Carl Hovland: biografía y estudio sobre comunicación persuasiva

Sonia Budner · 5 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 5 abril, 2019
Carl Hovlan creía firmemente que, si los medios de comunicación podían cambiar opiniones y actitudes en la audiencia, podrían considerarse una herramienta eficaz en asuntos sociales tan graves como los prejuicios o los estereotipos.

El hombre que hoy nos ocupa, Carl Hovland, es un brillante psicólogo experimental que no perteneció a ningún enfoque psicológico en especial, pero sus investigaciones sentaron las bases de numerosos modelos psicológicos sociales, experimentales y cognitivos. Carl Hovland ha sido uno de los psicólogos más influyentes del siglo XX.

Su carrera profesional la dedicó a la investigación en el campo de la persuasión, las dinámicas de grupos, la comunicación y el pensamiento. Toda su vida académica transcurrió en la Universidad de Yale. También cooperó en importantísimos trabajos de investigación para el ejército de los Estados Unidos y la Fundación Rockefeller.

Fue el padre fundador de la famosa escuela o grupo de Yale y llevó a cabo las primeras investigaciones sobre persuasión y comunicación persuasiva. Los resultados de sus investigaciones se conocen como el modelo Hovland-Yale.

Fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando Carl Hovland, mientras trabajaba para el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, desarrolló sus estudios sobre la motivación y el cambio de actitud de los soldados.

Soldados

Su vida

Nació en Chicago en 1912. Parece que el joven Hovland fue un niño inteligente e introvertido que tenía problemas para socializar con sus compañeros de clase. Sin embargo, sus profesores lo describieron como un alumno brillante y tímido, que vivía en su mundo de sueños y le costaba relacionarse con el grupo.

Estudió Matemáticas, Biología, Física y Psicología experimental en la Universidad de Northwestern. Posteriormente, completó sus estudios de postgrado en la Universidad de Yale. Allí tuvo la oportunidad de verse influenciado por muchos psicólogos importantes del momento, como Clark L. Hull, quien fuera su mentor y con el que trabajaría durante varios años.

Durante su postgrado, publicó seis artículos académicos. Terminados sus estudios, permaneció como profesor en Yale durante el resto de su carrera profesional. En torno a su trabajo, se creó el grupo de investigación conocido como el grupo de Yale.

Se casó en 1938 y formó una familia. La Segunda Guerra Mundial interrumpió sus investigaciones en Yale y fue convocado por el Departamento de Defensa en el que continuó sus estudios sobre la efectividad de la propaganda y las películas de entrenamiento a soldados.

El objetivo de esta propaganda parecía ser el de levantar la moral a los soldados que luchaban contra las tropas japonesas, en una campaña que estaba resultando penosa y afectaba negativamente la moral de las tropas.

Tras la guerra, regresó a Yale, donde fue nombrado presidente del departamento de psicología y, a los 39 años, fue elegido presidente de la American Psychological Association, APA. Tras un episodio familiar dramático protagonizado por su esposa, que cayó gravemente enferma y sufrió un accidente fatal, Carl Hovland fallecía también de forma prematura a consecuencia de un cáncer a la edad de 49 años.

Las investigaciones de Carl Hovland

Durante el tiempo que trabajó con Clark L. Hull, ambos investigadores diseñaron una serie de estudios con el propósito de evaluar el aprendizaje de memoria y la integración del lenguaje de la psicología con ecuaciones matemáticas. Más tarde, y ya sin Hull, Hovland se empezó a interesar por otros aspectos de la condición humana como la comunicación.

Como hemos avanzado, durante la Segunda Guerra Mundial, fue reclutado por el ejército para supervisar los programas de entrenamiento motivacional militar. Estos estudios indagaron en profundidad la resistencia al cambio de opinión y desarrollaron métodos para su superación.

Los resultados fueron diversos, pero cabe destacar que Hovland y su equipo lograron refutar la teoría de propaganda nazi sobre la efectividad de la presentación unilateral de información. Dicha teoría sostenía que una comunicación persuasiva exitosa debía presentar un solo aspecto de un argumento. Pero las investigaciones de Carl Hovland lograron contradecirla.

Tras la guerra y de vuelta en Yale, sus investigaciones se ramificaron en diversas áreas de la comunicación social. En colaboración con la Fundación Rockefeller, organizó un programa de investigación sobre el cambio de actitud a través de la forma de presentación de una información.

Perfiles de dos cabezas con hilos en su mente

Su legado

A raíz de este proyecto, Hovland extendió sus estudios a los campos de la resolución de problemas, la comunicación, el cambio de opinión y los juicios sociales. En este sentido, sus aportaciones están consideradas como la mayor contribución individual al campo de la comunicación social que nadie había hecho hasta ese momento.

Carl Hovland estudió todos los elementos que intervienen en el proceso de comunicación y sus investigaciones se enfocaron en la influencia de todas sus variables. Identificó las diferentes fases en una comunicación eficaz enfocada al cambio de actitud: la exposición al mensaje, atención, comprensión, aceptación y retención.

Profundizó, además, en las diferentes circunstancias del escenario del mensaje como la credibilidad del emisor, la naturaleza del mensaje y la disposición del receptor. En 1953, publicó un volumen de trabajo acerca de la comunicación masiva, titulado Comunicación y persuasión, en el que contempla sus principales conclusiones y los análisis acerca de los procesos de persuasión.

En definitiva, Carl Hovland revolucionó los estudios relacionados con la comunicación y la persuasión. Sus investigaciones siguen siendo de interés y marcaron un nuevo rumbo en los estudios posteriores.

 

 

  • Hovland, C. I., Lumsdaine, A. A., & Sheffield, F. D. (1949). Experiments on mass communication. Princeton, NJ: Princeton University Press.
  • Sears, R. (1961). Carl Iver Hovland. American Journal of Psychology, 74 (4), 638.
  • Kathleen P. Hurley and John D. Hogan (2007) Carl Iver Hovland: A model general psychologist. American Psychological Association APA. Newsletter Article (1425) Magazine Article (696)