6 claves para ser más extrovertido

Ser más extrovertido es posible. Tan solo tienes que poner en práctica las siguientes claves. No te arrepentirás.
 6 claves para ser más extrovertido
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla.

Última actualización: 24 marzo, 2022

Cada individuo tiene su propia personalidad: una combinación muy particular de distintos rasgos. Esta integración, como si fuera la mezcla de los distintos colores básicos de una paleta, configura los distintos tipos de personalidad que podemos encontrar. Entre estos tonos básicos destacan la extroversión -o extraversión- y la introversión.

Muchas personas se preguntan cómo pueden ser un poco más extrovertidas. La presión social puede hacer que deseemos ser más abiertos, sociables y amables. En otras ocasiones, no es la presión la que alimenta este anhelo, sino las ventajas que tiene la extroversión en determinados contextos. Pero, sin importar los motivos, ¿cómo se puede llegar a ser más extrovertido?

Cómo ser más extrovertido

Las personas extrovertidas se caracterizan por ser sociables, afables, animosas, expresivas, optimistas y habilidosas para relacionarse y hacer amigos. Son aventureros, les gusta asumir riesgos y, en ocasiones, tienden a ser muy impulsivas y despreocupadas. El rasgo esencial de los extrovertidos es su gran habilidad para socializar.

A continuación, encontrarás algunas claves para ser más extrovertido. No pretendemos que te conviertas en una persona que no eres, en alguien distinto a lo que resuena en tu interior. Más bien, de lo que se trata es de que las utilices para realizar un pequeño ajuste.

Mujeres hablando
Saber iniciar y mantener conversaciones ayuda a ser más extrovertidos.

1. Inicia conversaciones

Comienza la conversación. Si eres muy tímido posiblemente esto te cueste, pero si quieres ser más extrovertido, puedes empezar por tomar la iniciativa. Recuerda que este tipo de personas son muy sociables. ¿Qué puedes hacer para iniciar una conversación?

  • Haz un comentario sobre el contexto. Por ejemplo, “qué calor (o frío) está haciendo hoy”, “qué lugar tan agradable”, “el tráfico está terrible hoy”. El comentario que hagas debe estar relacionado con la situación en la que te encuentras, de lo contrario darás la impresión de ser una persona desubicada.
  • Haz una pregunta casual sobre lo que la otra persona está haciendo. Puedes hacer también una observación, pero ten cuidado, no sea que parezcas muy entrometido. Es mejor que empieces con una pregunta.
  • Pide un consejo o una opinión a la otra persona sobre algún tema interesante. Si es un tema de interés social, mejor. Por ejemplo, las votaciones presidenciales, los cambios en las tarifas del transporte público, etc.

Intenta practicar con personas que estén familiarizadas contigo, como compañeros de trabajo o de escuela con los que nunca hayas hablado. Así te puede resultar más fácil, pues no es un completo extraño para ti, ni tú lo eres para ellos. Después puedes intentarlo con personas que no conozcas.

2. Mantén la conversación

Lo difícil no es iniciar una conversación, sino saber mantenerla. Por eso, es importante que en tu camino a ser más extrovertido aprendas cómo mantener una conversación. Aquí te ofrecemos algunas claves:

  • Haz preguntas abiertas para que la otra persona tenga que hablar más. Si haces preguntas cerradas, tipo sí o no, seguro no obtendrás más información y te quedarás bloqueado sin saber qué preguntar. Cuanto más hable el otro, más podrás preguntar. Evita preguntas cerradas tipo “dónde”, “cuándo”, “quién”. Usa preguntas abiertas tipo “cómo”, “qué” “por qué”. Así podrás mantener la conversación durante más tiempo.
  • Cuando te hagan preguntas a ti, procura ofrecer información libre, o sea, contenido que no esté ya incluido en la pregunta. Por ejemplo, si te preguntan: “¿en qué trabajas?” puedes responder: “soy psicólogo. La próxima semana tengo que realizar un taller con madres que han perdido a un hijo”. La libre información permite que la otra persona también pueda preguntarte más cosas.
  • Haz autorrevelaciones, es decir, ofrece información sobre ti mismo, sobre tus intereses y pasiones. Esto permite que la otra persona pueda conocerte mejor. No olvides tener cuidado con lo que revelarás y a quién se lo dirás. Sé prudente.

3. Escucha de manera activa

Para mantener una buena conversación debes saber escuchar lo que los demás dicen, así podrás, no solo conocerlos, sino también hacer más preguntas y abrir nuevas rutas de conversación.

La escucha activa genera seguridad y confianza, y facilita las relaciones con las demás personas. Con este tipo de escucha no solamente harás que el otro se sienta escuchado, también harás que sienta comprendido.

Recuerda que la comunicación es clave para ser extrovertido, por lo que debes entrenarte en el arte de saber escuchar.

4. Usa el lenguaje no verbal

Las personas extrovertidas tienden a ser expresivas, especialmente con el lenguaje no verbal. Intenta establecer contacto visual cuando hables con las personas y sonreír. Que las personas noten que estás animado hablando con ellos, mediante las sonrisas, el contacto visual y la escucha activa.

Procura también no asumir posturas rígidas, como cruzar los brazos o las piernas. Utiliza tus manos para acompañar el discurso o para trasmitirle al otro que le estás escuchando.

5. Sé asertivo

¿A quién le gusta relacionarse con personas irrespetuosas que pasan por encima de las opiniones y sentimientos de los demás cuando exponen sus puntos de vista? A nadie.

A todos nos gusta tratar con personas educadas, que nos respeten a pesar de las diferencias. A este tipo de personas se les conoce como asertivas, ya que expresan lo que sienten y piensan desde el respeto, la amabilidad y la empatía.

Si quiere ser extrovertido y cultivar buenas relaciones, debes empezar por ser asertivo y desarrollar tu inteligencia emocional. Esta última te permitirá identificar y comprender las emociones de las personas y saber cómo actuar, en consecuencia.

Hombre hablando con su compañera de trabajo
La asertividad ayuda a expresar los propios sentimientos y opiniones, respetando los de los demás.

6. Participa en actividades grupales

Participar en actividades grupales te permite interactuar con otras personas y poner en práctica las claves anteriores. Para llegar a ser un poco más extrovertido, debes empezar a practicar, de lo contrario será muy difícil que logres habituarte al uso de estas claves y a los rasgos propios de este tipo de personas.

No es necesario que pertenezcas a un grupo grande, con uno pequeño basta. Busca un grupo sobre algo que te guste y que te permita socializar. La integración en un grupo te ayudará a familiarizarte con la dinámica de conversar con otros y de hacer nuevas amistades.

Ser extrovertido, cuando no te sale de manera espontánea, no es sencillo. Por norma, implica que te involucres en contextos de alta estimulación social. Sin embargo, mostrarte como una persona extrovertida en ciertos momentos puede hacer que seas mucho más adaptativo.

Para algunos será más fácil que para otros, pero no es imposible añadir un plus a nuestra parte más social, hacer amigos y comunicarnos de manera asertiva.

Te podría interesar...
Los 5 tipos de personalidad según Erich Fromm
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Los 5 tipos de personalidad según Erich Fromm

Los 5 tipos de personalidad según Erich Fromm están basados en el principio de productividad, ahí donde invertir en la libertad personal.



  • Caballo, V. E. (2007). Manual de evaluación y entrenamiento de habilidades sociales. 7ª. Edición. Siglo XXI. España.
  • Calderón, K. A. H., y Silva, A. K. L. (2018). La escucha activa como elemento necesario para el diálogo. Revista convicciones5(9), 83-87.