Autodivulgación: qué es y cómo influye en las relaciones

No hay relación sólida y significativa sin intimidad. Para construir esa intimidad es necesario darnos a conocer, mostrarnos vulnerables y abiertos. Descubre la importancia de la autodivulgación.
Autodivulgación: qué es y cómo influye en las relaciones
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 15 Mayo, 2021.

Última actualización: 15 Mayo, 2021

El establecimiento de la intimidad entre dos personas es uno de los aspectos más interesantes de la psicología humana. ¿Por qué forjamos vínculos afectivos con algunos individuos y no con otros? ¿Por qué comienzan y terminan las relaciones? La comunicación es sin duda un elemento mediador fundamental; pero, más allá de esto, es la autodivulgación la que juega un papel preponderante.

Cuando mantenemos una conversación profunda con alguien, experimentamos agradables sensaciones de aceptación, reciprocidad y cercanía emocional. Esto cubre nuestra necesidad de pertenencia, nos hacen sentir validados y conectados con el otro. Pero, para que esto suceda, seguimos una progresión de interacciones verbales de la que no siempre somos conscientes y que merece la pena conocer.

¿Qué es la autodivulgación?

La autodivulgación es el acto voluntario de revelar información a los otros acerca de nosotros mismos. Es la comunicación verbal de información personal pertinente que llevamos a cabo con el fin de dejarnos conocer por la otra persona.

Amigas hablando al aire libre

Así, cuando conocemos a alguien y comenzamos a crear intimidad, solemos revelar aspectos tales como:

  • Actitudes y opiniones: lo que pienso y siento respecto a diferentes temas (por ejemplo: política, religión, activismo…)
  • Intereses, gustos y aversiones: qué tipo de películas o libros suelo consumir, qué alimentos me desagradan, cuáles son mis pasatiempos preferidos…
  • Vida laboral o escolar: qué estudio o a qué me dedico, qué aspectos de mi trabajo me resultan interesantes y cuáles desagradables o cómo se va desarrollando mi día a día en este ámbito.
  • Dinero: cuánto gano, cuáles son mis deudas y ahorros, en qué considero importante invertir mi dinero…
  • Familia y amistades: información sobre mis personas cercanas y cómo es la relación con ellas.
  • Emociones: en qué momentos me siento alegre, triste o decepcionado, cuáles son mis miedos y mis deseos, qué me hace enfadar y por qué…
  • Información referente a la otra persona: lo que pienso, siento y espero acerca de la persona con la que me estoy comunicando. Qué aspectos de ella me agradan y cuáles me desagradan, cuáles son mis sentimientos hacia ella y qué espero de la relación a futuro.

¿Cómo influye en las relaciones?

Para comprender cómo la autodivulgación influye en nuestras relaciones podemos recurrir a la teoría de la penetración social. Esta afirma que los vínculos humanos se van desarrollando a través de cuatro fases progresivas a medida que los individuos revelan información acerca de sí mismos.

En función de la frecuencia con la que comparten datos personales, el nivel de profundidad de esos datos y el número de temas que se tratan, la relación va atravesando los siguientes momentos:

  • Orientación: en esta primera etapa las personas son cautelosas, comparten poca información y lo hacen bajo las convenciones sociales establecidas.
  • Intercambio exploratorio afectivo: comienza a existir simpatía, la comunicación se relaja y la revelación de datos va aumentando.
  • Etapa de intercambio afectivo: las personas ya se comunican de manera abierta, se expresan a niveles más íntimos y se forman los lazos afectivos.
  • Intercambio estable: la autodivulgación ya es constante, rica y recíproca. Esto permite que ambos individuos se conozcan a un nivel profundo y se comprendan mejor mutuamente.

Cuando las relaciones se terminan, suelen seguir este mismo patrón, pero en sentido inverso. Es decir, cada vez se comparte menos información personal de modo que se va produciendo un distanciamiento emocional que termina con la intimidad.

Amigos hablando sobre la autodivulgación

¿Por qué algunas personas muestran una autodivulgación más alta que otras?

A lo largo de nuestra vida todos hemos conocido a personas mucho más propensas a compartir información personal y responder a nuestras revelaciones y a otras no tan dispuestas a llevar a cabo este intercambio. Y parece que el estilo de apego establecido en la infancia tiene una gran influencia al respecto.

Así, se ha comprobado que aquellas personas con un estilo de apego seguro son las más proclives a participar en la creación de intimidad. Por su lado, quienes poseen un apego evitativo se muestran más herméticas y menos responsivas ante la información ofrecida por los otros.

Mientras que las personas con un apego ambivalente muestran una alta autodivulgación, pero su principal objetivo no es tanto crear intimidad sino asegurarse de que la otra persona está disponible para proporcionarles el afecto que demandan.

La autodivulgación es la base de la intimidad

Sin duda, conocer el tipo de apego que presentan las personas con las que nos relacionamos puede resultar muy útil, pues esto nos ayuda a comprender por qué se comportan de cierto modo y qué esperan de nosotros.

Por ejemplo, al relacionarse una persona evitativa con una ambivalente, la primera puede sentirse abrumada por la excesiva necesidad de intimidad de la segunda; mientras esta puede sentirse rechazada debido al hermetismo del otro.

En definitiva, la revelación de información personal es la base de la intimidad. Pero esta ha de hacerse en un grado y en un contexto apropiados; de lo contrario, podemos resultar demasiado intrusivos o generar un intercambio incómodo.

Te podría interesar...
Háblame mucho y bien: la comunicación en la pareja
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Háblame mucho y bien: la comunicación en la pareja

La comunicación en la pareja es esencial para que la relación crezca de forma sana. A menudo, muchos conflictos pueden evitarse si sabemos comunicarnos.



  • Altman, I., & Taylor, D. A. (1973). Social Penetration: The development of interpersonal relationships. New York: Hotl, Rinehart & Winston.
  • Sánchez, R. (2017). Auto-divulgación: Medición en la pareja mexicana. Revista Iberoamericana de Psicología: Ciencia y Tecnología10(2), 11-24.
  • Mikulincer, M., & Nachshon, O. (1991). Attachment styles and patterns of self-disclosure. Journal of Personality and Social Psychology, 61(2), 321–331. https://doi.org/10.1037/0022-3514.61.2.321