Búsqueda de la novedad: el rasgo de las personalidades intrépidas

¿Por qué algunas personas disfrutan manteniéndose en el terreno de lo familiar, cotidiano y conocido, mientras otras necesitan una dosis extra de aventura? ¡Vamos a intentar encontrar una respuesta!
Búsqueda de la novedad: el rasgo de las personalidades intrépidas
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 30 Abril, 2021.

Última actualización: 30 Abril, 2021

Existen personas que rebosan energía, pasión por la vida y deseos de explorar. Aquellas que siempre están abiertas a nuevas experiencias, nuevas relaciones y emociones intensas. Personas para las que la rutina es una gran enemiga y el riesgo un compañero de viaje. ¿Los conoces? Son quienes poseen el rasgo de búsqueda de la novedad.

Resulta curioso y fascinante cómo algunas personas hallan la felicidad en lo conocido, lo cotidiano y lo familiar, mientras otras necesitan una dosis extra de aventura. Aún más, si tenemos en cuenta que estas diferencias de carácter son perceptibles desde los primeros meses de vida de un niño. ¿Quieres conocer más respecto al origen y las manifestaciones de este rasgo?

La búsqueda de la novedad como parte del temperamento

El temperamento puede definirse como una serie de hábitos y tendencias generales que ponen en marcha las personas ante estímulos percibidos. Se trata de características altamente heredables y bastante estables en el tiempo; por lo mismo, son fácilmente percibidas desde la primera infancia y suelen acompañarnos durante toda la vida.

Cloninger (psiquiatra, psicólogo e investigador estadounidense) realizó grandes contribuciones al respecto. Así, dividió el temperamento en cuatro dimensiones principales que determinan el modo de responder de cada individuo:

  • Búsqueda de la novedad.
  • Evitación del daño.
  • Dependencia de la recompensa.
  • Persistencia.
Hombre saltando entre precipicios

¿En qué consiste la búsqueda de la novedad?

Este aspecto del temperamento se manifiesta desde los primeros meses de vida, cuando el bebé responde hacia una estimulación novedosa con curiosidad e iniciativa exploratoria.

Mientras unos niños reaccionan buscando el refugio y la protección de sus padres, otros se dirigen sin pensarlo hacia lo desconocido. Esta inclinación natural se mantiene a lo largo del tiempo, dando lugar a distintas manifestaciones y conductas, como las siguientes:

Excitabilidad exploratoria

Quienes puntúan alto en búsqueda de la novedad tienden a reaccionar con excitación ante estímulos novedosos; especialmente cuando estos pueden proporcionar recompensas.

Así, estas personas suelen preferir lo desconocido e innovador a lo conocido o rutinario. Se sentirán atraídas por cualquier propuesta que implique salir de la zona de confort, probar experiencias diferentes, descubrir nuevos lugares o conocer nuevas personas.

Quienes se encuentran en el extremo opuesto muestran actitudes más rígidas. Prefieren mantenerse en los límites de lo familiar y se muestran temerosos o reticentes ante actividades, entornos y estimulaciones no conocidas.

Impulsividad

Es muy común que estos individuos se muestren poco reflexivos y actúen de forma impulsiva, caprichosa y carente de previsión. Del mismo modo, no suelen reparar en las posibles consecuencias y no dudan en tomar riesgos. Son rápidos, audaces y espontáneos; incluso descontrolados en algunas ocasiones.

Extravagancia

Esta manifestación se caracteriza por comportamientos alejados de lo socialmente establecido. Pueden producirse por una falta de interés en seguir las convenciones sociales y obtener aprobación; pero también como un modo deliberado de alejarse de lo común.

Su preferencia por lo diferente se manifiesta también en sus propias conductas y procesos de pensamiento. Por lo mismo, suelen ser personas creativas y alejadas de la tradición. Además, pueden tener problemas para ahorrar dinero; un interés que puede chocar con el de experimentar novedades o el presente de manera intensa.

Desorden

Por último, la búsqueda de la novedad se relaciona con un temperamento rápido y desordenado, poco amante de las normas, reglas y rutinas rígidas.

Tienen poca tolerancia a la frustración, al aburrimiento y a la incomodidad física o psicológica. Además, comúnmente pierden los estribos dando muestras externas de ira.

Hombre enfadado

¿Es la búsqueda de la novedad un rasgo positivo o negativo?

El temperamento es heredable en aproximadamente un 50 %. Además, se ha demostrado que específicamente la búsqueda de la novedad se relaciona con una baja actividad dopaminérgica que lleva a la persona a buscar nuevas experiencias y sensaciones. Por lo mismo, modificar o matizar estas tendencias de respuesta naturales requerirá trabajo.

No obstante, no se trata de un rasgo inherentemente positivo o negativo. Mientras estas conductas no se manifiesten de forma extrema, la persona podrá gozar de una espontaneidad y apertura beneficiosas en varios aspectos de su vida.

Sin embargo, cuando se superan las puntuaciones medias, la persona puede caer en riesgos excesivos y comportamientos inapropiados que traigan consecuencias negativas. Será tarea de cada persona matizar su temperamento para obtener los máximos beneficios.

Te podría interesar...
Apertura a la experiencia: el rasgo de las personalidades excepcionales
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Apertura a la experiencia: el rasgo de las personalidades excepcionales

La apertura a la experiencia es el rasgo de las personalidades abiertas, innovadoras y tolerantes. ¿Quieres conocer más al respecto? Te lo contamos.



  • Kose, S. (2003). A Psychobiological Model of Temperament and Character: TCI. Yeni Symposium: psikiyatri, nöroloji ve davraniş bilimleri dergisi, 41(2), 86–97.
  • DeYoung, C. G. El neuromodulador de la exploración: una teoría unificadora del papel de la dopamina en la personalidad (2013).