¿Cómo afecta la menopausia al deseo sexual?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 24 agosto, 2018
Eva Maria Rodríguez · 24 agosto, 2018

Los problemas de deseo sexual en las mujeres son más comunes tras la menopausia. Esto sugiere que la menopausia puede reducir la libido. La disminución de los niveles de estrógeno que se produce tras la menopausia puede disminuir la excitación y hacer que las relaciones sexuales sean más dolorosas.

Las mujeres menopáusicas y posmenopáusicas pueden notar que no se excitan tan fácilmente y que han perdido sensibilidad. Eso puede llevar a un menor interés en el sexo. Además, estos niveles más bajos de estrógenos pueden causar una disminución en el suministro de sangre a la vagina. A su vez, eso puede disminuir la lubricación vaginal.

En este artículo veremos cómo la menopausia puede afectar el deseo sexual de la mujer y qué se puede hacer para mejorar la libido en estos casos.

Menopausia y libido

Los síntomas de la menopausia pueden tener un efecto negativo en la relación de pareja, debido que que puede causar cambios físicos y emocionales que afectan la vida de la mujer, incluida su vida sexual.

Algunos síntomas y efectos secundarios asociados con la menopausia incluyen ansiedad, problemas de control de la vejiga, disminución del deseo sexual y el deseo, depresión, dificultad para dormir y aumento de peso, entre otros.

Mujer con malestar por menopausia en la cama

Esto puede afectar la calidad de vida y la relación de una mujer con su pareja, además de a la relación consigo misma, ya que pueden aparecer problemas de autoestima derivados de todos estos cambios.

Es importante aclarar que no todas las mujeres posmenopáusicas tienen problemas de disminución de la libido y el deseo sexual. De hecho, incluso un pequeño porcentaje experimenta mejoras en su libido.

Eso puede deberse, entre otros factores, a que existe una menor ansiedad en las relaciones sexuales asociada a un posible embarazo. Además, muchas mujeres posmenopáusicas a menudo tienen menos responsabilidades de crianza, lo que les permite relajarse y disfrutar de la intimidad con sus parejas.

En cualquier caso, las mujeres que pasan por la menopausia y reportan disminución de la libido, lo hacen por causas diferentes. Según un estudio llevada a cabo por el Departamento de Obstetricia y Ginecología del Centro Médico Geisinger de Danville en el 2012, las tasas informadas de problemas sexuales en mujeres posmenopáusicas están entre 68 y 86.5 por ciento. Este rango es mucho más alto que en todas las mujeres en general, que se estima entre el 25 y el 63 por ciento.

¿Por qué la menopausia afecta al deseo sexual?

La disminución de los niveles de estrógenos puede reducir el flujo sanguíneo a la vagina, lo que puede causar que los tejidos de la zona, incluidos los labios, se vuelvan más finos, lo que los hace menos sensibles a la estimulación sexual.

La disminución del flujo sanguíneo también afecta la lubricación vaginal y la excitación general. Como resultado, una mujer puede no disfrutar tanto del sexo y tener dificultades para alcanzar el orgasmo. Además, el sexo puede ser incómodo o incluso doloroso.

Los niveles de hormonas fluctuantes durante la perimenopausia y la menopausia también pueden afectar la salud mental de una mujer, lo que a su vez puede causar una disminución en su libido.

El estrés también puede afectar al deseo tras la menopausia. Esta condición suele coincidir con circunstancias personales y laborales que “complican” su día a día, como problemas con hijos adolescentes, cuidado de personas mayores, aumento de responsabilidades laborales, etc.

Los cambios en los niveles hormonales que una mujer puede experimentar durante la menopausia favorecen la irritabilidad y aumentan el riesgo de depresión, por lo que lidiar con el estrés cotidiano puede ser aún más difícil.

Además, según un artículo publicado en el Journal of Women’s Health, las mujeres que tienen efectos secundarios más importantes asociados con la menopausia tienen más probabilidades de presentar niveles más bajos de libido. Algunos ejemplos de estos efectos secundarios incluyen sofocos, depresión, ansiedad, problemas para dormir y fatiga.

Otros factores que hacen que una mujer atraviese la menopausia con más probabilidades de experimentar una reducción del deseo sexual son: la incidencia de enfermedades crónicas, tabaquismo o bajos niveles de actividad física.

Mejorar el deseo sexual tras la menopausia

Hay varias acciones que una mujer puede emprender para aumentar su libido, incluyendo tratamientos médicos, cambios en el estilo de vida y algunos remedios caseros.

Si hay cambios en el tejido vaginal, como adelgazamiento y sequedad, es posible considerar un tratamiento médico a base estrógenos. Un estudio encontró que las mujeres que usan terapias hormonales informaron de niveles más altos de deseo sexual en comparación con las mujeres que no lo hicieron.

Pareja de personas mayores en la cama para representar la sexualidad en la tercera edad

No obstante, el uso de estrógenos no garantiza el aumento del deseo sexual. Por otra parte, la mayoría de mujeres pueden beneficiarse del uso de lubricantes solubles en agua durante las relaciones sexuales.

Otra opción es acudir a un terapeuta especializado en disfunción sexual. En relación a esta posibilidad, es importante señalar que los efectos de este tipo de terapia suele mejorar cuando participa la pareja.

Además, el aumento de la actividad física diaria puede ayudar a reducir los síntomas relacionados con la menopausia, incluida la reducción del deseo sexual. Llevar una dieta saludable también puede mejorar la sensación general de bienestar y beneficiar la libido.

También existen en el mercado suplementos naturales para tratar de aumentar la libido. No obstante, conviene revisar bien estos suplementos y asegurarse de que no interactúan negativamente con otros medicamentos o tratamientos o que no tienen efectos secundarios y/o contraindicaciones, por lo que es importante consultar con el médico antes de tomar cualquier suplemento, por muy “natural” que este sea (o se promocione).