Características de una relación basada en el apego seguro

¿Qué tipo de apego define la relación de pareja que mantienes? Aquellas basadas en un vínculo seguro son las que tienen mayor probabilidad de ser más felices y duraderas. ¿Te gustaría conocer las características que las edifican?
Características de una relación basada en el apego seguro
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 07 octubre, 2022

Decía el orador y escritor Frederick Douglas que es más fácil criar niños fuertes que reparar adultos rotos. Una influencia de los acontecimientos y las raíces emocionales echadas en la infancia que nos cuesta mucho ver en primera persona. Paradójico cuando, por ejemplo, hoy sabemos que esta impronta tiene un peso significativo en cómo creamos y consolidamos nuestras relaciones de pareja.

El modo en que nos atendieron nuestros cuidadores asentó en nosotros una narrativa socioafectiva con un buen número de implicaciones, entre ellas la de qué esperar de las personas con las que formemos vínculos. La persona que somos ahora se nutre en buena parte de cómo se tejieron esos lazos tempranos.

De este modo, disfrutar de un tipo de apego seguro es esencial para alcanzar un desarrollo infantil saludable. También una adultez madura y autorrealizada. Así, como bien podemos deducir, una relación de pareja será más exitosa si contamos con alguien que no teme ser abandonado o que es competente a la hora de expresar sus emociones y necesidades.

No obstante, eso sí, el apego seguro no es el Santo Grial. Las relaciones perfectas no existen; siempre lidiaremos con algún altibajo, desavenencia y crisis puntual. Sin embargo, contaremos con alguien capaz de construir una auténtica intimidad emocional -contextos compartidos donde los participantes se permiten ser vulnerables-.

Veamos cuáles son las características que suelen definir este tipo de vínculos.

Se cree que cerca del 50 % de la población tiene un estilo de apego seguro. El resto evidencia patrones más inseguros, como el apego ansioso, evitativo y desorganizado.

Pareja adulta tomando café, ejemplo de una relación basada en el apego seguro
Los niños criados con apego seguro tienen más probabilidades de desarrollar en la madurez relaciones duraderas basadas en confianza y la empatía.

¿Cómo es una relación basada en el apego seguro?

Una relación basada en el apego seguro define un vínculo en el que domina la apertura emocional, la reciprocidad y la confianza. Podríamos decir que aquellas personas criadas en su infancia con este tipo de vinculación tienen mayor probabilidad de tener éxito en sus relaciones afectivas. Esto no significa que no surjan desafíos, como es propio en toda pareja.

Por otro lado, resulta ilustrativo un estudio clásico de Hazan y Shaver. El 50-56 % de las personas suelen evidenciar un apego seguro, mientras el resto suele orbitar entre esas esferas más problemáticas e inseguras, como es el apego ansioso, desorganizado y evitativo. La probabilidad de enamorarnos de alguien con ese último patrón más problemático es al parecer bastante alto.

Ahora bien, ¿quiere decir esto que el haber crecido con unos padres no disponibles emocional y físicamente determina a la persona de por vida? Es importante recordar que todos tenemos la oportunidad de cambiar, crecer y adaptarnos. Si somos conscientes de que nuestro estilo de apego es evitativo y que esto nos genera sufrimiento, podemos trabajar en nosotros mismos.

Construir una relación basada en el apego seguro es posible. Para ello, debemos tener presente esas áreas que lo edifican, que lo nutren y que erigen un vínculo más satisfactorio.

Las parejas definidas por un apego seguro son capaces de pedirse ayuda y expresar sus necesidades sin temor a ser juzgadas.

1. Hay comodidad para expresar los pensamientos y las emociones

Muchos habrán convivido con una pareja hermética. Hay personas con serias dificultades para comunicar qué sienten, qué les preocupa, qué les carcome. Esto hace que esperen a que sea el otro quien “adivine” por qué están enfadados o molestos. En lugar de comunicar con normalidad qué sienten, aguardan que el otro lo intuya, y si esto no sucede, se frustran más aún.

