Los amigos no son realmente amigos y su madre (Andie MacDowell) es una persona inestable, narcisista y con evidentes problemas mentales.

El único recurso que le queda es pedir ayuda gubernamental, pero se encuentra ante la enrevesada y fría burocracia. Para obtener una casa subsidiada debe tener un empleo, pero antes necesita una guardería para dejar a su hija. Sin embargo, tampoco puede obtener plaza en una escuela infantil si antes no tiene trabajo.

La historia arranca cuando logra su empleo como limpiadora (asistenta) a domicilio. Es aquí donde sale a la luz el retrato de la precariedad y la diferencia de clases. Son mujeres que limpian casas, figuras invisibles a ojos de los demás, pero que también son testigos de los dramas que se esconden en esos lujosos espacios, donde también entra la soledad, el desamor, la enfermedad…

La asistenta es la historia sobre  la perseverancia de una madre maltratada y sola en busca de sus sueños.

El maltrato que no sabemos ver y que destroza vidas

En La asistenta hay una realidad que queda en evidencia: el maltrato más común y corrosivo es el que no deja marca en la piel. Buena parte de estas relaciones liana se basan en patrones cíclicos en los que las víctimas no siempre pueden huir de sus parejas. Escapan, vuelven, huyen y regresan con el maltratador.

Es más, muchas veces, como es el caso de la protagonista de la serie, ni siquiera son conscientes de que están siendo maltratadas. Sean, la pareja de Alex, es un joven alcohólico que arrastra consigo el peso de una infancia traumática y unos trabajos precarios. Bien es cierto que en ningún momento agrede físicamente a la protagonista o a su hija.

Sin embargo, la violencia también se ejerce con los gritos, las amenazas, el menosprecio y el deseo de aislar y anular emocionalmente a la pareja. Si bien Alex se inclina al inicio a restar importancia a su comportamiento, al final toma conciencia de la necesidad de huir de él. También de luchar por la custodia de su hija.

fotograma de la asistenta

La asistenta y el apoyo entre mujeres

En la serie no solo nos encontramos a una joven que lucha contra la pobreza, la burocracia, el sistema legal y el trauma generacional (una madre con problemas mentales y un padre con pasado alcohólico y violento). Vemos a una chica que, finalmente, encuentra el apoyo junto a otras mujeres que han pasado por lo mismo. Distintos nombres, mismas historias y un vínculo sanador que las une.

También descubrimos en esta serie que a veces de la pobreza al éxito solo hay un paso y ese paso es el de la perseverancia. Casi como en los mejores cuentos de hadas, la chica que limpiaba casas y que aspiraba a convertirse en escritora conquista su sueño.

Te podría interesar...
7 series de suspense basadas en hechos reales
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
7 series de suspense basadas en hechos reales

Las mejores series de suspense basadas en hechos reales nos dan la posibilidad de conocer un misterio real a través de la pantalla.



  • Lang, Stephanie (2021) Sirvienta: Trabajo duro, poca paga, y la voluntad de una madre por sobrevivir. Capitan Swing