Cansancio extremo por ansiedad: ¿en qué consiste?

El cansancio que no se va durmiendo o manteniendo reposo puede obedecer a causas psicológicas. Si te sucede, te mostramos cómo identificarlo y combatirlo.
Cansancio extremo por ansiedad: ¿en qué consiste?
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 20 septiembre, 2021.

Última actualización: 20 septiembre, 2021

La sensación de cansancio es una de las más frecuentes, pero también de las más ambiguas. Está tan normalizado sentir fatiga, apatía y falta de energía que generalmente ni siquiera nos preocupamos por buscar el origen del malestar. Y es que son tantas las situaciones y patologías que pueden dar lugar a esta manifestación que resulta complicado identificar su origen. No obstante, el cansancio extremo por ansiedad es más frecuente de lo que pensamos.

Este va más allá de un simple agotamiento físico; incluye también un desgaste mental que nos impide o nos dificulta enormemente el funcionamiento diario. Levantarnos de la cama, participar en reuniones sociales o incluso practicar nuestros hobbies favoritos puede parecer un mundo cuando el cansancio está presente. Sin embargo, aunque generalmente lo asociemos a la depresión y otros trastornos afectivos similares, el estrés y la ansiedad también pueden ser los causantes.

¿Qué es el cansancio extremo por ansiedad?

El cansancio extremo por ansiedad es una sensación subjetiva que puede generar tanto síntomas físicos como psicológicos. Por norma, se manifiesta como extenuación y falta de fuerzas, pero también como desgana, apatía y desánimo. Estas sensaciones se prolongan en el tiempo y están presentes incluso cuando la persona descansa las suficientes horas.

Más allá de ser un malestar personal, esta condición deja huella en el día a día, afectando a nuestros procesos cognitivos, afectivos, motores y sociales. Por lo mismo, rendir de manera adecuada en este estado o con esta sensación es complicado. Algunas de las manifestaciones más comunes incluyen las siguientes:

  • Falta de concentración y dificultades para mantener una atención sostenida.
  • Pueden aparecer problemas de memoria.
  • Irritabilidad, desasosiego e inquietud interior.
  • Ausencia de interés por participar en actividades sociales y lúdicas, el descanso se prioriza aunque este no resulte reparador.
  • Abulia.
Mujer estresada

¿Por qué se produce?

Para comprender cómo funciona la ansiedad podemos hacer un símil con una alarma antirrobos instalada en el hogar. Esta en sí misma es necesaria, cumple una función importante: alertar de un peligro y movilizarnos a tomar medidas. Sin embargo, si se estropea y el estruendoso sonido no cesa durante horas, días o meses, no solo resultará increíblemente molesto sino que dificultará mucho el poder hacer vida normal dentro de esa casa.

Lo mismo sucede con la ansiedad. La activación fisiológica que se desencadena en el cuerpo es vital cuando nos encontramos ante un peligro real y puntual; pero, cuando se activa por tiempos prolongados o ante situaciones inocuas, resulta verdaderamente dañina.

Y es que el organismo humano no está diseñado para sostener estados de alerta continuos, para lidiar durante largos periodos con el aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, con la tensión muscular y con los elevados niveles de cortisol. Por lo mismo, el cansancio surge debido a la actividad derivada de una tensión psicológica sostenida.

¿Cómo identificar si sufres cansancio extremo por ansiedad?

Si sospechas que puedes padecer cansancio extremo por ansiedad, te mostramos algunos indicios que pueden ayudarte a determinar si esto es así.

No existen causas físicas objetivas que den cuenta del malestar

La principal característica del cansancio extremo por ansiedad es que este tiene lugar incluso cuando no hay motivos físicos que lo respalden. Es decir, que la persona no realiza una actividad física extenuante ni duerme menos horas de las necesarias. De ser así, probablemente el cansancio sería debido a estas causas.

Además, el reposo no resulta reparador: tumbarse en el sofá o dormir una siesta o una noche no son acciones que resulten útiles para reducir el malestar. Y es que su origen es otro diferente.

Padeces alteraciones del sueño

El sueño es uno de los primeros indicadores de que algo no anda bien en nuestra salud mental. La ansiedad puede hacer que te cueste conciliar el sueño o que este resulte intranquilo o fragmentado. Los despertares frecuentes son comunes y las preocupaciones tienden a agolparse en la mente al momento de intentar descansar.

Presentar este tipo de alteraciones hará que el cansancio sea más acentuado y que las consecuencias durante la jornada sean más visibles.

Sufres dolores musculares

La tensión psicológica suele manifestarse también a nivel físico. Por ello, muchas de las personas que padecen cansancio extremo por ansiedad sufren también de bruxismo, dolores de espalda o contracturas frecuentes.

Te sientes abrumado

El agotamiento emocional que sufren quienes padecen cansancio extremo por ansiedad se debe a que la persona se encuentra en un conflicto constante consigo misma o con su situación vital. El estrés laboral o personal, la insatisfacción, la frustración y el deseo por modificar las condiciones actuales sin lograrlo ejercen un gran desgaste que termina pasando factura.

Si te sientes incapaz de lidiar con tu día a día, de manejar todos los asuntos pendientes o de estabilizar tu estado de ánimo, esta puede ser una importante señal.

Hombre abrumado por cansancio extremo por ansiedad

Combatir el cansancio extremo por ansiedad es posible

Si te has sentido identificado con las anteriores afirmaciones, es momento de que realices algunos cambios. Mantener estados de ansiedad puede ser muy nocivo para tu salud.

Por ello, si quieres reducir el cansancio que sientes, tal vez no baste con pasar tiempo en reposo o aumentar las horas de sueño (pese a que un buen descanso nocturno resulta fundamental); además, es importante que reduzcas la carga de tareas en tu vida o el modo en que te enfrentas a las mismas.

No siempre es posible disminuir las responsabilidades laborales, pero tal vez podemos delegar una parte en nuestro equipo; podríamos aplicar la misma regla para el hogar. Aprender a regular la ansiedad también es básico; contar  y utilizar determinados recursos puede hacer que una misma rutina diaria se vuelva más ligera y soportable.

A este respecto, puedes iniciarte en la práctica de la meditación, realizar un entrenamiento en técnicas de relajación o aprender a reestructurar tus pensamientos.

Existen profesionales capacitados para ayudarte a lograr este cambio de perspectiva y formarte en el uso de estas técnicas que pueden serte sumamente útiles en tu día a día. No dudes en buscar ayuda si el cansancio extremo por ansiedad está afectando a tu vida.

Te podría interesar...
¿Por qué estoy tan cansado cuando tengo ansiedad?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Por qué estoy tan cansado cuando tengo ansiedad?

¿Por qué estoy tan cansado cuando tengo ansiedad? Las causas de esta realidad tan común son múltuples. Las analizamos a continuación.



  • Loza, D. O., Maroto, V. N., Vásquez, G. F., & Andrade, J. V. (2018). Bruxismo un hábito recurrente en jóvenes con ansiedad. RECIMUNDO: Revista Científica de la Investigación y el Conocimiento2(2), 236-258.
  • Vindel, A. C. (2010). Ansiedad, estrés, emociones negativas y salud. Atrapados por el estrés.
  • Ferreira-Vorkapic, C., Rangé, B., Nardi, A. E., & Rafael, J. N. (2013). Domando La Mente: Discusión de los resultados de la investigación sobre meditación y trastornos de ansiedad. Revista Argentina de Clínica Psicológica22(2), 101-110.