Brokeback Mountain, una historia de amor - La Mente es Maravillosa

Brokeback Mountain, una historia de amor

Leah Padalino 3 febrero, 2018 en Cine, series y psicología 0 compartidos
Dos hombres abrazados

El 22 de enero, se cumplen 10 años de la muerte del actor Heath Ledger a causa de una sobredosis accidental de medicamentos; un actor que murió joven, a los 28 años, pero que nos dejó un interesante legado cinematográfico, entre el que destacan títulos como: Casanova, Monster’s ball, Brokeback Mountain, El caballero oscuro y El imaginario del doctor Parnassus, película que no llegó a completar y en la que tuvo que ser sustituido por diversos actores. Sin duda, su papel más recordado es el del Joker en El caballero oscuro, papel que le valió el Óscar póstumo y por el que muchos lo recordarían como “el mejor Joker de la historia”.

Hoy nos gustaría homenajear a Ledger con otro de los títulos que marcó su carrera, Brokeback Mountain, una película de Ang Lee estrenada en 2005 y en la que Ledger compartía reparto con Jake Gyllenhall, Anne Hathaway y con la que se convertiría en su esposa y madre de su única hija, Michelle Williams.

Brokeback Mountain se basa en el relato homónimo de Annie Proulx; la película ha sido galardonada con diversos premios, incluidos tres Óscar. La historia que nos presenta Lee es una historia de amor, que se mueve por solitarios parajes. Ambienta en las décadas de los 60 y 70, Brokeback Mountain nos muestra las presiones sociales a las que están sometidas las personas homosexuales.

La homosexualidad en el cine

Cada vez son más quienes apuestan por incluir personajes homosexuales en el mundo del cine y las series, pero lo cierto es que no siempre ha sido así. Además, muchos de estos personajes eran secundarios o no planteaban una temática romántica, de hecho, solían asociarse a situaciones cómicas. Dejando a un lado el cine independiente, donde sí encontramos otro tipo de historias, lo cierto es que en el cine más comercial apenas encontramos historias de amores homosexuales.

La homosexualidad ha sido un gran tabú a lo largo de la historia y, aunque se haya recorrido un largo camino, es difícil encontrar escenas de sexo entre homosexuales; en cambio, las escenas de cama heterosexuales son abundantes. En pocas ocasiones los homosexuales son protagonistas o nos plantean una historia al estilo de Romeo y Julieta o Titanic. Parece que el género más romántico está reservado únicamente a la heterosexualidad.

Brokeback Mountain, aunque no es la única película de temática homosexual, sí que fue una de las pioneras en centrar toda su trama en una historia de amor entre personas del mismo sexo; además, estas personas eran hombres, algo todavía más interesante teniendo en cuenta que el género romántico siempre ha ido más ligado a lo femenino.

En esta línea, nos damos cuenta de que resulta más fácil encontrar escenas de amor entre mujeres que entre hombres, incluso en las escenas heterosexuales, el cuerpo desnudo de la mujer suele acaparar más planos que el del hombre; así, tenemos títulos como La vida de Adele. Parece que resulta menos escandaloso mostrar mujeres desnudas y escenas lésbicas que el cuerpo de un hombre o una escena gay, quizás, porque esto pondría en duda el estereotipo heterosexual de masculinidad.

Dos hombres agarrándose con pasión

A pesar de todos los galardones y del éxito de la película, Brokeback Mountain no estuvo exenta de polémica. El propio Ledger tuvo que soportar alguna pregunta incómoda y con tintes homófobos por parte de la prensa, algunas asociaciones estadounidenses vinculadas a la Iglesia Católica criticaron duramente la película.

Llegó a cancelarse su proyección en algunos cines, fue prohibida en China y censurada en Italia durante una emisión de la misma en la televisión pública. En esta ocasión, se censuraron escenas de amor homosexual e incluso besos; sin embargo, se emitieron las escenas donde se mantenían relaciones heterosexuales mucho más explícitas que las homosexuales.