Una relación basada en el apego seguro se define por una comunicación sincera, asertiva y respetuosa. No hay miedos ni inseguridad a la hora de expresar qué preocupa o qué se necesita. Esto permite que el vínculo esté siempre más saneado y que la confianza fluya.

2. Sus miembros son independientes y no temen mostrarse vulnerables

La psicóloga Brené Brown fue la que popularizó la importancia de la vulnerabilidad en las relaciones de pareja. Esta dimensión no tiene nada que ver con la debilidad. Todo lo contrario, la persona que deja caer su armadura y se abre emocionalmente al otro construirá un vínculo más enriquecedor y valiente. Sin vulnerabilidad no hay amor, ni pertenencia, ni felicidad.

A su vez, el haber crecido con un vínculo seguro nos evita derivar en relaciones dependientes. Seremos personas autorrealizadas capaces de sincerarnos con el ser amado y habilitadas para valernos por nosotros mismos si esa relación no funciona. No exigimos el oxígeno del otro para poder sobrevivir.

Las personas con un apego seguro desean que su pareja tenga sus propios intereses fuera de la relación.

3. Hay confianza y habilidad para resolver problemas

La confianza en una relación de pareja es el pilar que todo lo sostiene. Gracias a este sustrato psicológico, los celos apenas tienen espacio y cada uno es libre de trabajar en sus propias metas. Se respetan las identidades de cada uno y se diluyen las incertidumbres, los miedos y las dudas que tanto emborrona el afecto auténtico.

Por otro lado, otro elemento que define una relación basada en el apego seguro es la resolución. Los miembros de esta pareja son hábiles para solucionar problemas, actúan con proactividad y adecuadas competencias comunicativas. No dejan que las desavenencias se enquisten ni se limitan a delegarlo todo en la otra persona.

Hombre mirando a su pareja ejemplo de una relación basada en el apego seguro
Quienes evidencian un apego seguro no temen emocionarse ante su pareja.

4. La pareja sabe poner límites y respetarse mutuamente

Los límites entre dos personas deben consensuarse y respetarse. Si estas barricadas psicológicas no están presentes ni se respetan, aparecerán las dinámicas invasivas, tóxicas y dominantes. Nada es tan necesario como dejar claro al ser amado qué realidades no podemos permitir y cuáles son nuestros territorios personales. Esos que nadie puede cruzar o abordar.

Asimismo, una relación basada en el apego seguro no solo defiende y clarifica cuáles son los límites de uno. También respeta los del otro. Entender que el ser amado merece el mismo respeto que nosotros exigimos es de primero de salud emocional. Tengámoslo claro, para ser pareja y disfrutar de esa seguridad afectiva siempre habrá espacios físicos y emocionales que no deben sobrepasarse.

En esencia, después de haber visto cada una de estas áreas que conforman este tipo de vinculación segura en el amor, solo cabe señalar un aspecto. Nunca es tarde para trabajar un apego seguro con las personas que amamos. Hacerlo nos librará de mucho sufrimiento, haciendo que nos sintamos mejor con nosotros mismos.

Te podría interesar...
¿Tienes una familia nutricia?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Tienes una familia nutricia?

Las familias nutricias son aquellas en las que las personas crecen y en las que encuentran un espacio seguro donde sentirse queridos.



  • Hazan C, Shaver P. Romantic love conceptualized as an attachment process. J Pers Soc Psychol. 1987;52(3):511-24. doi:10.1037//0022-3514.52.3.511
  • Leblanc É, Dégeilh F, Daneault V, Beauchamp MH, Bernier A. Attachment Security in Infancy: A Preliminary Study of Prospective Links to Brain Morphometry in Late Childhood. Front Psychol. 2017 Dec 12;8:2141. doi: 10.3389/fpsyg.2017.02141. PMID: 29312029; PMCID: PMC5733037.
  • Mccarthy G. Attachment style and adult love relationships and friendships: a study of a group of women at risk of experiencing relationship difficulties. Br J Med Psychol. 1999;72 ( Pt 3):305-21. doi:10.1348/000711299160022