¿Buscas terapia sexual?

Las disfunciones sexuales afectan a multitud de personas a lo largo de su vida, por lo que es habitual acudir a un terapeuta sexual. En este sentido, ¿qué motiva a las personas a buscar ayuda? En este artículo indagaremos al respecto.
¿Buscas terapia sexual?
Gorka Jiménez Pajares

Escrito y verificado por el psicólogo Gorka Jiménez Pajares.

Última actualización: 07 abril, 2023

Si buscas terapia sexual probablemente seas consciente de buena parte de las implicaciones que esta tiene en otras parcelas vitales; por lo que intervenir sobre entidades clínicas como la disfunción sexual se torna fundamental. Podemos ofrecer un primer dato y es que el diagnóstico afecta a 3 de cada 4 personas en la edad adulta, de manera independiente a cuántos años se tenga o del sexo.

Pese a lo anterior, las estrategias de salud de diversos países ponen el foco de atención en otras áreas, especialmente en la reproductiva y en la prevención del contagio de patologías de transmisión sexual. Esto ha propiciado que la intervención sobre tales entidades clínicas quedara en un segundo plano.

«La sexualidad es una parte integral de la salud y el bienestar emocional de una persona, y debería ser tratada con la misma importancia que cualquier otra área de la salud».

-Barry McCarthy-

¿Qué es una disfunción sexual (DS)?

Las DS son entidades clínicas diversas que gravitan en torno a aspectos como la ausencia de deseo sexual, las dificultades respecto a la erección o el dolor durante el encuentro íntimo, según la American Psychiatrich Association (DSM-5-TR, APA, 2022).

De acuerdo con una investigación publicada en The Journal of Sexual Medicine (Lewis et al., 2010), las mujeres sufren DS a menudo. En concreto, plantean las siguientes cifras:

Por otro lado, los hombres también experimentan de manera frecuente las DS. Sobre ello, la indagación liderada por Lewis et. al (2010) reportan los números a continuación:

  • Hasta un 30 %, sufre eyaculación precoz.
  • Hasta un 40 %, experimenta un trastorno eréctil.
  • Hasta un 18 %, experimenta un trastorno del interés/excitación sexual.

En términos generales, para hacer el diagnóstico de una DS deben transcurrir seis meses desde el comienzo de los síntomas. Además, estos impactan en diversas esferas de especial relevancia para las personas, como la pareja.  Y provocan angustia y malestar a quienes las sufren, puesto que no disfrutan de los encuentros sexuales (APA, 2022).

«Muchos factores contextuales, como el periodo posparto, los factores estresantes laborales o las rupturas amorosas pueden afectar temporalmente el funcionamiento sexual».

-David Lafortune-



Paciente femenino durante sesión de terapia en la que el especialista toma nota
Algunas disfunciones sexuales presentadas por las mujeres están relacionadas con trastornos orgásmicos y de excitación.

¿Buscas terapia sexual? El perfil de quienes solicitan la ayuda de un experto

Por norma, quienes solicitan los servicios de un terapeuta especializado en este ámbito lo hacen porque se sienten insatisfechos con sus experiencias sexuales. En una reciente investigación publicada en la revista especializada Plos One, liderada por el investigador David Lafortune (Lafortune et al., 2023) se encontraron varios elementos comunes en las personas que buscan terapia sexual.

Fruto de la insatisfacción en este ámbito, los pacientes con una DS experimentan altos niveles de malestar. Esto se constituye en el motor que les conduce a buscar servicios profesionales. Sin embargo, el proceso dista de estar exento de barreras.

Lafortune menciona los siguientes inconvenientes (Lafortune et al., 2023):

  • Casi 2 de cada 10 personas no recibió la información adecuada.
  • Casi 3 de cada 10 sujetos no pueden permitirse su alto coste económico.
  • Casi 6 de cada 10 personas encuentra dificultades para acceder a un experto.
  • Casi 3 de cada 10 pacientes estuvo en listas de espera durante un periodo amplio.

Si atendemos a las características sociales y demográficas de los participantes, hallamos un dato curioso: la mayoría de los pacientes que acuden a este tipo de terapia suelen ser hombres, tanto heterosexuales como homosexuales.

«El bajo funcionamiento sexual representa un importante problema de salud pública».

-David Lafortune-

Hombre plantea sus problemas en una terapia sexual con un especialista que toma notas
La eyaculación precoz y los trastornos eréctil y de interés/excitación son los más planteados por los hombres que acuden a terapia.


Estos son los perfiles profesionales que más demandan los pacientes que buscan terapia sexual

Muchas personas con DS evitan ponerse en manos a un profesional de salud sexual porque consideran que estas condiciones son una parte natural y normal del proceso de envejecer, señala un trabajo difundido en International Urogyneacology Journal (2018). Sin embargo, esto puede constituir una creencia errónea entorno a la salud sexual, ya que las ventajas de acudir a terapia son sustanciales.

Según el estudio realizado por Lafortune y su equipo, casi un 19 % de personas acudieron a un especialista en medicina general, un 10 % a un especialista en urología o ginecología, mientras que un 12 % se puso en manos de un psicólogo. En este sentido, los expertos en terapia sexual son los profesionales más demandados por quienes buscan tratar sus DS, tanto especialistas en medicina como en psicología.

Por otro lado, teniendo en cuenta la alta prevalencia de la DS en la sociedad (es decir, el alto número de casos de personas con entidades clínicas referidas a la esfera sexual), sería necesario implementar políticas sanitarias públicas que atajen estos problemas.

Como el lector podrá observar, existen varias dificultades y barreras a las que se enfrentan los sujetos con una DS. Además, Lafortune menciona que la pandemia producida por el virus SARS-COV-2 habría incrementado el número de pacientes con DS, ya que como consecuencia del periodo de aislamiento social, carecieron de la posibilidad de acudir a tratamiento.

«La pandemia de COVID-19 podría haber exacerbado las disfunciones sexuales e influido en los comportamientos de búsqueda de ayuda».

-David Lafortune-

Te podría interesar...
¿Por qué algunas personas piensan que la sexualidad es mala?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Por qué algunas personas piensan que la sexualidad es mala?

Cuando la sexualidad es vista de forma negativa, casi siempre es por falta de información, aprendizajes erróneos o experiencias negativas.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • American Psychiatric Association. (2022b). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition, Text Revision (Dsm-5-Tr(tm)) (5.a ed.). American Psychiatric Association Publishing. https://dsm.psychiatryonline.org/doi/book/10.1176/appi.books.9780890425787
  • Lafortune D, Girard M, Dussault É, Philibert M, Hébert M, Boislard MA, Goyette M, Godbout N. (2023). Who seeks sex therapy? Sexual dysfunction prevalence and correlates, and help-seeking among clinical and community samples. PLoS One, 18(3):e0282618. doi: 10.1371/journal.pone.0282618. PMID: 36877709; PMCID: PMC9987801. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/36877709/
  • Lewis, R. W., Fugl-Meyer, K. S., Corona, G., Hayes, R. D., Laumann, E. O., Moreira, E. D., Jr, Rellini, A. H., & Segraves, T. (2010). Definitions/epidemiology/risk factors for sexual dysfunction. The journal of sexual medicine7(4 Pt 2), 1598–1607. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20388160/
  • Tinetti, A., Weir, N., Tangyotkajohn, U. et al. (2018). Help-seeking behaviour for pelvic floor dysfunction in women over 55: drivers and barriers. Int Urogynecol J, 29, 1645–1653. https://doi.org/10.1007/s00192-018-3618-2

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza. Para mayor información consulta nuestra política editorial.