Averroes: biografía y obra

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 28 enero, 2019
Pedro González Núñez · 28 enero, 2019
Paseamos por el mundo filosófico y psicológico de una mente medieval brillante, la de Averroes. Un pensador que se adentró en un campo todavía desconocido.

Uno de los personajes más influyentes de la España andalusí es Averroes. Fue un destacado médico, filósofo, jurista y pensador hispanoárabe. Además, está considerado como uno de los filósofos de mayor importancia tanto en el mundo occidental como en el árabe.

Fue un gran estudioso de la época que nunca cesó en la búsqueda del conocimiento. Realizó cientos de traducciones, entre las que destaca la obra de Aristóteles. De hecho, Averroes es es uno de los principales traductores del autor griego.

Pero Averroes no solo se limitaba a la traducción, sino que las obras que caían en sus manos, con el fin de ser traducidas, se convertían, además, en objeto de estudio para este pensador. Averroes estudiaba y comentaba las obras que traducía, sus comentarios fueron esenciales para la escolástica medieval cristiana. Algo, por otra parte, no tan extraño si se tiene en cuenta que en el siglo XII, Córdoba era la capital intelectual de España. Y en ella fue donde nació y residió gran parte de su vida.

El florecimiento de Córdoba envolvió a Averroes en un entorno perfecto para saciar su sed de conocimiento. Su influencia fue muy grande y, por esta razón, hoy nos sumergimos en el descubrimiento de la vida y obra de este importante pensador hispanoárabe. Profundicemos.

Vida de Averroes

En cuanto a la vida de Averroes, sabemos que nació en Córdoba (España) en el año 1126, en el seno de una familia de eruditos. Su abuelo y padre fueron los jueces principales de la ciudad mientras estuvo en manos de la dinastía almorávide hasta la mitad del siglo XII.

Sus estudios fueron muy completos. En un principio, se dedicó al aprendizaje tradicional, compuesto por lingüística, teología escolástica, jurisprudencia y hadiz. Posteriormente, se decidió a completarlos estudiando Filosofía, gracias a la influencia del filósofo Ibn Bajjah y Medicina con Bu Jafar ibn Harun de Trujillo, estudios en los que destacó notablemente.

Libro con páginas volando

En el año 1169, se convirtió en el juez religioso de la ciudad de Sevilla, término conocido como qadi. El filósofo Ibn Tufail, amigo de Averroes y también médico oficial y consejero del califa que reinaba en Córdoba Abu Yaqub Yusuf, los presentó y el califa quedó tan impresionado que nombró a Averroes juez principal en 1172.

Posteriormente, en el año 1182, fue también nombrado médico jefe. Además, se le hizo el encargo de escribir comentarios acerca de los textos de Aristóteles; de estos comentarios, proviene su principal legado a la filosofía occidental. Finalmente, en el año 1198 falleció en Marrakech (Marruecos), dejando una prolífica obra de medicina, leyes, filosofía, etc.

Obra de Averroes

Dentro de la obra de Averroes, una de las más destacadas es el libro científico Kulliyat, que trata sobre las generalidades existentes en la medicina y se compone de siete volúmenes que se basan en principios, elementos y causas. En definitiva, un valioso compendio para su época.

“Cuatro cosas no pueden ser escondidas durante largo tiempo: la ciencia, la estupidez, la riqueza y la pobreza”.

-Averroes-

Uno de los aspectos que más ha trascendido en Occidente es que este filósofo, al que denominaban “el consultor o comentador”, realizó la escritura de tres obras concretas: Comentario Mayor, Comentario Medio y Comentario Menor, que componen Los Comentarios de Aristóteles. Cada uno de los nombres se puso de acuerdo a la extensión analítica que poseía cada obra.

La obra de Averroes se compone, además, de comentarios a otros autores como: Alejandro de Afrodisias, Nicolás de Damasco o Avempace, entre otros. También posee textos jurídicos, médicos, teológicos e incluso un tratado.

La cuestión teológica en Averroes va muy unida a la filosofía, pues estudia las relaciones que existen entre ambas. La influencia de Averroes ha quedado reflejada en autores muy posteriores, como Jorge Luis Borges, quien le otorgó el papel protagonista en su cuento La búsqueda de Averroes.

Estatua de Averroes

Dos facetas en Averroes

Averroes vivió durante los primeros siglos del periodo conocido como Baja Edad Media. En aquel momento, los estudios eran muy distintos a la actualidad. Los estudios superiores, conocidos como Studium Generale, se dividían en su primera etapa en: trivium (vinculados a las letras) y quadrivium (de carácter más científico). Bien es cierto que ya existían escuelas dedicadas a áreas como el Derecho o la Medicina, pero estamos en un periodo en el que la mayoría de los estudios que conocemos en la actualidad no existían.

Este es el caso de la psicología, cuyo reconocimiento como ciencia es muy posterior. Por esta razón, las cuestiones relacionadas con la psicología las encontramos, principalmente, en textos filosóficos y, más concretamente, en tratados que hablen de cuestiones relacionadas con la ética o la teoría del conocimiento. Averroes ya mostró cierto interés por este tipo de cuestiones.

En su vertiente vinculada a la psicología, se pueden diferenciar dos facetas en Averroes. Por una parte, habla de la confluencia que para él existía entre las tres religiones monoteístas y la filosofía. Entendía que tanto religión como filosofía eran primordiales para lograr comprender el sentido de la vida.

Para este filósofo, el Dios Supremo era el que confería estabilidad, orden y coherencia a la psique humana. De esta manera, era la parte del ser humano que regía tanto la imaginación como los sentidos, y no el conocimiento objetivo. De este modo, Averroes realizó una pequeña incursión en un campo, para entonces, desconocido.

Posteriormente, con la traducción y comentarios de las obras de Aristóteles, se encargó del estudio del Tratado sobre el alma (Peri Psykhés), en el cual este filósofo griego establecía la relación entre la vida animal desde sus elementos más básicos, el alcance de la percepción sensible, el pensamiento humano y la imaginación a través de la evolución biológica. Siendo la primera vez en la historia que se trató la Psicología de una manera más clara y profunda.

Averroes hizo de esta obra de la psicología aristotélica una síntesis empírica y especulativa. De esta manera, desarrolló aún más la teoría. Estos estudios resultaban muy novedosos en su periodo, los autores comienzan a interesarse por cuestiones relacionadas con nuestro propio pensamiento o la imaginación. Por ello, Averroes fue un autor cuyos textos fueron estudiados ya en la Edad Media.

En definitiva, Averroes creía en la formación continua de la persona para la adquisición de los conocimientos y aptitudes técnicas para destacar en la sociedad. Además, si estas aptitudes se unían a la ética, la moralidad y el sentido de la justicia serían el ideal máximo al que aspirar. Un pensador que adelantó algunas cuestiones que serían, en el futuro, objeto de la psicología.

  • Averroes. (1980). Indice de sustancias medicinales citadas en el” Kitáb Al-Kulliyyát” de Averroes. Granada, España: Secretariado de Universidad de Granada.
  • Coccia, E., Agamben, G., & María Teresa, D. M. (2007). Filosofía de la imaginación: Averroes y el averroísmo. Buenos Aires, Argentina: Adriana Hidalgo.
  • Cruz Hernández, M. (1997). Abu-l-Walid Muhammad ibn Rushd (Averroes): Vida, Obra. Pensamiento, Influencia. Córdoba, España: Publicaciones de la obra social y cultural Caja Sur.