Aún así, la película logró su cometido, tratando un tema “controvertido” en un tono amable, respetuoso y, sobre todo, mostrando el verdadero amor entre dos personas, sin tener en cuenta su sexo.

Brokeback Mountain, una historia de amor

Brokeback Mountain es una película lenta, pausada, silenciosa…, pero totalmente emotiva. Una película cargada de sentimientos que nos trae algo nunca visto en el cine más comercial: la historia de amor de dos hombres, aparentemente “muy machos”, que deberán luchar por vivir su amor en una sociedad que castiga a los homosexuales.

Ennis Del Mar, un joven serio y poco hablador, y Jack Twist, un alegre y elocuente joven, pasan un verano trabajando como pastores en las montañas, completamente alejados del mundo. La soledad, la complicidad y la convivencia harán que entre ambos se produzca un encuentro sexual que, al principio, generará sentimientos confusos y, posteriormente, desencadenará en una historia de amor que les acompañará para siempre. Las exigencias de la época, la sociedad patriarcal y el estereotipo de masculinidad harán que los protagonistas deban vivir su relación en la clandestinidad.

Personajes de Brokeback mountain

Jack será quien inicie la relación, Ennis se mostrará contrario, aunque terminará sucumbiendo y dejándose llevar por sus sentimientos. Pronto, descubrimos que Ennis posee una fuerte coraza y que se empeña en guardar las apariencias sociales. Está a punto de casarse con una mujer y le dejará claro a Jack que él no es “marica”. Esta coraza y negación de sus verdaderos sentimientos se deben a un trauma sufrido en la infancia, pues Ennis fue testigo de una desagradable escena en su niñez: un hombre asesinado y torturado por su orientación sexual.

El verano pronto llegará a su fin y ambos dejarán a un lado esta relación, su secreto permanecerá guardado en las montañas. Los traumas de Ennis nos llevarán a vivir escenas realmente violentas entre ambos porque, a pesar de sus sentimientos hacia Jack, se niega a aceptar que es homosexual y eso le llevará a actuar con cierta violencia.

Con el tiempo, cada uno irá haciendo su vida junto a una mujer, ambos se convertirán en padres y vivirán como se supone que deben hacerlo. Ennis, sin embargo, vive una situación más tormentosa, su familia tiene problemas económicos y él no es feliz. Jack, por el contrario, contrae matrimonio con una mujer adinerada y su vida parece mucho más agradable; aunque veremos que todo esto no es más que una fachada, su matrimonio tampoco funciona realmente y su relación con su suegro es de lo más complicada. El suegro de Jack es el claro ejemplo de texano anclado en los valores patriarcales que cree que todo hombre debe ser un “buen macho alfa”, con las costumbres asociadas a tal estereotipo.

Hombres durmiendo

Tras muchos años sin verse, Jack y Ennis volverán a encontrarse y, a partir de este momento, sus escapadas serán cada vez más frecuentes, la pasión y el amor no han desaparecido pese al paso del tiempo. Jack está dispuesto a dejarlo todo para comenzar una vida junto a Ennis, es un hombre mucho más liberado y dispuesto a luchar por sus sentimientos; pero Ennis es víctima de la sociedad y no logra desvincularse de su papel, tiene miedo de no ser aceptado y terminar como el hombre que vio de pequeño.

Como recomendación personal, creo que es conveniente ver la película en su versión original, pues el doblaje al español presenta un problema de traducción que da lugar a una confusión en el final. Brokeback Mountain es una película que nos invita a dejar los prejuicios a un lado y a ver la historia como lo que es, una verdadera historia de amor. En un ambiente puramente texano, católico, conservador surge una historia de amor entre dos hombres que les marcará para el resto de sus vidas.

Leah Padalino

Italoespañola y ciudadana del mundo. Futura filóloga y estudiante de filosofía, cinéfila y amante de los animales. "Cuanto más difícil es hacer algo, mayor es la recompensa que te espera al final"

Ver perfil »
Te puede gustar