Mary Ainsworth: biografía y aportaciones

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 6 febrero, 2019
Sonia Budner · 6 febrero, 2019
Mary Ainsworth fue una importante científica y pionera que aportó algo de luz a la Teoría del Apego. Además, se interesó por aspectos de la mujer y el ser humano que la psicología, en general, relegaba a un oscuro segundo plano.

Mary Ainsworth fue una psicóloga canadiense que, junto a John Bowlby, desarrolló una de las teorías psicológicas que más han ayudado a comprender el desarrollo social temprano: la teoría del apego. Esta teoría se formuló enfocada a los niños en un principio. Aunque Ainsworth, en los años 60 y 70, introdujo conceptos nuevos que, en los años 80, desembocarían en una ampliación enfocada a los adultos.

Fue una de las psicólogas más citadas durante todo el siglo XX y, todavía hoy, su brillante teoría es el pilar sobre el que se construyen numerosos estudios de psicología. Su trabajo se estudia en las universidades de todo el mundo, recibió numerosos reconocimientos, a pesar de que vivió en una época en la que las mujeres tenían bastante restringido su protagonismo profesional.

Ainsworth demostró ya cierta inquietud en sus primeros pasos en la universidad y comenzó a reflexionar sobre la relación de apego de los niños con la figura materna. A partir de ahí, nacería la teoría que destacaría su nombre en la historia de la psicología.

Ahora bien, la vida de Ainsworth no se limitó únicamente al estudio, a sumergirse entre preguntas y papeles, sino que fue mucho más dinámica de lo que cabría esperar para una mujer de su tiempo.

Su vida

Mary Ainsworth nació en Estados Unidos, pero su familia se trasladó a Toronto, Canadá, siendo ella una niña. Se gradúo en Psicología del Desarrollo en la Universidad de Toronto y obtuvo su Doctorado en 1939. Al terminar sus estudios, se unió al cuerpo de la Armada de Mujeres Canadienses, pasó cuatro años en el ejército y alcanzó el rango de Mayor.

Poco después, contrae matrimonio y se traslada con su marido a Londres. Es entonces cuando comienza a trabajar en el Instituto Tavistock junto al psiquiatra John Bowlby. Ambos abren el camino de una investigación basada en la experiencia de separación de niños de sus madres.

En 1953, se traslada a Uganda y comienza a trabajar en el Instituto Africano de Investigación Social de Kampala, donde continuó con sus investigaciones sobre relaciones tempranas de los niños con sus madres.

Al cabo de un tiempo, obtiene un puesto en el Instituto John Hopkins en Estados Unidos y, posteriormente, en la universidad de Virginia, lugar en el que continuó desarrollando su teoría del apego hasta su retiro profesional en 1984.

Mary Ainsworth

La teoría del apego

John Bowlby es considerado el padre de la teoría del apego. Los estudios de Bowlby mostraron que los niños poseen un comportamiento exploratorio innato. Pero si se sienten desprotegidos o en peligro, su primera reacción es la de buscar el apoyo de la madre o del cuidador primario.

Mary Ainsworth partió de la base de Bowly sobre los sistemas de control, pero añadió un concepto nuevo: la situación extraña.

“En el odio, como en el amor, crecemos como la cosa que cuidamos. Lo que odiamos lo injertamos en nuestra propia alma”.

-Mary Renault-

Mary Ainsworth investigó acerca de la relación de los niños con sus cuidadores agregando la situación extraña en diferentes contextos. La situación extraña se creaba añadiendo una persona extraña para el niño en el contexto de relación madre-hijo.

En base a los resultados obtenidos, Mary Ainsworth amplío la teoría conectando tres estilos de apego: el apego seguro, el apego inseguro-evitativo y el apego inseguro-ambivalente. La teoría fue ampliada más tarde por otros investigadores. El conjunto de relecturas, comentarios y adiciones es el resultado de la teoría del apego que conocemos en la actualidad.

Mary Ainsworth y los diferentes tipos de apego

La teoría del apego se amplío posteriormente con un cuarto tipo de apego. Lo que Mary Ainsworth definió y caracterizó fueron, únicamente, los tres tipos mencionados con anterioridad. A continuación, describimos en qué consiste exactamente cada uno de ellos:

  • Apego seguro: se genera cuando el niño se siente querido y protegido. Aunque el cuidador se ausente y el niño viva con cierta angustia la separación momentánea, sabe que puede confiar en que su cuidador regresará.
  • Apego inseguro: estos niños responden con angustia intensa a la separación de la madre o el cuidador. Parece que este tipo de apego es el resultado de una escasa disponibilidad materna o del cuidador primario. Estos niños aprenden que su madre no va a estar siempre cuando la necesiten.
  • Apego ambivalente: se desarrolla cuando el cuidador primario dejar de atender las necesidades del niño de forma reiterada y constante. Son niños que desarrollan un gran sentimiento de desconfianza y aprenden a no buscar ayuda en el futuro.

Mano de un bebé cogiendo la de su madre para representar el vínculo de apego

Una labor importante

Mary Ainsworth llegó a ser una gran conocedora de la importancia del desarrollo de una relación sana de apego materno. Además de la influencia que esto podría tener en el niño como futuro adulto.

Se pronunció muchas veces a favor de la necesidad de elaboración e implantación de programas que ayudasen a las mujeres a compatibilizar su carrera profesional con la maternidad. Pues, en aquel momento, resultaba casi imposible para las mujeres conjugar lo que hoy vemos con total normalidad.

El acceso a los estudios académicos, a la investigación, al mundo laboral, etc. parecía no ser demasiado compatible con las labores domésticas y, en consecuencia, de esposa y madre que eran las que dictaba la sociedad. Por ello, se puede considerar a Mary Ainsworth como una de la precursoras de los programas de conciliación laboral para las madres.

Como mujer investigadora, sabía que su labor no solo podía quedar relegada al estudio, había algo que reivindicar, algo que podría ayudar a muchas mujeres en el futuro para que, como ella, pudieran elegir su camino. Así, nos encontramos ante una científica que se interesó por aspectos de la mujer que la psicología dejaba a un lado.

Finalmente, Mary Ainsworth falleció en 1999, con 86 años de edad, tras toda una vida dedicada a desarrollar una de las más importantes teorías psicológicas con las que contamos hoy en día.

  • Delgado, A. O., & Oliva Delgado, A. (2004). “Estado actual de la teoría del apego”. Revista de Psiquiatría y Psicología del Niño y del Adolescente4(1), 65-81.
  • Main, M. (2001). “Las categorías organizadas del apego en el infante, en el niño, y en el adulto: Atención flexible versus inflexible bajo estrés relacionado con el apego”. Aperturas psicoanalíticas8.
  • Marrone, M., Diamond, N., Juri, L., & Bleichmar, H. (2001). La teoría del apego: un enfoque actual. Madrid: Psimática.
  • Wallin, D. J. (2012). El apego en psicoterapia. Desclée de Brouwer.