7 claves para desbloquear el talento

Todos tenemos talentos. Ahora, ¿cómo desbloquearlos? ¿Y desarrollarlos? ¿Y ponerlos en valor? En este artículo respondemos a estas y otras interesantes preguntas para que puedas desarrollar todo tu potencial.
7 claves para desbloquear el talento
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 27 enero, 2022

Aunque resulte difícil de creer, son muchas las personas que en realidad no tienen claro para qué son talentosas. Lo más frecuente es que desde niños sean otros los que te digan en qué te desempeñas mejor y en qué “tienes futuro”. A veces coincide con la realidad y otras no. Es entonces cuando cobra sentido el proceso de desbloquear el talento.

Cuando hablamos de desbloquear el talento nos referimos a un proceso que implica conocer y reconocer las capacidades personales en diferentes terrenos que o bien han pasado desapercibidas o permanecen en un limbo. Así mismo, supone potencializar esos talentos descubiertos y aquellos que ya se conocen.

Todo en conjunto forma parte del autoconocimiento y puede enriquecer de manera significativa la vida. Desbloquear el talento no solo ayuda a realizar mejor las actividades que ya se realizan en el trabajo y en el tiempo libre, sino que también contribuye a diseñar nuevas vías para el desarrollo personal. Las siguientes son siete claves que pueden ayudarte a lograrlo.

Utiliza en la vida los talentos que poseas: el bosque estaría muy silencioso si sólo cantasen los pájaros que mejor cantan”.

-Henry Van Dyke-

1. Identificar los talentos personales

La mayoría de las personas tiene una idea sobre los talentos que tiene. Otra cosa es que a veces tú mismo te encargues de restarles valor o importancia. Quizás eres muy bueno organizando ideas u objetos, pero piensas que difícilmente vas a poder explotarlo. O cantas muy bien, pero no crees que sea algo que valga la pena porque no eres María Callas.

La clave para identificar los talentos personales está en seguirle la pista a todo aquello que te gusta hacer, sin motivo aparente. Así mismo, en lo que admiras de los demás. Solo puedes valorar en otros lo que ya posees dentro de ti. Explora en esa vía.

Mujer bailando bajo la lluvia

2. Practicar la mentalidad de desarrollo

Para desbloquear el talento es recomendable que elijas un proyecto, más grande o más pequeño, en el que pongas en valor tus aptitudes. Esto te ubica en una mentalidad de desarrollo, que no es otra cosa que comprometerte con el aprendizaje y el esfuerzo.

Todo talento requiere de trabajo para que florezca y se manifieste. No basta con saber que eres muy bueno para algo. Añade una dosis de trabajo aplicada a esa habilidad, aptitud o capacidad para que de verdad se convierta en talento.

3. Ubicarte en la serendipia

La serendipia se refiere a esa circunstancia en la que se produce un hallazgo valioso, en apariencia por obra de la buena fortuna. Sin embargo, esos descubrimientos afortunados rara vez son producto del azar.

Ubicarte en la serendipia es crear espacios y elementos de inspiración y de motivación que puedas activar todos los días. Supone agradecer, valorar el talento de otros y rodearte de personas y situaciones que alimenten tus deseos de ir más allá. La suerte llegará por añadidura.

4. Entrenar el valor, una clave para desbloquear el talento

Otra de las claves para desbloquear el talento es la capacidad de enfrentar tus miedos. El temor, y en particular el miedo al fracaso, es un gran enemigo del desarrollo personal. El efecto inmediato de esta emoción es precisamente el bloqueo de las capacidades.

Puedes darle todas las vueltas que quieras, pero la única manera de salir de esos temores es enfrentándote a ellos. No necesariamente venciéndolos, pero sí manteniendo la actitud de no huir a las primeras de cambio. Tanto el miedo como el coraje se retroalimentan a sí mismos.

5. Aprender de los errores

Nada ayuda a avanzar tanto como hacer del error una vía de aprendizaje y, por tanto, de crecimiento. Los grandes logros dependen en gran medida de esto. Desanimarte ante un error es perder una valiosa oportunidad de dar un paso adelante.

Que tengas talento para algo no significa que en ese terreno eres inmune a las equivocaciones. Por más hábil que seas, siempre vas a encontrarte con fallos en lo que haces. Eso no te hace menos hábil, sino que te da la ocasión de aprender algo que no sabías.

6. Practicar meditación

La meditación es una vía extraordinaria para desbloquear el talento. Una mente tranquila y unas emociones equilibradas crean las condiciones necesarias para que fluyan las ideas y las acciones. También son un precedente necesario para la creatividad.

Una mente invadida por el estrés y el desorden emocional desarrolla sus procesos de una manera limitada. En cambio, cultivar el equilibrio interior, a través de la meditación diaria, da lugar a una decantación que vuelve más eficaz cualquier cosa que hagas.

Mujer meditando

7. Creer en ti mismo

Poco de lo que es importante se logra de la noche a la mañana. Se requiere de perseverancia y una buena dosis de fe en tus posibilidades. De no ser así, lo más probable es que desistas ante las dificultades.

Una buena clave para enfrentar los momentos de desaliento es no olvidar una palabra: “todavía”. Te ayuda a ubicarte en una posición más realista: “todavía no lo consigo”, en lugar de decir “No conseguí hacer esto o aquello”.

Desbloquear el talento vale la pena porque te da una nueva perspectiva de ti mismo y, a la vez, enriquece tu vida. Otorga más sentido a lo que haces y afianza tu desarrollo. Recuerda que nunca es tarde para comenzar.

Te podría interesar...
¿Cómo puedo identificar mi talento?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Cómo puedo identificar mi talento?

Te ofrecemos aquí algunas preguntas claves para descubrir realmente cual es tu talento, aquello en lo que destacas, aquello que te hace feliz



  • Jericó, P. (2001). Gestión del talento. Madrid: Prentice Hall.
  • Walsh, R. (1996). Meditación. Natura Medicatrix: Revista médica para el estudio y difusión de las medicinas alternativas, (43), 16-22.