Coco Chanel, biografía de un ícono de la elegancia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 14 abril, 2019
Edith Sánchez · 15 abril, 2019
La vida de Coco Chanel estuvo llena de éxitos, tragedias y creatividad en su máxima expresión. No solo se convirtió en el ícono de la moda, sino en la persona que cambió para siempre la forma de vestir de todas las mujeres en el mundo.

Coco Chanel es toda una leyenda en el mundo de la moda. Es considerada por muchos la diseñadora de modas más importante del siglo XX. Ella sola cambio para siempre el mundo de la moda femenina, principalmente porque fue la primera en pensar que las mujeres también podían utilizar prendas masculinas.

También fue Coco Chanel quien desterró para siempre las modas llenas de parafernalia y boato. Optó por la sencillez y la comodidad, criterios que se mantienen hasta la época actual. Aunque no era ese su propósito real, finalmente es una de las figuras que más ha aportado al feminismo.

Durante mi infancia solo ansié ser amada. Todos los días pensaba en cómo quitarme la vida, aunque, en el fondo, ya estaba muerta. Solo el orgullo me salvó”.

-Coco Chanel-

La vida de Coco Chanel fue muy controvertida. Como suele ocurrir con los grandes personajes, tuvo varias experiencias dolorosas, comenzando por su propia infancia. Sin embargo, llegó a ser una gran creadora, empresaria, líder y también fuente de escándalos en muchos momentos.

Carteles de Chanel

Los primeros años de Coco Chanel

Coco Chanel nació en un hospicio de Saumur (Francia), el 19 de agosto de 1883. Su verdadero nombre era Gabrielle y se lo pusieron las monjas del lugar. Era hija de un vendedor ambulante y de una campesina, con escasos recursos económicos. Tuvo cuatro hermanos: Antoinette, Alphonse, Lucien y Augustin, quien murió al nacer.

Todos crecieron en condiciones de miseria. Su madre padecía de asma y apenas si recibió atención. Murió de una bronquitis cuando Coco tenía 11 años. Ella y su hermana fueron a parar a una casa de caridad, regentada por religiosas. Allí fueron objeto de una disciplina extrema, pero también les enseñaron a bordar, a coser y a planchar.

A los 18 años, fue enviada a otro internado en Moulins, en donde se encontró con su tía Adrianne, apenas dos años mayor que ella. Las dos fueron inseparables hasta la muerte. Para Coco Chanel ese pasado triste y miserable era motivo de vergüenza. Muchas veces inventó historias para tratar de ocultarlo.

De aprendiz a maestra

Junto con su tía Adrianne, Coco Chanel comenzó a trabajar como ayudante de un sastre en Moulins. Allí perfeccionaron sus conocimientos de costura y aprendieron a hacer sombreros. A Gabrielle también le gustaba el canto. Obtuvo un contrato para cantar y siempre le pedían la canción ¿Quién ha visto a Coco en El Trocadero? De allí adoptó el seudónimo que la haría célebre.

Empezó a diseñar y luego a vender sombreros, obteniendo un notable éxito. Por ese entonces conoció a Etienne Balsan, de quien se hizo amante. Él fue quien le permitió conocer ambientes de lujo y extravagancia. Comenzó a invitarla a carreras de equitación y ella decidió encargarle un pantalón a un sastre, para sentirse cómoda.

Coco y Etienne fueron juntos a París. Allí conoció a Arthur Capel. Con su ayuda y la de Etienne montó su primer negocio formal de sombreros. En 1910, gracias a Capel, fundó la primera Mansión Chanel en París. Finalmente fue a vivir con Capel, de quien se había enamorado hacía tiempo.

Un éxito incuestionable

De ahí en adelante todo fueron éxitos para Coco Chanel. Su fama comenzó a crecer y ella, que nunca fue inferior a los desafíos, consolidaba cada vez más su propio estilo. La sencillez, la comodidad y el atrevimiento eran su sello de marca. Quedó esperando un bebé de su compañero, pero lo perdió y con él, la posibilidad de ser madre para siempre.

Después de 8 años, Arthur Capel la abandonó para casarse con una mujer de la nobleza. Después de un tiempo, abandonó a su esposa y volvió con Coco. Más adelante diseñó un vestido de novia para su hermana. Sin embargo, ella fue infeliz en su matrimonio y se suicidó. Desde entonces, nunca se diseñan vestidos de novia en la casa Chanel.

En 1919, Capel, su gran amor, murió en un accidente automovilístico. Coco Chanel vivió días duros, pero luego retornó a su trabajo. Introdujo entonces el uso de la piel de conejo en las prendas y esto fue un éxito rotundo. Un poco más adelante conoció a Igor Stravinski y ambos se enamoraron locamente.

Coco Chanel

Un final inesperado

La relación con Igor Stravinski un buen tiempo, pero él era casado. Coco Chanel conoció entonces al Duque Dimitri, un noble expulsado de Rusia y que había sido uno de los asesinos del famoso Rasputín. Los dos comenzaron un romance y él le regaló las perlas de la dinastía Romanov, que había logrado salvar. Coco inició una moda a partir de ese regalo.

Después introdujo la moda de la falda a la rodilla, pues hasta entonces solo se usaba la falda larga. En 1921, lanzó su archifamoso perfume Chanel No. 5, que contenía 80 componentes y se convirtió en un clásico. También lanzó la moda del “vestido negro” que antes se empleaba solo para guardar luto.

Más adelante se volvió la diseñadora oficial de la MGM en Hollywood. En 1934, se comprometió con Paul Iribe, pero poco después él murió de un infarto. Luego vivió un romance con un oficial alemán. Siguió cosechando éxitos hasta sus 80 años, cuando llamó a gritos a su mucama. “¿Ves? Así es como se muere”, le dijo. Y falleció.

  • Urrea, I. (1997). Coco Chanel: la revolución de un estilo. Ediciones Internacionales Universitarias.