Chips de memoria para tu cerebro, ¿ciencia ficción?

Chips de memoria para tu cerebro, ¿ciencia ficción?

Ana Quintana 2 febrero, 2013 en Actualidad y psicología 920 compartidos

Parecería increíble pensar, sin necesidad de traspasar grandes fronteras temporales, que el campo científico llegaría a alcanzar los mitos de la ciencia ficción. Un reciente estudio llevado a cabo por profesionales de la Universidad de Carolina del Sur y la Universidad Wake Forest, ha puesto de manifiesto los frutos de su trabajo de 10 años de duración, que podrían servir de base para el tratamiento de múltiples enfermedades neurodegenerativas. Este estudio se ha publicado en la revista Journal of Neural Engineering y concluye que es posible la implantación de un chip de memoria para la integración de recuerdos en cerebros in vivo.

AREAS CEREBRALES IMPLICADAS EN LA MEMORIA

El experimento se centra en las regiones claves para el almacenamiento de la información y la formación de recuerdos. El papel del hipocampo en la memoria se comienza a estudiar a raíz del caso HM, en el que se analiza la sintomatología del paciente, a consecuencia de la destrucción bilateral de las estructuras temporales mediales, como consecuencia de una intervención quirúrgica en un intento de aliviar los ataques epilépticos.

El resultado de dicha intervención provoca en el paciente una grave afectación de la memoria anterógrada y cierta alteración de la memoria retrógrada de los tres años previos a la lesión. HM era incapaz de codificar nuevos recuerdos tras la operación y no podía recordar qué había sucedido después de la misma, a pesar de ser capaz de recuperar información de años previos. De este modo, el hipocampo, localizado en el interior de la parte medial del lóbulo temporal, bajo la superficie cortical, cumple un papel imprescindible en la formación de nuevos recuerdos, tanto a nivel episódico como autobiográfico. En el hipocampo, también denominado Cornu Ammonis, se diferencian cuatro áreas: CA1, CA2, CA3 y CA4. Cada una de estas zonas tiene características celulares y conexiones propias les hace diferenciarse unas de otras.

EXPERIMENTO

En el estudio, los investigadores enseñan a las ratas a presionar una palanca para la obtención de una cierta recompensa. Utilizando ondas eléctricas integradas, el equipo de investigación experimental, dirigido por Sam A. Deadwyler del departamento de Wake Forest de Fisiología y Farmacología, registró los cambios en la actividad cerebral de las ratas entre las dos principales divisiones internas del hipocampo, conocidas como las subregiones CA3 y CA1. Una vez que se consiguió la estabilidad de la respuesta, los científicos bloquearon las interacciones neuronales normales entre las dos áreas utilizando agentes farmacológicos. A continuación, el chip llevó a cabo el procedimiento inverso, es decir, envió al hipocampo las ondas cerebrales registradas durante el aprendizaje de la conducta. De este modo, la rata era capaz de realizar la conducta, aún manteniendo anestesiada la porción de su cerebro.

CONCLUSIONES

El Doctor Berger señala que si somos capaces de decodificar conocimientos complejos para traducirlos en sus correspondientes ondas cerebrales sería teóricamente posible implantar conocimientos en el cerebro. Además, los investigadores continuaron para demostrar que si un dispositivo protésico y sus electrodos asociados se implantaron en los animales con un hipocampo normal, el funcionamiento del dispositivo podría en realidad fortalecer la memoria que se genera internamente en el cerebro y aumentar la capacidad de memoria de las ratas normales .

Los próximos pasos, según Berger y Deadwyler, se centrarían en intentos de duplicar los resultados de rata en primates, con el objetivo de eventualmente crear prótesis que pueden ayudar a recuperarse a las víctimas humanas de la enfermedad de Alzheimer, derrame cerebral o lesión cerebral.Esto abriría puertas a un nuevo campo de investigación científica sobre la curación de enfermedades y la recuperación funcional de personas con graves daños cerebrales.

Imagen cortesía de Fdecomite

Ana Quintana

Ver perfil »
Te puede gustar